Edición Impresa, Policiales

Menores

Agoniza un chico que se quemó e inhaló monóxido en el Irar

El adolescente estaba encerrado en una celda y tardaron 15 minutos en abrirla. En la institución no había médicos, denunciaron.


Un adolescente que estaba alojado en el Irar pelea por su vida en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Es oriundo de Cabín 9 y según explicaron fuentes judiciales pertenecía a uno de los grupos enfrentados en esa la zona. El chico está internado en terapia intensiva en ese hospital por un hecho que ocurrió el 7 de marzo por la noche.

Las mismas fuentes destacaron que el adolescente se quemó e inhaló monóxido de carbono cuando por circunstancias aún no esclarecidas se prendió fuego un colchón que no era ignífugo, es decir que no estaba apto para habitar una celda donde dormía alguien privado de su libertad.

Según pudieron reconstruir los investigadores, por razones que también se desconocen, los guardias tardaron 15 minutos en llegar a abrir la puerta de la celda. El chico no fue atendido por un médico porque en el Irar no había, así que fue una enfermera quien lo auxilió, dijeron estos voceros. El adolescente llegó con graves trastornos respiratorios al hospital, donde tuvieron que practicarle una traqueotomía.

Dos días después de que el chico estuviera internado, se le dio aviso a un defensor, es decir un asesor de Menores. Si bien en la noche del 7 de marzo avisaron al secretario del Juzgado de Menores, la versión que contaron dista de lo que ocurrió y recién un día después fue anoticiado el juez. Tres días después recién fue informada la Fiscalía, dijeron portavoces.

El hecho deja en claro el incumplimiento de todos los protocolos  que exigía la defensa pública a través del habeas corpus presentado por todos los menores detenidos.

No es el único hecho de estas características que ocurrió en ese penal, conflictivo desde sus inicios en 1999 por sus malas condiciones edilicias, la presencia de ratas, aguas servidas que cada tanto vuelven a aparecer.

Néstor Salto murió el 17 de abril del 2007 en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Un día antes, el adolescente había ingresado al Irar luego de ser detenido y derivado allí desde la seccional 1ª. Según un testimonio, anunció que se prendería fuego para protestar por ese traslado y así lo hizo. Poco después fue hallado en su celda con graves quemaduras en el 80 por ciento del cuerpo.

El fallecimiento del chico abrió interrogantes sobre la actuación del personal que estaba de guardia esa noche. Luego de una discusión con otro magistrado por cuestiones de competencia, la Cámara Penal le ordenó al juez Javier Beltramone que investigara si el personal incurrió en un abandono doloso de persona al retardar la ayuda al joven. Pero, al cabo de la investigación, el magistrado sostuvo que no encontró elementos para considerar que ese delito haya existido.

El 16 de diciembre de 2011, ocurrió lo mismo con Jonatan Retamoso, un joven de 16 años que fue encontrado, colgado con una sábana al cuello. Según la jueza, Retamoso falleció por asfixia.

El 24 de octubre de 2012, Fabián Lucero un joven interno del Irar, fue encontrado ahorcado con una sábana atada los barrotes de su celda. Fabián, de 16 años, compartía celda con dos internos, uno de ellos era su cuñado. Lo encontraron los celadores a la madrugada. Se impulsaron movilizaciones y se volvió a discutir la cuestión del encierro a los jóvenes, pero el caso todavía no está esclarecido.

En 2014, el Colectivo de Investigación Militante sobre los Jóvenes y el Poder Punitivo (CIMJPP), integrado por trabajadores del Irar y de otros organismos vinculados con la problemática de niñez y adolescencia, buscó información en distintos organismos oficiales que no le fue suministrada. Pero las respuestas estaban ante los ojos de cualquiera. Sólo bastaba mirar la sección policiales de los diarios locales que, junto con los datos de los jóvenes asesinados, publicaban sus antecedentes penales. Así pudieron relevar que entre mediados de 2009 hasta 2014, medio centenar de jóvenes fueron asesinados en la ciudad poco después de salir del Instituto de Recuperación del Adolescente Rosario (Irar).

Comentarios