Edición Impresa, Política

Afip desarticuló otra banda que vendía cereal en negro

Esta asociación ilícita operaba en Córdoba, pero tenía ramificaciones en los puertos de Santa Fe y Rosario.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), regional Córdoba, desbarató ayer una asociación ilícita que creaba “empresas fantasmas” con el fin de ocultar ventas en negro de soja por unas 800 mil toneladas, que representan un valor superior a los 600 millones de pesos. A partir de una denuncia que interpuso la Afip, la Justicia Federal de la ciudad de Villa María libró doce órdenes de allanamiento y la investigación, iniciada en julio del año pasado, arrojó tres detenidos, aunque al cierre de esta edición había varios prófugos. La banda operaba en la provincia de Córdoba pero tenía ramificaciones en los puertos cerealeros de Santa Fe, Rosario y Bahía Blanca.

  Santiago Cataldo, titular de la Afip Córdoba, le contó a El Ciudadano que “el objetivo de estas empresas era darle un piso de formalidad a los granos que son vendidos en el mercado marginal para su posterior blanqueo”. Cataldo dijo que se trataba de la constitución de sociedades a nombres de personas insolventes. “Son sociedades que van mutando. En la medida que son detectadas en el mercado marginal se dejan de usar y se crean nuevas”, relató el director de la Afip Córdoba.

  Los integrantes de esta banda creaban y administraban decenas de “carpetas” de contribuyentes falsos cuya utilización tenía por objeto ocultar a los verdaderos productores del cereal, quienes no tributan ningún impuesto al fisco. Otra maniobra detectada consistía en la simulación de gastos e insumos destinados a las producciones agrícolas, conocida como “venta de facturas truchas”.

  Las primeras sospechas sobre la existencia de la banda delictiva surgieron de las tareas de inteligencia realizadas por la Afip regional Córdoba desde julio de 2009. Una vez confirmado el ilícito, se formuló una denuncia en la Fiscalía Federal de Villa María, a cargo de Julián Falcucci, quien confirmó la existencia de esta asociación ilícita.

  Los detenidos son Carlos Conte, de 40 años, arrestado en un estudio contable de Alta Córdoba; Miguel Ángel Seri, 50 años, detenido en el Country Lomas de la Carolina, y Luciano Salvucci, de 35 años. Los tres delincuentes apresados, quienes fueron trasladados a la cárcel de Bower, así como la docena de allanamientos realizados en Villa María, Córdoba, Camilo Aldao, Bell Ville, Oncativo y Manfredi, fueron dispuestos por el Juzgado Federal de Villa María, a cargo de Mario Garzón.

  Los nombres de las empresas fantasmas con las que operaban son: Rocerco SRL; JH SRL; Cooperativa Agrícola Ganadera, Forestal y Granjera Unión LTD y Corcecam SRL.

  Después de varios meses de investigación, la Afip hizo la denuncia en la Fiscalía de Villa María, donde ordenaron una serie de escuchas telefónicas. “A partir de allí fuimos desentrañando esta red organizada y detectamos anomalías después de algunos cruces de tipo financiero”, comentó Cataldo. 

  “En el medio de la investigación se detectaron algunos casos donde el cereal salía del campo como venta marginal y después era incorporado al mercado formal a través de este tipo de organizaciones. Seguimos adelante con las investigaciones. Y si bien son tres los detenidos, hay varios prófugos que eran parte de la organización”, agregó el titular de la Afip Córdoba.

  En los allanamientos se secuestró documentación de otras “empresas fantasmas”, carpetas de contribuyentes insolventes o usinas “en preparación”, cartas de porte, facturas truchas, claves fiscales de diversos contribuyentes, contratos constitutivos, comerciales y financieros, poderes generales de administración y para actuar ante la Afip, y una gran cantidad de cheques, valores y chequeras que reflejaban el cuantioso movimiento económico de la organización ilícita.

Comentarios