Ciudad

Mucho cuidado

Advierten que la suba del dólar vuelve a golpear al Procrear

Especialistas señalan que es riesgoso tomar financiación indexada en el actual contexto económico. Nación tuvo que salir a anunciar que aumentará el tope de los créditos. La inflación se siente en las propiedades.


El presidente del plan de viviendas Procrear, Iván Kerr, tuvo que salir a anunciar en el transcurso de la semana que, ante el aumento del dólar, Nación decidió volver a actualizar los valores máximos de los créditos para comprar la casa propia, al tiempo que se prorrogará el plazo del uso del subsidio por parte del Estado. Desde la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor local  señalaron que la iniciativa es consecuencia del incremento que tuvieron las propiedades desde fines de diciembre por la devaluación. Mientras que el economista y asesor financiero Salvador Di Stefano mencionó que al gobierno de Cambiemos  no le quedó otra que “salir a correr de atrás”.

Kerr señaló días atrás en declaraciones radiales que para todos aquellos que están buscando la casa propia el gobierno nacional decidió volver a aumentarles el valor máximo de la propiedad con el fin de que puedan paliar el impacto de la suba del dólar.

“Debemos seguir insistiendo en la tasación de propiedades en Uvas, que actualiza según el índice de precios de la construcción. Con la última selección de Procrear Ahorro Joven pusimos todos los subsidios, montos y ahorros en UVA. Todo se ajustará bajo el mismo indicador”, recodó el funcionario.

En 2017 unas 90.000 personas fueron seleccionadas en todo el país por el Procrear para que compraran su vivienda con el subsidio del Estado y la posibilidad de tomar un crédito a tasas indexadas.

“Arrancamos con el valor de una propiedad de 1.600.000 pesos; luego en julio lo elevamos a  2.000.000 de pesos debido al aumento del dólar. Ahora lo que vamos a hacer es volver a actualizar esos valores”, explicó el funcionario.

“Esos $ 2.000.000 cuando el dólar estaba a $ 17 equivalían a 102 mil Uvas o 116.000 dólares. Hoy con un dólar a $ 19,80 y con una UVA que aumentó, el precio de referencia pasó a ser $ 2.300.000”, describió Kerr.

En esa línea precisó que el plazo establecido para los montos máximos que vencía el 7 de febrero se extenderá 45 días más. En tanto, el aumento del tope que tendrán los créditos quedaría confirmado este mismo lunes, en marco de una reunión que mantendrán funcionarios nacionales.

El porqué

El ajuste que tuvo que salir a implementar Nación se enmarca en el incremento que tuvieron las propiedades en el último tiempo. Tal como sucedió bajo la gestión kirchnerista, la financiación que otorga el Procrear se fue licuando de a poco. Todo sube, y el dinero no alcanza.

Para Ariel D´orazio, integrante de la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor, el nuevo tope tiene que ver, sobre todo, “con el gran desfasaje que se generó por la disparada del dólar”.

El dirigente señaló que los inmuebles subieron en dólares un 10 por ciento el año pasado por la devaluación y la incipiente reactivación de la venta por los créditos hipotecarios.

“Un departamentos estándar de dos dormitorios en el centro con poco más de 50 metros cuadrados que en 2017 costaba 1.700.000 pesos hoy vale 2 millones. Solo en diciembre y enero la suba fue de 10 por ciento en pesos”, sostuvo.

Según D´orazio se necesitan entre 120 y 130 salarios promedio para llegar a la casa propia. La cifra se duplicó en los últimos años.

“Este tipo de créditos indexados es solo para personas que tienen un salario de bolsillo y en blanco de entre 30 y 40 mil pesos. Para tomar un crédito de 2.300.000 millones de pesos tenés que ganar eso. Hay que tener en cuenta que la cuota se ajusta mensualmente y el sueldo lo hace una o dos veces al año”, señaló.

Por su parte, el consultor financiero Salvador Di Stefano dijo que con el aumento en los créditos el gobierno “tuvo que salir a correr de atrás” la situación.

“Hay mucha gente a la que en este escenario se le puede caer el crédito y perder la seña. Creo que hay que empezar a preguntarse si están las condiciones para tomar un crédito a 30 años ajustado por inflación en el país. Teniendo en cuenta también que cuando la cuota excede cierto monto ya no puede seguir aumentando y se alarga el plazo de pago, con lo cual te pasás la vida abonando”, señaló.

“Si las altas tasas de interés que tenemos bajaran mucha gente sí podría acceder a comprar una vivienda con una financiación ajustada por inflación. Pero en la situación actual es temerario. Si la suba de precios continúa a este ritmo podés deber más del doble de lo que vale la casa en el mercado. Esos son los riesgos que se corren”, agregó el economista.

Respecto de los desajustes que se producen entre el precio del inmueble antes y después de la escritura, Kerr señaló: “Trabajaremos con los bancos para automatizar lo máximo posible los procesos para que la selección de la propiedad y la búsqueda del crédito sea lo menos extenso posible, que sea todo estandarizado”.

Si te gustó esta nota, compartila