Ciudad

Crisis económica

Advierten “alarmante” baja en el consumo

Ya cerraron 5 comercios en calle San Luis y los negocios de las galerías pedirán medidas para incentivar las ventas a través del Concejo Municipal. Desde la Asociación Empresaria de Rosario (AER) confirmaron el mal momento


 

La crisis económica que atraviesa el país se siente en todos lados y en todos los rubros. En lo que va del 2018 en calle San Luis cerraron cinco locales y para fin de mes otros tres anunciaron que bajarán sus persianas. Este lunes los comerciantes de las galerías del microcentro irán a pedir ayuda a los concejales. “Necesitamos reactivar el mercado interno”, advirtió el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), Ricardo Diab.

 

Al Concejo

Desde la Asociación Casco Histórico de Rosario, que representa a comercios y galerías del microcentro, adelantaron que este lunes presentarán en el Concejo Municipal un pedido para activar un proceso de crisis y asistencia y sostener la actividad. “Las ventas vienen en caída desde hace dos años”, dijo a El Ciudadano Fabio Acosta, titular de la asociación. “El pedido es para las galerías céntricas y así poder generar herramientas concretas para sostener la actividad comercial y el empleo en estos espacios”, agregó. Siempre según explicó el referente, las galerías céntricas agrupan a mil comercios y emplean a dos mil personas. La mayoría no superan los 20 metros cuadrados. “Están ingresando en una etapa que necesitan de ayuda estatal para continuar con las puertas abiertas por la disminución de ventas. Es necesario ayudar a los emprendedores y pequeños comerciantes para que puedan desarrollar sus actividades comerciales. Desde 2016 hubo una baja de ventas y se aceleró con la suba del dólar del último tiempo”, explicó Acosta.

Las galerías céntricas afectadas son la del Paseo, del Rosario, la Libertad, la Favorita, la Calle Angosta y la del Paseo Peatonal, entre otras. “Hay poca gente comprando y muchos mirando vidrieras. Proponemos una serie de medidas para que las evalúe el Concejo y se pueda impulsar la actividad comercial en las galerías céntricas”, adelantó Acosta.

 

El pedido

La asociación pedirá al Concejo Municipal declarar a Rosario como capital nacional de las galerías comerciales, lo que entienden, otorgaría un fuerte apoyo simbólico a estos espacios. También que se incorporen las galerías céntricas al circuito turístico de la ciudad, ya que algunas están situadas en propiedades con gran valor patrimonial. Además pedirán que se difunda a cada galería en la página web de centros comerciales de la ciudad, junto a sus características y reseña histórica; que se generen nuevos incentivos a la inversión, además de los beneficios de créditos blandos del Banco Municipal; que se impulse la generación de programa similar a los Repro nacionales para sostener el empleo, aplicable a los comercios que demuestren haber entrado en situación de despedir empleados, entre otras medidas. Acosta señaló que es importante generar atractivos culturales para incentivar la circulación de personas en las galerías y eventos para “llamar” a los consumidores, como “La Noche de las Galerías” y sorteos, entre otros recursos.

 

Corredor

Miguel Ángel Rucco, del centro comercial calle San Luis dijo al portal Punto Biz que “septiembre arrancó muy mal y las caídas de las ventas se comparan con cajas de cuatro años atrás”. Según el referente, se trató de locales grandes como regalerías, bazares y jugueterías, que tenían alquileres altos y muchos empleados. “Hay una gran caída del consumo y un alto costo de los alquileres. Lo más lamentable es la pérdida de puestos de trabajo. Los textiles sostienen estructura porque son de segunda necesidad después de los alimentos. Pero el precio de la tela también es elevado porque vienen de la importación”, señaló Rucco.

 

En baja

El presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), Ricardo Diab explicó a este diario, que la economía en general está muy decaída. “El sector comercial viene registrando ventas negativas desde 2016 a la fecha. Este último mes hubo una baja de un 8 por ciento en comparación al 2017. Todos los rubros fueron negativos”, advirtió. “No hay consumo, hay altos costos de funcionamiento y es difícil financiarse para una pyme. Es inabordable pagar las deudas impositivas. Eso significa que aquel comercio o pequeña empresa que no tiene un costo financiero propio, tenga muchas dificultades para seguir adelante”. Diab remarcó que no van a cerrar un buen año y que “la mayor preocupación es cómo se va a reactivar la economía”. “Necesitamos reactivar el mercado interno”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios