Edición Impresa, Policiales

recursos desprolijos

Advierten a Fiscalía por insólita dispersión


Facundo Fernández tenía 21 años cuando murió asesinado el 23 de julio de 2016 en Villa Gobernador Gálvez. Según la reconstrucción, la víctima fue atacada a tiros desde un automóvil en el que había tres personas, dos de las cuales dispararon con armas calibre 22 y 38, mientras el restante conducía el rodado. Días después, en agosto, dos de los sospechosos fueron detenidos, uno de los tiradores y el conductor, según la Fiscalía. El tercer sospechoso cayó algunos meses después. Mientras este último pasó por un proceso abreviado –que espera homologación– en mayo pasado el fiscal Adrián Spelta había presentado la acusación para los dos supuestos matadores, con el pedido de 25 años de prisión. Pero ayer, durante la audiencia preliminar al juicio, el defensor oficial Mariano Bufarini pidió la suspensión del trámite al sostener que surge del sistema informático de Fiscalía uno de los dos acusados tiene otras tres investigaciones abiertas a cargo de otros fiscales. Ante ello, el juez José Luis Suárez, resolvió llamar la atención de la Fiscalía Regional y le ordenó que, en un plazo no mayor a dos meses, se acuse o se archive el resto de las investigaciones contra el sospechoso.

El 23 de julio de 2016 se festejaba un cumpleaños en las inmediaciones de 17 de Octubre y Thompson, de Villa Gobernador Gálvez. Cerca de las 2 se escucharon disparos y quienes estaban en la fiesta encontraron a Facundo Fernández tendido en el patio delantero de la casa. Estaba claro que no era un invitado. Con el correr de las horas se determinó que el chico de 21 años caminaba por el lugar: iba a encontrarse con su novia cuando fue sorprendido por los tres ocupantes de un auto. Desde el vehículo, según la Fiscalía, David A., alias Patita de Cuis, y Williams A. dispararon contra la víctima, mientras Brian T. conducía.

Fernández recibió un plomazo en la cabeza, otro en la pierna y un tercero en la espalda. Días después del crimen Brian T. y Williams A. fueron detenidos e imputados por el hecho. Y posteriormente cayó David A. En mayo pasado el fiscal Spelta decidió llevar a juicio a los dos últimos por homicidio agravado por el uso de arma y solicitó 25 años de cárcel. Para el fiscal, ambos son los autores de los disparos que mataron a Fernández. Respecto de Brian T., la Fiscalía y la defensa del imputado, encabezada por Matías Edery, llegaron a un acuerdo abreviado: 6 años de prisión por participación secundaria en el hecho.

Ayer tuvo lugar la audiencia preliminar –un paso previo al juicio oral– para los otros dos. Pero al iniciar el planteo el defensor oficial Mariano Bufarini planteó que al profundizar sobre la situación procesal de su cliente, Williams A., cuya defensa asumió recientemente, encontró en el sistema informático de la Fiscalía otras tres causas abiertas. Un legajo donde se investiga una tentativa de robo el 16 de junio de 2015, un hecho de encubrimiento de fecha 21 de julio de 2015, y un hecho de amenazas calificadas del 10 de agosto de 2015. Todas se encuentran en trámite. Por ello, el defensor solicitó la suspensión de la audiencia hasta tanto la Fiscalía unifique criterio. El planteo tuvo apoyo del defensor particular Germán Mahieu y la defensora oficial María Julia Fantín.

Por su parte el fiscal Spelta explicó que a su cargo se encuentra la investigación por homicidio, sobre la que presentó la acusación, y el resto de las investigaciones que citó Bufarini no le corresponden.

Ante ello, el juez Suárez resolvió suspender la audiencia y ordenar a la Fiscalía Regional, en un plazo no mayor a dos meses, que emprolije la situación. A su vez aclaró que para ir a juicio la Fiscalía debe tener encausadas todas las investigaciones contra una persona, independientemente del fiscal que esté a cargo del caso. Finalmente dictó la prórroga de la prisión preventiva contra los dos acusados.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios