Ciudad, Edición Impresa

Amigo fiel

Adopción de gatos y perros en geriátricos

El edil remarcó los beneficios que brindan acompañamiento de mascotas.


La comisión de Ecología del Concejo Municipal dio despacho favorable al proyecto presentado por el edil radical Jorge Boasso que busca, según señala la iniciativa, “fomentar la adopción de animales en geriátricos residencias para adultos mayores para estimular y mejorar su calidad de vida”, basándose, entre otras cosas, a la situación de soledad y vulnerabilidad en la que llegan los ancianos cuando son institucionalizados.

El tema será abordado nuevamente en las próximas semanas la mesa de trabajo de Presupuesto del Palacio Vasallo, con algunos agregados que especifican el nivel de intervención del Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa), como también la raza y tipo de mascotas –ya sean perros o gatos– autorizadas para convivir con los adultos mayores en los lugares en donde están alojados.

Si bien desde algunas residencias que fueron consultadas por El Ciudadano coincidieron en que se necesitaría de personal especial abocado al cuidado y alimentación de los animales, –lo que podría trabar su aprobación en la comisión de Presupuesto–, el autor de la iniciativa aseguró que “cuando hay voluntad política hay proyectos que pueden llevarse a cabo con un presupuesto mínimo y hasta nulo”.

“Por eso es importante que el Ejecutivo esté presente, a través del Imusa, para implementar el programa de acompañamiento animal de adultos mayores. También existe la posibilidad de realizar convenios con las universidades para que los estudiantes de Ciencias Veterinarias hagan pasantías en las instituciones”, refirió Boasso.

El edil señaló, además, que otra opción a contemplar es proponer como voluntarios a los alumnos que cursan el cuarto año de escuelas públicas y colegios privados quienes tienen una materia llamada Construcción de Ciudadanía en la que deben trabajar activamente en proyectos de voluntariado social y, en algunas instituciones educativas, les ofrecen la posibilidad de hacerlo en el Imusa.

Tal como consta en el proyecto de ordenanza, “en algunos países se tienen animales en los geriátricos como parte de la terapia con los adultos mayores”

“La mayoría de las personas muestran una actitud positiva

a través de su relación con una mascota”, agregó Boasso quien en el bosquejo de la norma señala que “hay estudios que demuestran que se pueden conseguir importantes mejoras en problemas de tipo psicológico y físico gracias al apoyo de un animal doméstico”.

La intervención del Imusa

Uno de los puntos de la iniciativa del radical es la adopción de los animales abandonados en la vía pública para que sean ubicados en geriátricos.

Además, establece que el Imusa será el encargado de brindar el servicio de vacunación antirrábica, esterilización y desparasitación del animal, como así también de asistencia veterinaria ante cualquier enfermedad de la mascota dada en adopción en las respectivas instituciones.

De esta manera –explica el escrito–,  se contribuiría a un mejor control de la población perruna y gatuna, con el aditamento de lo que significa para la gente mayor, ya que se encuentra probado que la convivencia con un animal puede transmitir mucha vitalidad; incluso, se ha comprobado que las