Ciudad, Política

Legado imborrable

Adiós a Noemí, Madre de Plaza 25 de Mayo de Rosario

Este jueves por la noche se conoció la noticia de su fallecimiento. Su hijo, Roberto De Vicenzo, fue desaparecido el 27 de septiembre de 1976 a los 24 años y sus restos fueron identificados en marzo de 2010


Noemí Johnston de De Vicenzo, una de las incansables Madres de Plaza 25 de Mayo Rosario, falleció este jueves. Lo dieron a conocer los propios organismos de derechos humanos de la ciudad. La búsqueda de esta mujer empezó el 27 de septiembre de 1976 cuando secuestraron a su hijo de 24 años Roberto De Vicenzo.

Él era militante de la organización Montoneros y fue llevado al ex Servicio de Informaciones (Dorrego y San Lorenzo), el centro clandestino de detención (CCD) más grande de la provincia. Allí fue visto por última vez con vida. En marzo de 2010 se identificaron sus restos a partir del trabajo del Equipo Equipo Argentino Antropología Forense (EAAF). El trabajo de Noemí o “Mimí”, como le decían, fue fundamental para la construcción de Memoria, Verdad y Justicia.

La esposa de Roberto, Miriam Moro fue secuestrada el mismo día. Estaba embarazada de cuatro meses de su tercer hijo y había salido en moto con Antonio Ángel López hacia Villa Gobernador Gálvez para panfletear en la puerta de los frigoríficos Sugarosa y Swiff. Cuando volvían, fueron interceptados y secuestrados por la patota que operaba bajo las órdenes de Agustín Feced.

De Vicenzo y Moro fueron estudiantes de la escuela secundaria Superior de Comercio, dependiente de la Universidad Nacional de Rosario. Sus nombres fueron colocados en placas en dos salones de la escuela cuando en 2007 el centro de estudiantes homenajeó a sus 21 estudiantes detenidos-desaparecidos y colocó una placa en cada salón.

Este viernes el Museo de la Memoria de Rosario despidió a Noemí y destacó: “La lucha personal y colectiva por el paradero de su hijo de Roberto y de todas las víctimas del terrorismo de Estado es y será un legado imborrable para todas las generaciones que toman las banderas de memoria, verdad y justicia y les suman nuevas banderas de equidad y emancipación”.

En la ciudad solo queda una de las integrantes de Madres, de las Rondas de los jueves, Lila Forestello de 97 años. Su hija Marta Forestello tenía 24 años cuando el 19 de agosto de 1977 fue secuestrada en Lavalle entre 9 de Julio y 3 de Febrero. Fue trasladada al ex Servicio d Informaciones y luego a la Quinta de Funes. Quince días después del secuestro, Lila recuperó a su nieta de tan solo un año a quien se ocupó de criar.

Comentarios