Ciudad, Edición Impresa

vicente bondi, de la asociación nazareth

Adicciones: “Hoy sos el mejor o no sos nadie”

Vicente Bondi, el director de una entidad dedicada a la rehabilitación de personas con adicciones, señaló que las presiones sociales afectan mucho a los chicos. “La droga y el alcohol son la mercancía ideal dentro de la sociedad de consumo”, dijo.


La Asociación Nazareth es una entidad civil sin fines de lucro, dedicada a la prevención, rehabilitación y reinserción social de las personas con problemas de adicción a las drogas, alcohol y al juego. Vicente Bondi, director administrativo de la organización, explicó a El Ciudadano que la misión  es mejorar la calidad de vida de las personas. “No nos dedicamos únicamente a la asistencia. Hace varios años que realizamos programas de prevención en escuelas. También somos formadores de profesionales y organizamos congresos de adiccionología. La idea es darle un enfoque holístico, no sólo tratar el consumo de alcohol y a las drogas, sino al consumo en general”, especificó.

—¿Cómo trabajan en las escuelas?

—Hablamos sobre prevención de adicciones. Es una mecánica diferente. La da un grupo de profesionales y se trabaja tanto en la primaria como en la secundaria. Trabajamos con un ciclo de charlas que apuntan a generar un pensamiento crítico en los estudiantes. También participan docentes y padres. Por ejemplo, algunos alumnos plantean que si pierden el celular pierden la vida, otros plantean que le tienen miedo al fracaso y sólo tienen 12 años. Todas las presiones sociales afectan en un futuro cercano, cómo se va a tomar la vida ese chico y cuáles son las demandas que tiene. Hoy, o sos el mejor o no sos nadie.

—¿Tienen convenios con otras instituciones?

—No somos la granjita que atiende a alguien con problemas de adicciones. Tenemos un departamento de información, de investigación y convenios con universidades para que se hagan prácticas en nuestra institución. Por ejemplo, estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario y de la Universidad Católica de La Plata de Psicología realizan prácticas preprofesionales.

—¿Funciona la prevención de adicciones?

—Funciona si se desarrolla en el tiempo, no con campañas esporádicas que sólo pueden generar algún impacto. Se nota con el tema del cigarrillo. Si bien no bajaron mucho las ventas, las campañas redujeron el consumo del tabaco.

—¿Hay campañas serias?

—No. Se trata la temática cuando hay algún caso extremo. De esa manera el tema se instala, pero no hay un seguimiento.

—Las adicciones, ¿son un tema tabú?

—En nuestra institución atendemos hasta tres generaciones de adictos. Hay casos de padres que traen a sus hijos a hacer un tratamiento y el chico les cuestiona para qué lo llevan si hacen lo mismo.

—¿Hay sustancias que afectan menos que otras?

—Cualquier sustancia hace mal. Los que dicen que la marihuana es mejor que el cigarrillo están equivocados. Están fumando una combustión, en algún punto hace mal. En todos los sentidos se toma el tema muy livianamente.

—¿Hay una especie de cultura del “desear”?

—Las drogas y el alcohol serían como la mercancía ideal dentro de la sociedad de consumo. No se apunta a que el consumidor consiga el producto, sino que se apunta a que desee desear. Pasa en todos los ámbitos. Por ejemplo, los chicos en las redes sociales tienen una problemática severa. Algunos miran el celular hasta 300 veces por día. Si escriben en Facebook miran todo el tiempo si les pusieron me gusta o comentaron algo. Están pendientes de lo que dicen los demás. Si salió el último celular lo tienen que comprar y, cuando ya lo tienen, piensan que deberían tener el próximo. No les alcanza con habérselo comprado.

—No se disfruta el presente…

—Hoy los chicos hacen la previa para tomar alcohol y pasarla bien en el boliche, más entonados y divertirse. Siempre es a futuro. No se disfruta el momento. El ciclo de efecto de una sustancia es la ansiedad, hasta que la conseguís. Luego genera otro efecto y, cuando se disipa, vuelven a la búsqueda. Y no se miden consecuencias. Por ejemplo, es muy argentino estar comiendo un domingo al mediodía y pensar qué vamos a comer a la noche. No se disfruta el momento y se piensa en lo que va a venir. El post consumo es el deseo.

—¿Con qué franja etaria trabajan?

—Con hombres y mujeres desde los 12 años hasta los 70, aproximadamente. Los más jóvenes, hasta los 30 años, se inclinan más por el consumo de drogas y alcohol. Desde los 30 a los 50 años son personas con problemas de adicción al juego, de alcohol, o alcohol y drogas. Y de los 50 en adelante predomina la problemática del alcoholismo y aparece la del juego. Si alguien está drogado o borracho te das cuenta por cómo actúa, cómo camina, cómo habla. Si tiene adicción al juego o a la pornografía no.

CÓMO CONTACTARSE

La institución trabaja con todas las obras sociales, ya que según el convenio del Programa Médico Obligatorio (PMO) están obligados a recibirlas. Para más información, los interesados pueden acercarse a Güemes 2735, llamar al 4353356 o por Facebook: Asociación Nazareth.

Comentarios