Policiales

San Lorenzo

Acusan a un pibe por el crimen de una anciana

Lo conocen en barrio Mitre como Caquita y hasta hace poco se dedicaba a cuidar coches en la vía pública.


Nahuel Oscar V. tiene 27 años. Lo conocen en barrio Mitre como Caquita y hasta hace poco se dedicaba a cuidar coches en la vía pública. Este miércoles, el juez Eduardo Filocco le dictó prisión preventiva con plazo hasta la realización de la audiencia preliminar del juicio, aceptando la medida cautelar solicitada por el fiscal Aquiles Balbis en el marco de la investigación del homicidio de Teresa Ollocco, la anciana de 80 años que el 26 de febrero fue hallada degollada en su vivienda de General López 419.

El fiscal Balbis lleva adelante la investigación de una causa caratulada como homicidio simple, que mantiene bajo sospecha a Caquita V. por la autoría del crimen. Según informó Fiscalía, el imputado cuenta con antecedentes condenatorios en el nuevo sistema por robo calificado y lesiones graves con condena cumplida y también con precedentes en la justicia de menores.

En la audiencia imputativa celebrada este miércoles en los Tribunales de San Lorenzo, el joven de 27 años decidió no contestar preguntas de la Fiscalía. Y apenas espetó: “No sé adónde vivía la señora. No la conocía. Y cuando me detuvieron no estaba mirando autos para robar; estaba volviendo con un amigo en bicicleta desde la avenida”. Así, el imputado se defendió de las acusaciones del fiscal Balbis y se refirió a la detención suya ocurrida el pasado martes a la madrugada en San Juan y Presidente Roca.

Según consta en el informe presentado por el fiscal Balbis, en la escena del crimen se encontraron una cuchilla de cocina de 33 centímetros –con la que el acusado habría degollado a Teresa Ollocco–, y una gorra roja y blanca. A Caquita V. también lo comprometen las huellas dactilares halladas en las pruebas dactilográficas realizadas por la investigación. Aparecieron en un jarrón de la vivienda de la anciana y en las aberturas de aluminio de una ventana que da al patio de la finca, que el muchacho habría desmontado para ingresar al domicilio con fines delictivos.

A pesar de que la defensa objetó el pedido de prisión preventiva solicitado por el fiscal Balbis y pidió la libertad del imputado durante el proceso, el juez Filocco también hizo lugar a las pruebas que la pesquisa pudo recoger a través de las cámaras de monitoreo del sistema de videovigilancia del 911, sobre lo acontecido los días sábado 24 y domingo 25 de febrero, en donde Nahuel V. anduvo merodeando la zona de General López al 400, acompañado por otro muchacho. Según testigos de identidad reservada interrogados por Fiscalía, Caquita V. siguió de cerca a doña Teresa durante el fin de semana y hasta se trepó al tapial de la vivienda para observar los movimientos de la anciana.

La defensa argumentó que Nahuel V. permanece distanciado de su familia y estuvo en situación de calle durante los últimos dos años. Pero en el allanamiento que la Policía realizó en la casa materna del imputado, se halló un pantalón bermuda color gris que coincide con la ropa usada por el joven durante aquel fin de semana, según el registro audiovisual de las cámaras de videovigilancia.

Si te gustó esta nota, compartila