Edición Impresa, Mundo

Acusan a Berlusconi de haber pactado con la mafia

Denuncian que la creación del partido del premier, Forza Italia, fue un arreglo entre el Estado y la Cosa Nostra.

El hijo del ex alcalde de Palermo dijo que Il Cavalliere llegó al poder gracias a la mafia.
El hijo del ex alcalde de Palermo dijo que Il Cavalliere llegó al poder gracias a la mafia.

El primer partido político creado por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a inicios de los 90, Forza Italia, fue el fruto de un acuerdo entre el Estado y la mafia siciliana de la Cosa Nostra, según declaró ayer del hijo del ex alcalde de Palermo.

“Mi padre me contó que Forza Italia era el fruto de una negociación entre el Estado y la mafia”, afirmó Massimo Ciancimino, hijo de Vito Ciancimino, controvertido político siciliano, líder local de la otrora Democracia Cristiana, quien fue condenado por la Justicia por pertenecer a la Cosa Nostra.

Massimo Ciancimino, hijo del ahora difunto alcalde mafioso de Palermo, explicó al exponer ayer como testigo en un proceso que se celebra en la ciudad sureña contra el general de los Carabineros y del servicio secreto Mario Mori, que esa información le fue dada por su padre.

Massimo Ciancimino expresó que un mensaje escrito, depositado entre los documentos procesales, fue enviado por el capo mafioso Bernardo Provenzano a Silvio Berlusconi y a su amigo Marcello Dell’Utri, actual senador del Partido del Pueblo de la Libertad, surgido en 2008 de la fusión de Forza Italia con Alianza Nacional.

Según el testigo, Provenzano hablaba de un proyecto intimidatorio contra un hijo de Berlusconi. “Pienso dar mi contribución, que no será poca, para que no tenga lugar este triste acontecimiento. Estoy convencido de que Berlusconi podrá poner a disposición sus canales de televisión”, sostuvo. “Mi padre –explicó Massimo– me dijo que con este documento Provenzano quería recordar a Forza Italia, nacida gracias a la negociación (entre el Estado y la mafia), a mantener lo acordado y a no olvidar que el mismo Bersluconi era fruto del acuerdo”.

El juicio contra el jefe de los Carabineros tiene como causa que Mori no detuvo a Provenzano, supuesto capo mafioso, cuando fue señalado por testigos en procesos previos. Por su parte, se supone que los contactos, u otros acuerdos, entre Provenzano y Berlusconi habrían continuado incluso hasta en 2001 y que el siciliano habría condicionado al premier italiano.

Las declaraciones del hijo del ex alcalde de Palermo suscitaron vivas reacciones en la actual fuerza política de Berlusconi. El ministro de Justicia, Angelino Alfano, las desmintió inmediatamente. “Se intenta desacreditar al gobierno de Berlusconi, el cual ha luchado en primera línea contra la Cosa Nostra”, dijo Alfano, también siciliano, quien recordó que militó en Forza Italia desde 1994. A su turno,  el senador Marcello Dell’Utri acusó a Ciancimino de “inventar todo y de estar al borde de la locura”.

Según Ciancimino, quien decidió en el 2009 narrar ante la Justicia informaciones reservadas de la propia familia, el padre negoció con la mafia un pacto de no agresión para poner fin a la ola de ataques y atentados perpetrados por la organización criminal, entre ellos los asesinatos en 1992 de los dos prestigiosos jueces antimafia, Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Forza Italia, fundada en 1993 por el magnate de las comunicaciones Berlusconi y su brazo derecho, el siciliano Marcello Dell’Utri, ganó las elecciones legislativas el año sucesivo, con lo que Berlusconi llegó por primera vez a la jefatura de gobierno.

Comentarios