Policiales

Violencia de género

Acusado por golpiza cayó junto con su abogado

Una denuncia por amenazas y golpes descubrió que un hombre de 36 años visitaba a su abogado haciendo caso omiso a la prisión domiciliaria. También llevó a la Fiscalía a encontrar una pistola en el auto del letrado que estaba en el corralón.


Un caso de violencia de género descubrió una violación de un arresto domiciliario y una pistola en el auto de un abogado –que estaba en el corralón Municipal–. Tras la presentación de la mujer, el fiscal pidió dos allanamientos, donde detuvo al acusado y a su abogado. El letrado, de 54 años, será imputado este jueves por tenencia de arma y amenazas y el acusado tendrá la audiencia el próximo viernes, donde le revocarán la domiciliaria y lo acusarán de los nuevos cargos.

Augusto B., de 36 años, fue detenido a las 7 del miércoles 28 de febrero por personal de Comando Radioeléctrico. Los vecinos llamaron porque frente a un bar de Arijón y bulevar Oroño había un hombre armado que estaba cortando el tránsito. Fuentes del caso agregaron que el sospechoso se había bajado de un Volkswagen Bora gris. Cuando los uniformados llegaron al lugar no encontraron a nadie pero por las cámaras de seguridad descubrieron a los ocupantes del auto a diez cuadras: en Arijón y Ovidio Lagos. Los Policías detuvieron al conductor, identificado como Sebastián M., de 28 años, y a su acompañante Augusto B. Tras la requisa, hallaron una pistola 9 milímetros escondida en el interior del techo corredizo del Bora.

Captura de video.

 

El viernes 2 de marzo, la jueza Silvia Castelli imputó a la dupla por portación ilegítima de arma de fuego como lo había solicitado el fiscal de Flagrancia, Matías Edery. La magistrada dispuso que los imputados continúen el proceso en prisión domiciliaria.

La causa tuvo un giro el domingo pasado cuando una mujer paró a eso de las 13 a unos policías y contó que su ex, Augusto B., había violado el arresto domiciliario. La víctima agregó que este hombre, al que describió como muy agresivo, la había amenazado en forma reiterada –tanto a ella como a su hija– y que también la había golpeado. La mujer señaló que hacía minutos que lo había visto en el domicilio de su abogado, ubicado en San Lorenzo al 1900. Cuando el acusado se dio cuenta que su ex lo había descubierto huyó del lugar en una motocicleta, señalaron en un parte voceros policiales.

Ya en sede policial, la denunciante agregó que en el Corralón Municipal había un auto Citroën C4, el cual había sido secuestrado al abogado Marcelo G. el 23 de febrero pasado, donde había un arma de fuego escondida. Tras la exposición, el fiscal Edery se presentó en el corralón. Los uniformados revisaron el auto y hallaron una pistola calibre 22 con 9 cartuchos escondida en un compartimiento al lado de la palanca de cambio. Además, los pesquisas se hicieron de documentación de interés para la causa.

De acuerdo con voceros judiciales, una de las hipótesis es que la pistola pertenece a Augusto B., de quien se sospecha que se subió al Citroën y escondió el arma. Los investigadores creen que esta acción la realizó con el conocimiento del abogado.

La causa continuó y anteanoche el fiscal pidió dos órdenes de allanamiento. En la casa de San Lorenzo al 1900, apresaron al abogado, quien profirió algunas amenazas. Y a Augusto, lo atraparon en la vivienda donde cumplía con la domiciliaria en calle La Paz, aunque los pesquisas no brindaron la altura.

Fuentes judiciales indicaron que el letrado tendrá la audiencia imputativa hoy a las 13.30 por los delitos de tenencia ilegítima de arma de fuego y amenazas calificadas simples. Y, el próximo viernes a las 9, será la audiencia de Augusto B. para la revocación de la prisión domiciliaria y también para imputarlo por los delitos que surgieron tras las últimas medidas dictadas por el fiscal.

Si te gustó esta nota, compartila