Edición Impresa, Policiales

Balacera

Acusado dijo que mató a Kevin

Alan L. se entregó en Tribunales y ayer fue imputado por el crimen. Si bien el fiscal enmarcó el caso en una conflicto territorial con base narco, el sospechoso declaró y afirmó que lo hizo para defender a su familia que era amenazada.


Un joven de 20 años fue imputado por el crimen de Kevin Aguirre, un pibe de 17 que recibió un tiro en la espalda a principios de febrero en la zona norte de la ciudad. Si bien el fiscal enmarcó el caso en una conflicto territorial con base narco, el sospechoso declaró y afirmó que lo hizo para defender a su familia. El muchacho fue imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de guerra. Por su parte, la jueza Patricia Bilotta le dictó la prisión preventiva por el plazo de ley.

Alan Daniel L. tiene 20 años y 8 días antes de matar a Kevin había recuperado la libertad en forma condicional tras recibir una condena a 3 años de prisión por una tentativa de robo y un robo calificado. Su ex pareja es hija de Gustavo A. (hermano del “Diente” e hijo de Caracú), quien según la Fiscalía es un conocido narco de la zona. En la audiencia se ventilaron dos versiones contrapuestas sobre el hecho.

Según relató la Fiscalía, la noche del 9 de febrero Kevin estaba con su primo Darío P., alias Micha, y una amiga en Humberto Primo entre Felipe Moré y Formosa. Según el fiscal Pablo Pinto llegó al lugar Alan y un joven apodado Huesito. El primero le dijo a Kevin: “Ey, ¿Ustedes le quieren pegar a un tal Alan? Porque Alan es mi primo”. A lo que el dúo le contestó que nada que ver. A partir de allí se generó una discusión, refirió. El fiscal sostuvo que en el momento que Kevin y su primo decidieron retirarse en moto, Alan le disparó entre 5 y 7 disparos.

El primo –que iba conduciendo– sostuvo que al escuchar los tiros sintió que la víctima se caía e intentó sostenerlo pero ambos se cayeron. El balazo ingresó por la espalda de Kevin e hizo un recorrido de arriba hacia abajo lo que le causó una hemorragia masiva abdominal y cardiopulmonar que lo llevó a la muerte.  Mientras estaban en el piso sostuvo que Alan les dijo: “Pibes ¿Para qué se hacen los giles?”, sostuvo el testigo. La joven que presenció el hecho coincidió en el relato y aseguró que fue Alan. También algunos testigos de oídas que sumó el fiscal a la evidencia que hablan de la autoría en cabeza de Alan, quién estaba armado y afirmaron que tiene parientes traficantes.

La otra versión

Tras escuchar la imputación Alan – que se presentó espontáneamente después de tres allanamientos– decidió declarar. Afirmó “estos chicos – por la víctima y su primo– siempre pasaban por mi casa y amenazaban a mi mujer y mostraban fierros”. Afirmó que no hizo la denuncia porque cuando fue a buscar el DNI le dijeron que no vuelva por la seccional.

Sostuvo que se estaba portando bien y no sabía qué hacer. Dijo que las amenazas eran continuas e incluso que su hijo estaba muy asustado. “Le pusieron un fierro en la cabeza a mi mujer y agarré un fierro y disparé, lo hice por mi familia. Soy una buena persona”, relató. “Me equivoqué, yo no le quise pegar, tiré al aire y le pegué”. Y agregó que el arma utilizada la arrojó al río. Su defensora Susana Zulkarneinuff sostuvo la existencia de un estado de necesidad, planteó una legítima defensa o en su caso un exceso en ella y solicitó la libertad de su pupilo y subsidiariamente un arresto domiciliario con salidas laborales ya que el muchacho estaba trabajando .

El fiscal se opuso al pedido. Sostuvo que hay peligrosidad procesal ya que el sospechoso conoce a los testigos que actualmente se encuentran custodiados y se mudaron del barrio. Afirmó que no se encontraron armas. En el lugar del crimen se recuperaron dos vainas servidas calibre 9 milímetros y especificó que “este hecho se inserta en el marco de un conflicto narco entre dos bandas donde tanto el imputado como la víctima formaban parte”. Y agregó que “Gustavo A. es un conocido narco de la zona y no hay otra forma de explicar la discusión previa” y solicitó la prisión preventiva sin plazo. Requerimiento que fue admitido por la jueza Bilotta.

El arma

Uno de los allanamientos que se realizaron buscando a Alan L. fue en la casa de su ex suegro. En ella se secuestró una pistola Taurus calibre 9 milímetros que se está peritando a los fines de determinar si pudo haber sido el arma homicida. También se secuestró un proyectil 44, un cargador con 14 proyectiles, uno de punta de teflón y un rifle de aire comprimido. Gustavo A. fue detenido e imputado por tenencia de arma de guerra en una audiencia imputativa donde el juez dispuso su libertad.

El primo

Micha fue detenido durante el velorio de Kevin, y sobre el incidente hubo dos versiones. Que la Policía irrumpió en el cortejo y Micha terminó herido en el Heca. La versión oficial sostuvo que la Policía intervino cuando el chico disparaba al aire.

Comentarios