Policiales

Por poco no fue tragedia

Acribillan el frente de una casa en barrio Saladillo

Quebrada en llanto, Luján, madre de dos niños de 7 y 9 años, afirmó ante las cámaras de televisión no encontrar explicación a la demencial agresión ocurrida en Lamadrid al 400 bis: “Tendrían que fijarse lo que hacen: yo tengo dos hijos y mi marido no se mete con nadie. Fue un error”


Los impactos de bala en el frente de la vivienda. Foto: Juan José García

Una familia que se mudó hace tres meses a una vivienda de barrio Saladillo vivió una escena de terror este martes por la noche: desconocidos vaciaron un cargador de una pistola sobre el frente de la casa, ubicada en Lamadrid al 400 bis, en la zona sur. El ataque, que no arrojó heridos, ocurrió alrededor de las 23 cuando una ráfaga de plomos traspasó la fachada y llegó al interior de la cocina, espacio del que hacía momentos la familia se había retirado. Quebrada en llanto, Luján, madre de dos niños de 7 y 9 años, afirmó ante las cámaras de televisión no encontrar explicación a la demencial agresión: “Tendrían que fijarse lo que hacen: yo tengo dos hijos y mi marido no se mete con nadie. Fue un error”. El pedido desesperado se extendió a la Policía: “Me dijeron que no pueden hacer nada”, expuso.

Foto: Juan José García

Lo que se perfilaba como una sobremesa normal devino en pesadilla para la familia de Luján. No se sabe si fue desde una moto o un auto. Lo cierto es que 11 impactos de bala hicieron blanco sobre su humilde vivienda, a la que llegó hace tres meses junto con sus pequeños hijos y su marido. Seis plomos dieron contra la pared y cinco atravesaron la puerta de entrada y llegaron al interior de la cocina, lugar donde momentos antes la familia compartía la mesa. “Mi marido estaba en la silla y yo en la punta; le hubiera dado a él en la cabeza o en la espalda”, especuló la mujer sobre un posible desenlace del ataque, que el sólo el azar permitió que no fuese tragedia.

“Los anteriores propietarios dijeron que nunca tuvieron problemas con nadie. Esta es la primera vez que sucede algo así. No sospechamos de nadie”, expuso la mujer ante las cámaras de Canal 5. Pocos minutos después personal de la comisaría 15ª llegó al lugar y la respuesta de los efectivos estuvo lejos de tranquilizar a Lujan: “La Policía dijo que no pueden hacer nada y que para ellos es algo que sucede de todos los días”.

Abrumada por la situación y sin haber pegado un ojo durante la noche, la mujer de 29 años le hizo un pedido a los tiratiros: “Tendrían que fijarse lo que hacen: yo tengo dos hijos y mi marido no se mete con nadie. Esto fue un error”. Y remarcó que su marido es trabajador y “no tiene problemas con nadie”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios