Edición Impresa, Policiales

banda de los monos

Aceptaron pedido de Monchi y el Gordo para ir a juicio oral


El juez de Sentencia 4, Julio Kesuani aceptó el pedido de Ramón Ezequiel Machuca, conocido como Monchi Cantero y Mariano “Gordo” Salomón, los últimos integrantes del clan Cantero que fueron detenidos, quienes así quedaron incluidos en el juicio oral a la banda Los Monos que se realizará en los próximos meses. La instancia contará con 29 imputados por asociación ilícita y 350 testigos. En este debate se juzgarán  dos causas judiciales diferentes: la pesquisa por asociación ilícita que tiene sindicada a la familia Cantero en su jefatura y el crimen de Diego “Tarta” Demarre, dueño del boliche Infinity Night, frente al cual mataron a Claudio “Pájaro” Cantero.

La Justicia rosarina había fijado el 21 de junio pasado como fecha para el inicio del juicio contra Los Monos, pero por pedido de la defensa de Monchi y del fiscal Gonzalo Fernández Bussy se postergó para incluir a éste en el debate oral.

En ese sentido, el juez de Sentencia 4, Julio Kesuani, aceptó esta semana el pedido de Machuca y Salomón.

En el juicio serán acusados Ariel Máximo “Guille” Cantero, de 29 años, como organizador de la presunta asociación ilícita, junto a otros 28 miembros de la banda, de los cuales 13 son integrantes de fuerzas de seguridad locales y federales.

Según fuentes judiciales, los 16 restantes son civiles señalados como miembros del clan Cantero.

El ingreso tardío de Machuca al juicio oral tiene su explicación en que se mantuvo prófugo durante los tres años siguientes a que la Justicia desbaratara a la organización, y recién fue capturado en junio del año pasado en el barrio porteño de Flores.

Poco después cayó también en manos de la Policía El Gordo Salomón, de 40, otro de los prófugos de Los Monos, el cual también tendrá su juicio oral, según confirmó una fuente judicial.

El crimen de Lourdes

Las fuentes relacionadas a la causa agregaron que, al cierre de esta edición, no estaba confirmado que en el mismo debate se trate la causa en la que Monchi está acusado como instigador del crimen de Lourdes Cantero, de 14 y sin parentesco con la familia, cometido en mayo de 2013 en un búnker de venta de drogas. De acuerdo a la pesquisa, Monchi ordenó a un subordinado que baleara el frente del búnker, ubicado en Conscripto Bernardi 3674, al pedirle “dale a mansalva nomás”.

Uno de los tiros dirigidos al inmueble ingresó por una ventana y dio en el pecho de la adolescente, quien murió en el auto de un vecino cuando la llevaba al hospital Si bien el autor de los disparos no fue apresado, la Justicia rosarina condenó a seis años y seis meses de prisión a un policía, Juan Ángel Delmastro, de 52, por liberarle la zona a Monchi para que atacara el búnker.

El origen de la megacausa

El crimen de Martín “Fantasma” Paz ocurrido en septiembre de 2012 fue una bisagra para el Poder Judicial. Esa tarde, el Fantasma, de 27 años, iba en su auto de alta gama por Entre Ríos y 27 de Febrero y fue blanco de un sicario que lo asesinó sin lastimar a sumujer y su pequeño hijo. A la escena llegó Mercedes Paz, su hermana, acompañada de su entonces pareja, Claudio “Pájaro” Cantero.

Esa causa recayó en manos del juez Juan Carlos Vienna, quien está denunciado penalmente por Monchi, hermanastro del Pájaro, por prevaricato y recepción de dádivas. La presentación resalta el vínculo entre el magistrado y el padre de la víctima, Luis Paz. La causa penal por el asesinato del Fantasma no tuvo grandes movimientos, aunque ocho meses más tarde, con el crimen del Pájaro hubo una seguidilla de homicidios. Entre ellos, estuvo el del Tarta Demarre, ocurrido el 27 de mayo de 2013, cuando el hombre volvía a su casa tras pasar por Tribunales en un intento de explicar que no estaba vinculado con el asesinato del  jefe de la banda de Los Monos. Demarre fue asesinado de varios balazos frente a su esposa al llegar a su casa de Maipú y Seguí. Dichos crímenes, sumados a la declaración de Paz padre donde apuntó a la familia Cantero y describió las actividades del grupo –del que era parte su hijo–, dieron un giro en el expediente que mutó en una investigación por asociación ilícita contra el grupo. Aunque el expediente sobre el Fantasma no cuenta con ningún imputado, la pesquisa por asociación ilícita se empezó a llamar megacausa Monos.

Comentarios