Ciudad, Edición Impresa

remedio legal

Aceite de cannabis se incorpora a la red de salud pública rosarina

Una ordenarza aprobada establece precisos protocolos para la fabricación y distribución del medicamento.


“Creamos este proyecto para garantizar el derecho a la salud y para que la producción del aceite de cannabis quede en manos del Estado y no recaiga en la economía ilegal”. Este fue el eje que llevó a la edila por el FpV-PJ Norma López a presentar el proyecto que fue aprobado este jueves para que se incorpore al sistema de salud pública de Rosario la cobertura de medicamentos a base de extracto de cannabis medicinal para el tratamiento de Síndrome de Dravet, epilepsias varias y demás patologías que se consideren pertinentes por la autoridad de aplicación. “Debemos trabajar en pos no sólo del cuidado de la salud sino también que sea el Estado el que garantice el acceso seguro de esta terapia medicinal”. El especialista Emilio Ruchansky opinó que con este proyecto Santa Fe tiene las condiciones para liderar este proceso, ya que la ley provincial es la más completa de las sancionadas y con esta ordenanza se cerraría el círculo para que el Estado llegue al paciente que lo necesita.

Según explicó la concejala kirchnerista, la autoridad de aplicación será la Secretaría de Salud y procurará las resoluciones y convenios necesarios con los efectores de salud pública, universidades nacionales, laboratorios públicos provinciales (Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado) y municipales (Laboratorio de Especialidades Medicinales Sociedad del Estado), y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para establecer las pautas y protocolos de investigación precisos para producción y uso de aceite de cannabis medicinal en los tratamientos alternativos de diversas patologías.

Para el periodista Emilio Ruchansky, autor del libro “Un mundo con drogas”, que analiza la despenalización en todos aquellos países que de diferentes maneras presentan alternativas al punitivismo, Santa Fe y Rosario con este proyecto tienen la posibilidad de transformarse en lugares de avanzada en referencia a la aplicación del aceite de cannabis en la medicina.

“La ley nacional se va a reglamentar en junio, y las provincias deben adherir. De todos modos la ley provincial sancionada en Santa Fe es la mejor, porque es la más completa”, detalló Ruchansky.

La ley habilita el cultivo por parte del Inta y del Conicet y luego la planta pasaría a los laboratorios públicos para la producción. En este sentido la provincia cuenta con dos laboratorios, uno provincial y otro municipal donde la sustancia puede transformarse en aceite.

Medicina

La edila del FpV-PJ propone con su proyecto presentado en el Concejo: “La Municipalidad de Rosario debe ser pionera en el tratamiento de esta temática y no sólo brindar cobertura de tratamiento sino también promover la investigación y desarrollo científico para aplicarlo a la salud pública”.

En tal sentido, agregó: “Debemos salir de los sesgos y de los preconceptos lógicos para evaluar objetivamente una herramienta terapéutica. No se puede basar la crítica en la falta de evidencia científica sin impulsar a que investigadores, docentes o médicos deben ser generadores de evidencia y no paralizarse ante la falta de análisis”.

Sin efecto psicoactivo

“Para entender un poco los beneficios del uso compasivo de la planta es necesario entender que el cannabidiol (CBD) es un cannabinoide que se presenta en la misma. A diferencia del tetrahidrocanabinol (el famoso THC), no presenta efecto psicoactivo perjudicial, sino que provoca un efecto sedativo en la mayoría de los casos e inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor. Es por eso que se la considera eficaz para epilepsias, esclerosis múltiples, desórdenes de ansiedad, esquizofrenias y náuseas. Existen dos genéticas ricas en CBD que son recomendadas para realizar aceite: cbd skunk y Black Widow cbd”.

Enfermedades

Para finalizar, la concejala López recordó: “La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó el día 17 de febrero de este año la importación de aceite de cannabis para cinco pacientes que sufren de epilepsia refractaria, en lo que fue considerada como una resolución inédita para el país. En junio, la Anmat presentó un informe ultrarrápido de Evaluación de Tecnología Sanitaria –Usos Terapéuticos de los cannabinoides–, donde se destaca que el uso medicinal del cannabis y sus compuestos no adictivos deberían ser considerados dentro del arsenal terapéutico de uso. El uso del aceite de cannabis resulta en una clara tendencia a la mejoría de los enfermos y en su calidad de vida y la de sus cuidadores”.

Tanto López como Ruchansky coinciden en que el uso del aceite puede aplicarse a otras enfermedades, por lo que es necesario profundizar su estudio.

Una ley completa

En noviembre del año pasado la provincia de Santa Fe aprobó una  ley que sintetizó varios proyectos, el que impulsó el bloque socialista del presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Bonfatti y los diputados provinciales Joaquín Blanco y Paco Garibaldi; otro del diputado Leandro Busatto (FPV), y uno del senador Danilo Capitani (PJ-San Jerónimo).

Algunos de los puntos principales de la ley provincial:

El Estado podrá investigar y desarrollar su producción propia.

Está involucrado dentro del formulario terapéutico provincial. Esto da la autoridad a los médicos de poder prescribir todos los medicamentos derivados del cannabis medicinal.

No sólo contempla el uso del aceite de cannabis denominado “Charlotte’s Web”, sino también los que se utilizan para otros tratamientos de síndromes, trastornos, enfermedades poco frecuentes y patologías tales como epilepsias, cáncer, dolores crónicos, fibromialgia, glaucoma, esclerosis múltiple y toda otra condición de salud, existente o futura que la autoridad de aplicación considere conveniente.

El Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos) queda autorizado a incluir estos medicamentos en su cobertura obligatoria sin costo alguno para los afiliados que así lo requieran.

Incorpora a consejos asesores que permiten la participación familiares de personas que necesitan tratarse con medicamentos a base de esa planta o deriva.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios