Edición Impresa, Policiales

Violencia institucional

Abuso policial: 274 casos en 2015

El 98 por ciento de las víctimas son hombres, y los jóvenes de 19 años se destacan como blanco, según relevamiento de la defensa pública. Los hechos tienen como escenario las zonas periféricas. Y el 95 por ciento de esta violencia la ejerció la Policía de Santa Fe.


Durante 2015, 274 personas fueron víctimas de torturas. El 98 por ciento son hombres y los jóvenes de 19 años se destacan como blanco de violencia. El 51 por ciento de estos hechos tuvo lugar en Rosario, especialmente en las zonas periféricas de la ciudad y en la vía pública y el 95 por ciento de esta violencia la ejerció la Policía de Santa Fe. Así lo detalla un informe elaborado por el Ministerio Público de la Defensa, a través del encargado de la Secretaría de Prevención contra la Violencia Institucional, Enrique Font, y la subsecretaria del Registro de Torturas, malos ratos y demás afecciones a los Derechos Humanos, Lorena Negro. Este relevamiento fue presentado ayer a la prensa y destacaron que sólo el 59 por ciento de estos hechos fue denunciado.

Este registro provincial fue creado en el año 2012 por el Ministerio Público de la Defensa y tiene como fin generar información a través de diferentes fuentes. Entre otros objetivos busca generar recomendaciones que mejoren la intervención estatal y abordar políticas públicas que ayuden a la prevención y eviten la violencia institucional. El mismo se focaliza en las prácticas que vulneren derechos y para ello no sólo tomaron en cuenta las denuncias de violencia institucional sino también las comunicaciones informales, los cuestionarios que completan los defensores oficiales cuando detectan este tipo de hechos y la información que surge de inspecciones a comisarías, unidades penitenciarias y a centros de salud mental donde existe restricción ambulatoria que se traduce en privación de la libertad.

Un año violento

De enero a diciembre de 2015 el registro constató 274 victimas de violaciones a los derechos humanos que se tradujeron en casos de distinta gravedad, que pueden ir desde la conocida práctica de averiguación de antecedentes penales hasta el gatillo fácil.

Explicaron que una víctima puede sufrir más de una violación y que ellas pueden traducirse en tortura o maltrato físico (que se da en el 85 por ciento de los casos) tortura o maltrato psicológico, u otro tipo de afecciones vinculadas con el armado de causas, exigencia de dinero, falta de asistencia médica, entre otros ejemplos.

De esas 274 víctimas, el 98 por ciento son hombres. Las edades encienden otra alerta; el 68 por ciento de las personas afectadas tiene entre 13 y 28 años, aunque aquellas que tienen 19 son el mayor blanco de estas violaciones.

Esta selectividad también se observa en el grado de instrucción de las víctimas: el 90 por ciento no terminó el secundario y de ese porcentaje el 26 no finalizó la escuela primaria.

Otro dato que se desprende del informe tiene que ver con los lugares donde se producen estos hechos: 149 de estas víctimas sufrieron violencia en Rosario, especialmente en la zona sur o noroeste. En los barrios 17 de Agosto, Las Flores, Las Delicias  y San Martín se registraron 12 casos mientras que en barrio Matheu se constataron 8. En Triángulo y Moderno se observaron 9 hechos de abusos policiales y en menor medida estos casos se produjeron en la zona centro, sostiene el informe con que emparenta este dato, a criterios socioeconómicos vinculados con la deficiencia habitacional y capacidad económica.

Esa violencia se produce en un 51 por ciento de los casos en la vía pública y el 37 por ciento tiene lugar en las comisarías lo que demuestra, para Font y Negro, que estas prácticas se producen en los primeros contactos de la persona con la fuerza de seguridad, que en un 95 por ciento pertenece a la provincia. De ese guarismo, el 48 por ciento es personal de las seccionales policiales mientras que el 34 por ciento de los hechos son uniformados del Comando Radioeléctrico. Negro explicó que, si bien el porcentaje de fuerzas nacionales es menor, resalta la intensidad con la que se producen estos hechos.

Los oradores concluyeron que estas prácticas son selectivas a partir de zonas geográficas, características etarias, educativas y económicas donde la pobreza y la exclusión social es un denominador común y donde las prácticas policiales se repiten en forma sistemática.

Casos de gatillo fácil

El informe habla además de ejecuciones extrajudiciales como la máxima en materia de violencia institucional. Sostiene que de estos hechos emergen patrones de regularidad. El documento expresa que en 2015 se produjeron 15 casos donde existe un desbalance entre el bien jurídico que se intentó proteger (mayoritariamente el derecho a la propiedad) y las medidas puestas en funcionamiento dentro del operativo policial para resguardar ese bien. Estos procedimientos generaron una violación de bienes de mayor cuantía como la vida, refiere el escrito.

El informe hace mención a prácticas arbitrarias y abusos policiales que se producen en persecuciones y donde se ejecuta a personas. Sostiene que en muchos casos los disparos se producen en la espalda, en la nuca o cuando la persona fue reducida o está a punto de serlo. Detalla que en otros casos se plantan pruebas en el lugar del hecho, circunstancia que a veces ha generado la reacción de la gente que habita el barrio donde estas prácticas se produjeron. Incluso, sostiene el documento, existe un manejo discrecional de la prueba por parte de las fuerzas de seguridad que modifican la escena.

Otras características que el informe resalta en este tipo de hechos es la actuación conjunta de distintas fuerzas. A lo que suma el llamado estado policial y los servicios adicionales aumentan la posibilidad de producción de estos hechos, refiere el documento.

Presentación

El Ministerio Público de la Defensa presentará mañana a partir de las 18, en el Museo de la Memoria ubicado en Córdoba y Moreno, el Informe del Registro de Casos de Tortura y Demás Afectaciones a los Derechos Humanos Período 2015 –Región Rosario–.

La presentación, abierta al público interesado, estará a cargo del defensor provincial Gabriel Ganón, el defensor regional, Gustavo Franceschetti, el encargado de la Secretaría de Prevención contra la Violencia Institucional Enrique Font, y la subsecretaria del Registro de torturas, malos ratos y demás afecciones a los Derechos Humanos, Lorena Negro, quienes disertarán y explicarán los detalles del trabajo que relevaron durante 2015. También habrá un espacio de intercambio con los asistentes una vez concluida la presentación del informe.

Comentarios