Ciudad, Edición Impresa

siniestros viales

Abuelo murió atropellado en zona norte

Iba a visitar a su nieto y fue embestido por un automóvil en Sabín y Olivé. El martes una mujer fue arrollada por un colectivo en el carril de la mano sur-norte en avenida Alberdi y Juan José Paso: está internada grave.


Los adultos mayores parecen ser las víctimas más indefensas de los conductores desprevenidos, y muchas veces estos accidentes terminan en muerte o causando heridas graves de las que no pueden recuperarse con facilidad. Ayer, un hombre de 75 años que cruzaba la avenida Sabín, fue embestido por un auto, a pocos metros de Olivé. Falleció en el acto.

En tanto, el martes al mediodía una mujer fue embestida por un colectivo de la línea 35/9, bandera verde, en el carril de la mano sur-norte, por causas que aún no fueron esclarecidas en avenida Alberdi y Juan José Paso; tuvo que ser trasladada al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria y se encuentra en terapia intensiva.

Ayer poco después del mediodía, en Sabín y Olivé, un peatón fue embestido por un Renault 11 color blanco, que además, en el intento de esquivarlo, terminó impactando contra otro vehículo.

La víctima es Andrés G., de 75 años, quien según el relato de testigos, caminaba rumbo a la casa de su nieto y al cruzar Travesía (Sabín) fue arrollado, en circunstancias que se investigaban, por un coche que circulaba hacia el norte.

El conductor del Renault 11, Luis G. (37 años), quedó demorado y era sometido a controles de alcoholemia y alcoholuria.

El tránsito quedó cortado por esa avenida –se desviaba hacia Circunvalación– y en el lugar había, cerca de las 15, un gran despliegue encabezado por la Policía de Investigaciones (PDI) y la fiscal Mariana Prunotto, de la Unidad de Homicidios Culposos.

“Sentimos una explosión y al salir vimos que el hombre estaba muerto”, contó una vecina de la cuadra, y dijo que el Renault atropelló al hombre de frente y luego de ese choque impactó contra un Chevrolet Corsa que estaba estacionado.

“El hombre estaba cruzando para ver al nieto y este muchacho (por el conductor) venía a alta velocidad, por eso no llegó a frenar”, lamentó una vecina de la zona, para agregar: “Espero que haya justicia por este hijo de p… inconsciente que iba hablando por teléfono”.

De todos modos, la fiscal de Homocidios Culposos Mariana Prunotto explicó que el conductor “circulaba a una velocidad normal, porque salía del semáforo, pero por el flujo del tráfico o una distracción, no pudo evitar la colisión”. En tanto, la investigadora ordenó medidas y dispuso la detención preventiva del conductor del Renault hasta tanto se confirme la mecánica del accidente.

En el Metrobus

El martes al mediodía una mujer fue embestida por un colectivo de la línea 35/9, bandera verde, en el carril de la mano sur-norte, por causas que aún no fueron esclarecidas en avenida Alberdi y Juan José Paso y tuvo que ser trasladada al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde se encontraba en terapia intensiva.

Ariel González, director del hospital donde se encuentra grave la mujer, en diálogo con El Ciudadano explicó que se le diagnosticó politraumatismo severo, traumatismo de cráneo y toráxico y hubo que estabilizarla hemodinámicamente. “Llegó cerca de las 15 horas en ambulancia por un accidente en vía pública”, expresó González.

La víctima fue identificada como Mirta P. de 60 años y hasta ayer se encontraba muy grave. La mujer se desempeña como jefa de la división de Enfermería del policlínico Pami I.

Antecedentes

El pasado 13 de noviembre del 2016 murió un peatón al ser atropellado por un colectivo en French y avenida Alberdi.

Recientemente, el pasado 26 de marzo un auto se estrelló contra la parada de pasajeros en avenida Alberdi y bulevar Avellaneda. No era la primera vez que un vehículo impactaba en las plataformas, construidas sobre lo que era el cantero central de Alberdi, desde Avellaneda hasta el comienzo de bulevar Rondeau. Y los problemas no remitían sólo a esos hechos: en enero habían sido repavimentadas las zonas de las dársenas, a menos de seis meses de inaugurado el sistema del Metrobus, que ya en la misma etapa de construcción debió ser reformado por errores de diseño en cuanto a la altura de las plataformas.

Cae un conductor muy pero muy borracho

Agentes de la Secretaría de Control y Convivencia de la Municipalidad de Rosario detuvieron ayer la marcha de un vehículo que transitaba por calle Montevideo a la altura del 1300, evidenciando falta de coordinación en la conducción e incurriendo en movimientos bruscos e ilógicos. A partir de estos indicios, agentes de la Guardia Urbana dieron la orden al conductor del vehículo para que detuviera su marcha, la cual fue acatada. Habiendo conseguido la detención del rodado, los agentes actuantes convocaron la presencia de personal de la Dirección de Tránsito, a fin de poder realizar el test de alcoholemia. El mismo fue terminante, detectando un nivel de 2,36 gr/l de alcohol en sangre. El conductor, además, carecía de documentación importante para la circulación como el seguro.

Gustavo Zignago, secretario de Control y Convivencia del municipio, reflexionó al respecto: “El trabajo sostenido en los últimos tiempos, con la multiplicación de los controles, viene generando año tras año un descenso en los índices de positivos de alcoholemia y las actuaciones registradas en este 2017 reafirman la tendencia bajista. Eventualmente nos encontramos con estos casos aislados que atentan contra la conducción segura que buscamos en un pedido concreto de la intendenta. Trabajamos para evitar que se ponga en riesgo la vida de los vecinos y tanto en operativos como en patrullajes preventivos, como en este caso, seremos inflexibles.”

De acuerdo con estudios realizados a escala mundial, superar los 2 gr/l de alcohol en sangre genera en una persona comportamientos tales como estupor, pérdida de la comprensión, deterioro de las sensaciones y la posibilidad de caer inconsciente. Además, es factible que se presenten discapacidades como una deficiencia motora grave, pérdida de la conciencia y amnesia. Si bien está condicionado por diversos factores, se cree que para llegar al nivel de alcohol en sangre que presentó el conductor de ayer, es necesario consumir entre 6 o 7 vasos de whisky o 13 copas de vino.

Comentarios