Ciudad

Rumbo a junio

Aborto: Rosario mostró sus políticas en el Congreso

La subsecretaria de Políticas de Género provincial, Gabriela Sosa, y la militante del Movimiento Evita Majo Poncino expusieron este martes ante legisladores en el debate por el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)


Sosa y Poncino fueron las voces rosarinas este martes en el Palacio Legislativo.

El debate por el aborto legal continúa cada martes y jueves en el Congreso Nacional. Entre los expositores a favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), este martes llegaron dos representantes de Rosario: Gabriela Sosa, la subsecretaria de Políticas de Género de la provincia de Santa Fe y militante feminista; y Majo Poncino del Movimiento Evita y el colectivo Ni Una Menos de la ciudad. En diálogo con El Ciudadano, ambas coincidieron en que el debate por la despenalización y legalización del aborto va de la mano de la movilización de las mujeres que lo instaló como tema social.

El debate en el plenario de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia comenzó el 10 de abril. Hay nueve proyectos de IVE presentados. El de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito es el que más apoyos tiene, con 71 firmas. Desde 2005 fue presentado siete veces y este año entró por primera vez al plenario de comisiones después de que el presidente Mauricio Macri diera libertad de conciencia a los legisladores de Cambiemos. Desde entonces cada martes y jueves de 9.30 a 13 y de 14.30 entre 40 y 50 referentes y especialistas a favor y en contra de la iniciativa dan argumentos y contestan las preguntas de las y los diputados. La lista de expositores es de 700 personas y hay una fuerte presencia de profesionales de salud de Rosario. El dictamen de las comisiones será a fines de mayo y la votación, siempre según deslizaron legisladores, ocurrirá durante la semana del 11 de junio, previo al debut de la selección argentina en el Mundial Rusia 2018.

Las voces

Gabriela Sosa es representante del gobierno provincial para temáticas de género. Estuvo en la gestión de Derechos Humanos de la Municipalidad de Rosario y militó en Mumalá y Las Juanas, ambas organizaciones feministas de la ciudad. Según adelantó, centró su exposición de siete minutos en los avances que se han logrado en Santa Fe en derechos sexuales y reproductivos. En Rosario, dijo que se traducen en el logro de la mortalidad cero de mujeres por aborto en los últimos seis años. “En la provincia bajamos el embarazo adolescente de menores de 15 años a la mitad; se redujo la mortalidad infantil y bajaron la cantidad de internaciones por aborto. El ejemplo de Rosario da cuenta de un trabajo prolongado en el tiempo. Queremos avanzar en toda la provincia con el mismo modelo”, explicó.

Aun así, para Sosa las mujeres en Santa Fe todavía tienen muchas dificultades. Por eso, en la tarde del martes habló del caso de Ana María Acevedo, que murió a los 19 años porque en el Hospital Iturraspe de Santa Fe no la trataron por cáncer para salvar al feto. Le negaron un aborto legal. También recordó a Yamila, la chica de 19 años que en 2012 fue presa por un aborto espontáneo. Siguió con el caso de Karina, una adolescente de 16 años del noroeste santafesino a la que le iban a practicar un aborto legal con el acompañamiento de la salud pública y la Justicia determinó que la Policía la fuera a buscar al colegio para llevarla a hacerse una ecografía no programada. Por último, Sosa habló del reciente caso de una psicóloga de la ONG Grávida que se infiltró en el hospital Iturraspe e frustró un aborto legal a una nena de 12 años que había sido violada por su padrastro. El Tribunal de Ética del Colegio de Psicólogos la sancionó, pero la Justicia santafesina le dio la derecha a la profesional por un tecnicismo.

“En Santa Fe avanzamos con políticas de Derechos Humanos de las mujeres y convivimos con estas realidades. Son muchos los actores que definen el acceso a derechos. Es fundamental que este proyecto (por el del IVE) se apruebe para que no quepan dudas en relación al derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo”, opinó y agregó que el debate entró en la agenda del Congreso después de muchos años de lucha. “Esperamos que los legisladores puedan trascender las creencias individuales para legislar sobre las ciudadanas argentinas”, sintetizó.

Oportunidad histórica

Majo Poncino tiene 32 años y vive el debate en el Congreso desde la emoción. “Hay muchos años de lucha detrás. El aborto es un tema que gracias a la Campaña y al movimiento feminista dejó de ser un tabú. Que exista, tenga consecuencias y discutamos sobre la ilegalidad son temas instalados por la Campaña desde 2003. Hoy no se discute si está bien o mal. En todo el país hay una marea verde que pide la despenalización y tenemos la oportunidad histórica de estar en el Congreso”.

Como contó a este medio, este martes habló del rol del Estado en política pública de salud, de cómo viven la ilegalidad las mujeres en los barrios más postergados y de las barreras que impiden el acceso a anticonceptivos a mujeres y hombres. “No es el mundo que queremos las mujeres. Queremos un mundo sin violencia machista, poder caminar por las calles tranquilas, decidir sobre nuestros cuerpos y proyectos. Es una oportunidad para que los legisladores levanten la bandera de las mujeres y reparen una deuda histórica y política para construir una sociedad más igualitaria, integral y justa”, explicó Poncino.

Sobre el debate dijo: “Los grupos antiderechos banalizaron la discusión con información absurda y con poca responsabilidad a la hora de tratar el tema. No visibilizaron y dieron cuenta de la problemática que significa el aborto clandestino para las mujeres”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios