Ciudad, Edición Impresa

Referencia

Aborto legal: números concretos

La provincia mostró estadísticas sobre los casos de interrupción de embarazos que se realizan en centros de salud, algo que no ocurría desde 2010. En 2014 hubo 116 prácticas y el año pasado, 176. La mayoría tuvieron lugar en el Nodo Rosario.


Después de seis años, el gobierno santafesino volvió a mostrar números “consolidados” sobre la cantidad de abortos no punibles que se practican en la provincia. En 2014 hubo 116 procedimientos de interrupción legal del embarazo, mientras que el año pasado la cifra ascendió a 176. La mayoría de los casos tuvo lugar en el Nodo Rosario, el de mayor población, aunque en 2015 se produjo un crecimiento en el centro del territorio provincial y, por consiguiente, un descenso en esta región. Los números reflejan que se trata, siempre, de mujeres que fueron asistidas en los centros de salud y no de derivaciones desde la clandestinidad.

El Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Subsecretaría de Políticas de Género, presentó en la mañana de ayer el informe sobre Interrupción Legal del Embarazo (ILE), es decir, los abortos no punibles. Se hizo en el edificio de Gobernación y asistieron representantes del sistema de Salud y organizaciones que trabajan en los derechos de las mujeres. La actividad se dio en la previa del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres que se celebra cada 28 de mayo.

Avance

Según explicó el director de Información para la Gestión del Ministerio de Salud, Oraldo Llanos, en 2014 hubo 116 procedimientos de aborto médico en centros de salud de Santa Fe. Sólo 7 fueron a menores de 15 años. Casi el 70 por ciento se dieron en el Nodo Rosario, que abarca los efectores desde San Jorge hasta Villa Constitución, y también tiene la mayoría de los centros de salud de mayor complejidad. El resto de los procedimientos ocurrió en el Nodo Santa Fe (14 por ciento) y Reconquista (12 por ciento).

“Son datos consolidados. No de internaciones por abortos afuera del centro de salud sino la práctica en sí misma”, apuntó en diálogo con El Ciudadano, Llanos.

La última estadística del Estado provincial hablaba de internaciones, unas 1.600 en 2010, de las cuales un 11 por ciento llevaban complicaciones a la salud de la paciente. Ese año murieron dos mujeres a causa de complicaciones. Tuvieron lugar en los departamentos de General Obligado y Las Colonias.

El año pasado, profundizó Llanos, hubo 176 prácticas abortivas en centros de salud públicos amparadas por la ley de abortos no punibles de 2010. Cuatro casos fueron de menores de 15 años. La participación del Nodo Rosario –pionero en garantizar las prácticas seguras– bajó a 61 por ciento y la del nodo de la capital subió al 26 por ciento.

“La práctica migró del sur al centro porque aumentaron los espacios de discusión en los equipos de salud”, explicó Llanos a los asistentes de la charla de ayer, y agregó: “Estamos (con la exposición de los datos) validando a los equipos de salud y a la sociedad la práctica que durante mucho tiempo se hacía oculta”. Y más: apuntó que hay centros de salud más receptivos a la práctica que otros.

“Muchas veces las trabas como la de los médicos que son objetores de conciencia, están en el sector de farmacia del efector. Estamos trabajando con el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) para centralizar los recursos”, adelantó Llanos. Es importante recordar que el gobierno provincial dispone de una base de datos en la página web www.santafe.gov.ar donde se pueden consultar los objetores de conciencia por localidad y centro de salud.

Por fuera

“Si no es el universo total, está muy cerca”, aseguró Llanos sobre la estadística oficial.

Para algunas organizaciones de defensa de derechos de las mujeres el promedio de prácticas (tanto dentro como fuera del centro de salud) es de tres o cuatro veces más que la cifra oficial.

Entre las deudas de información que aún restan, la provincia no sabe en qué momento se interrumpieron los embarazos. Tampoco cuenta con datos de lo que pasa en la salud privada con los abortos. Finalmente, también se le escapa la cantidad de mujeres que lo realizan en su propio hogar a través del medicamento Mistroprostol.

Las resistencias

Una de las asistentes a la charla de ayer fue la concejala del Frente para la Victoria, Norma López, quien saludó la iniciativa y recordó la creación de la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles del 2010.

La edila compartió que las prácticas no llegan a realizarse por la resistencia de la Justicia y los familiares, muchas veces influenciados por representantes de la Iglesia católica.

“En el norte hemos tenido problemas con autoridades que denunciaban la práctica como ilegal, cuando no lo es. No son espacios amigables, Vera y Helvecia, por ejemplo, y nos preocupa que los equipos de salud de esos lugares naturalicen esas resistencias”, aportó Llanos al panorama.

Cuándo se considera no punible

El Código Penal argentino establece que el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer no es punible en un acotado abanico de situaciones:

Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida de la mujer y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.

Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la salud de la mujer y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.

Si el embarazo proviene de una violación.

Si el embarazo proviene de un atentado al pudor sobre mujer idiota o demente.

En el ejercicio de este derecho se ponen en juego numerosos derechos humanos como la igualdad, la autodeterminación, la privacidad, el principio de legalidad y la no discriminación.

En consecuencia, el derecho de las mujeres de acceder a los abortos previstos en el Código Penal constituye propiamente un derecho humano de orden constitucional.

Asimismo, todo profesional de la salud tendrá derecho a ejercer la objeción de conciencia al respecto, la cual será siempre individual, no institucional.

Comentarios