Policiales

Estafa

Abogado que enfrentaba horizonte de 7 años de cárcel por estafa cerró abreviado con pena en suspenso

Se trata de Sebastián Farina, acusado de estafar a la viuda de un agente inmobiliario con el que presuntamente estaba complotado para quedarse con el 50 por ciento de un terreno en Granadero Baigorria. Se inició un juicio que viró en un juicio abreviado donde deberá pagar una reparación en dólares


Este martes, en una audiencia de procedimiento abreviado, la jueza María Trinidad Chiabrera condenó al abogado Sebastián Farina a la pena de 3 años de prisión en suspenso por estafa. Según la acusación fiscal, el condenado falsificó documentación para despojar a la propietaria de la mitad de un terreno, ubicado en la vecina localidad de Granadero Baigorria. El letrado deberá pagar algo más de 70 mil pesos, reparar a la víctima con 30 mil dólares y cumplir una serie de restricciones.

El fiscal Sebastián Narvaja acusó a Farina, quien supo ser presidente del Instituto de Derecho Económico y Comercial del Colegio de Abogados de Rosario, de confeccionar un documento privado falso “destinado a probar un acto jurídico inexistente con la finalidad de apoderarse del 50 por ciento proindiviso de un lote de terreno propiedad de la víctima”,  el cual tiene una superficie total de 14.603 metros cuadrados.

Lo acusó de ocasionar un perjuicio patrimonial ilegítimo en contra de Marcela Mónaco, dueña y ex pareja del agente inmobiliario Aldo Vanzini fallecido el año pasado, “al simular maliciosamente” que la mujer enajenó el inmueble en su favor.

El negocio consistía en estafar y extorsionar a la víctima, en un plan que, según el fiscal, ideó Vanzini para “recuperar” la mitad de un loteo que había tenido que ceder durante la disolución de la sociedad de hecho concretada en noviembre de 2008, luego de la separación.

La maniobra del agente inmobiliario, de acuerdo con la hipótesis de la Fiscalía, fue utilizar una firma de su ex pareja que tenía en una hoja en blanco, con la que propuso al abogado Sebastián Farina confeccionar un boleto de compraventa apócrifo a favor de Gabriel S. por el 50 por ciento del terreno. Este hombre fue el que describió la maniobra al declarar como arrepentido en la causa, describió Narvaja.

Si bien la firma era de la mujer se insertó un texto falso donde simularon una venta de la propiedad por 50 mil dólares que se abonaba en el acto. La Fiscalía explicó que, con esta cláusula, el acusado y Gabriel S. se procuraron una coartada que pudiera justificar la inexistencia de constancia de pago.

Luego el abogado inició una demanda de escrituración induciendo a error al juez actuante y la propiedad se anotó como un inmueble litigioso.

Comenzó a ser juzgado un abogado rosarino por una estafa inmobiliaria

La víctima hizo diversas presentaciones en distintas instancias para lograr la sustitución de la fianza generando desgastes económicos y la proliferación de decisiones contaminadas por parte de los órganos judiciales.

“Toda esta actividad da cuenta de la idoneidad del engaño desplegado por parte de ambos, a través de la utilización del referido documento y de la interposición de la vía judicial”, remarcó el fiscal.

El intento de apoderamiento definitivo de la propiedad se vio frustrado por circunstancias externas a la voluntad de ambos involucrados, dado que a raíz de una denuncia penal, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) pudo comprobar la falsedad del boleto y dar cuenta de ello a la Justicia Civil y sin perjuicio de otros daños que pueden ser cuantificados, la víctima se vio en la necesidad de incurrir en costas de litigio por un monto equivalente 686.243,49 pesos y abonar impuestos de lotes cuya escrituración se demoró a causa de las maniobras del imputado, por una suma equivalente a 55.811,56 pesos, describieron voceros judiciales.

A principios de mes, Farina comenzó a ser juzgado donde la fiscalía y la querella habían solicitado la pena de 7 años de prisión, el mismo lapso de inhabilitación para ejercer la profesión y una multa de 90 mil pesos. Pero las partes llegaron a un acuerdo que se presentó en una audiencia de procedimiento abreviado.

Así este martes, Sebastián Farina aceptó su responsabilidad penal y consintió un acuerdo que implicó una condena de 3 años de prisión de ejecución condicional por los delitos de estafa, uso de documento falso y tentativa de extorsión.

Además se fijó una multa de 72.245 pesos, inhabilitación especial para ejercer la profesión de abogado por 1 año y restricciones a la liberad. Otra de las propuestas fue pagar a la damnificada la suma de 30 mil dólares en concepto de reparación.

Comentarios