Mundo

Colombia

Abatieron a Guacho, el líder del grupo disidente de las disueltas Farc

Walter Arizala estaba acusado de narcotraficante y de haber secuestrado y asesinado a un equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio. La fuerzas de seguridad lograron ubicarlo en una zona rural del municipio de Tumaco, la mayor zona productora de cocaína del país


Walter Arizala, alias Guacho, el jefe de la facción de las Farc que desconoció el acuerdo de paz con el gobierno de Colombia, fue abatido por las fuerzas de seguridad, anunció el presidente Iván Duque.

El mandatario colombiano afirmó que en la operación contra Guacho –jefe del frente Oliver Sinisterra, integrado por disidentes de la disuelta organización guerrillera Farc– participaron efectivos del ejército, la policía y el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía.

“Luego de haber hablado con el alto mando en la zona, con el personal de la Fiscalía, podemos confirmar que Guacho cayó en una operación y que ha sido abatido”, dijo Duque en Medellín, según reportó la agencia de noticias EFE.

Guacho murió este viernes por la tarde en la selva de Llorente, en el municipio Tumaco del departamento sudoccidental Nariño, la mayor zona productora de cocaína del país, informó el diario bogotano El Tiempo.

Arizala, que hace poco más de un año era prácticamente desconocido en Colombia, se convirtió en uno de los principales capos narcotraficantes del país.

La operación en la que murieron baleados Guacho y otro integrante de su banda, incluyó la intercepción de al menos 120 líneas de telefonía celular y el reclutamiento de 15 personas en la región que tenían acceso a la zona rural donde se movía el grupo comandado por el jefe abatido.

Las fuerzas de seguridad habían detectado algunas rutinas de la banda y desmantelado varios de los laboratorios en los que fabricaban drogas. En septiembre pasado, Guacho salvó su vida gracias a un chaleco antibalas cuando fue alcanzado por los disparos de un francotirador, reveló el ministro de Defensa, Guillermo Botero.

Cercado, Arizaga rompió sus protocolos de seguridad y utilizó canales no seguros para desplazarse, lo que permitió que fuera ubicado en Llorente, donde fue abatido por un disparo, según el periódico bogotano.

Entre los varios delitos que se le imputaban, Guacho estaba acusado del secuestro y el homicidio de un periodista, un reportero gráfico y un chofer del diario ecuatoriano El Comercio, así como del asesinato de una pareja de ecuatoriano, todo ello en abril pasado, y de tres miembros del CTI en julio último, entre otros crímenes.

También se lo acusaba de haber enviado toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos y era una de las personas más buscadas en Colombia y Ecuador, cuyos gobiernos ofrecieron una cifra equivalente a 215.000 dólares a quien diera datos que permitieran encontrarlo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios