Política

El escándalo de la comida

“A un montón de merenderos no le está llegando comida”, marcó la cancha Amalia Granata a una fundación

La legisladora provincial apuntó a la Fundación Camino, a cargo del reparto en Rosario, cuya titular es la esposa de un diputado nacional de La Libertad Avanza. "Si se la doy a un piquetero, es un chorro y se la va a robar. Se la doy a Conin, como es una organización de la alta sociedad, ¿está bien?


Franco Trovato Fuoco

La diputada provincial Amalia Granata salió al cruce del gobierno nacional por el reparto de alimentos a merenderos y comedores en Rosario: “Están haciendo política con la leche. Le dieron el reparto a una Fundación que preside la esposa de un diputado libertario”, denunció

En una entrevista con el programa Argenzuela, con el periodista Jorge Rial, la legisladora que estuvo cerca del oficialismo y compartió listas pero ahora se planta cada vez más lejos cuestionó ahora la “doble vara” del gobierno: “La leche se la reparten a los conocidos, a los que tiene afinidad. A un montón de merenderos no le está llegando la leche en Rosario”. El mismo mensaje lo publicó en su cuenta de X (ex Twitter) a modo de mostrar coherencia: viene expresando que quien corrió el arco es la gestión del presidente Javier Milei, y no el sector conservador que ella representa, al frente del bloque Somos Vida.

Granata destacó que el Ministerio de Capital Humano, al mando de Sandra Pettovello, firmó el pasado 4 de junio un acuerdo con la Fundación Conin para distribuir los alimentos almacenados e inmovilizados en depósitos oficiales, hasta el escándalo por sus fechas de vencimiento. Una institución amiga de esa organización es la Fundación Camino, que sólo tiene tres espacios en Rosario. La presidencia de Camino está a cargo de Cecilia María Rouillón, esposa del diputado nacional de La Libertad Avanza Nicolás Mayoraz. Y no tiene contacto con los comedores comunitarios que mantienen distintas organizaciones sociales, que se cuentan por decenas en el Movimiento Evita y la Corriente Clasista y Combativa o el Movimiento de Trabajadores Excluidos, que vienen reclamando desde el cese de la entrega de alimentos, en diciembre pasado, cuando viene creciendo la demanda en forma sideral. Y otras organizaciones menores, como la Mesa de Encuentro Barrial, o comedores autogestionados, directamente la Nación no la abastecía antes del cambio de gobierno, y menos ahora.

 


“Yo no hablé de robarse la leche, sino de una situación extraña en el reparto. Hay que ser justos: si se la doy a un piquetero, es un chorro y se la va a robar. Se la doy a Conin, como es una organización de la alta sociedad, ¿está bien?”, planteó la legisladora.

Por último, habló sobre la situación actual: “Los comedores en Rosario son de una precariedad absoluta y mi espacio ayuda como puede. Entiendo que hubo organizaciones sociales que lucraron con esto. Pero hay otras, que hicieron un trabajo importante de contención, que no podés separar”, concluyó.

Comentarios

10