Policiales

Contra el gatillo fácil

A siete años del asesinato de Michel Campero, se renueva el reclamo de justicia

Dos policías lo ejecutaron por la espalda en una persecución desigual. Dijeron que fue un enfrenamiento pero al lado del cuerpo del joven había un arma de juguete. Este año ambos serán juzgados con pedidos de prisión perpetua. Este sábado a las 19 habrá una jornada por memoria en barrio La Cerámica


La muerte parece haberse ensañado con los amores de Marisabel. Primero se llevó a su esposo en un accidente de auto y la dejó viuda con 21 años, un nene de 3 y un bebé de un mes. Los crió sola y nunca se volvió a casar: “Viví para ser feliz con ellos”. Pero luego volvió por su hijo mayor. Lo atropelló cuando estrenaba 16 en su moto nueva. Al año se hizo cáncer en su madre que se fue para siempre antes de pisar los 60. Y cuando se cumplió un lustro de la pérdida de su primogénito, reapareció vestida de uniforme y le arrebató a su otro hijo, de 18, que era todo lo que le quedaba. Dos policías, padre e hijo, lo ejecutaron por la espalda en una persecución desigual. Dijeron que fue un enfrenamiento pero al lado del cuerpo del muchacho había un arma de juguete. La muerte siempre es injusta para el que pierde lo que ama. Pero no siempre es igual de injusta. Esta semana se cumplieron siete años de ese último homicidio que resignificó la vida de Marisabel, vivir para buscar justicia. Justicia por Michel Campero.

Jornada por memoria

Este sábado, como en cada aniversario de su muerte, Marisabel recordará a su hijo y reafirmará su lucha en reclamo de justicia con una “Jornada por memoria”, desde las 19, en el playón de Unión y República de Irak en barrio La Cerámica donde el año pasado hicieron un mural con su nombre y la leyenda: “Michel, presente hoy y siempre. Hoy sigo llorando/ pero por vos luchando/ para que tu esencia/ no desaparezca en mí”. Esta vez habrá música, choripanes y pintarán un corazón con los colores rojo y negro.

Siete años de impunidad

“Cuando comencé esta lucha en 2014 mis abogados me dijeron que no iba a ser fácil porque íbamos contra la Policía, contra la impunidad, contra un montón de arreglos. Y yo les contesté que iba a ir hasta las últimas consecuencias porque le hice esa promesa a Michel. Durante años se me cerraron todas las puertas y se me hizo todo muy difícil. Pero llegué hasta la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe y ahí la causa dio un giro de 180 grados. Hoy tiene otra mirada”, dijo Marisabel a El Ciudadano.

Michel fue asesinado la noche del 6 de enero de 2014 en Granadero Baigorria por los policías Omar Guillermo Dal Lago (padre) y Omar Jesús Dal Lago (hijo). Ambos se encontraban fuera de servicio e iniciaron una persecución por el robo de un rodado en un auto particular y sin dar aviso a la Policía. Michel iba en moto con otro muchacho que nunca fue identificado. Durante la persecución recibió un tiro que le hizo perder el control y chocar contra un colectivo. Cuando cayó, ambos policías bajaron del auto y le dieron un segundo tiro, letal.

La primera jueza que instruyó la causa, Alejandra Rodenas –hoy vicegobernadora de Santa Fe– sobreseyó a los dos uniformados con el argumento de que actuaron en legítima defensa. Su decisión fue apelada y la Cámara la revocó en parte. Mantuvo el sobreseimiento de Dal Lago hijo y procesó a su padre por exceso en la legítima defensa.

Una vez más, los abogados de Marisabel recurrieron el fallo y llevaron la causa hasta la Corte, que terminó anulando la resolución y ordenó que ambos policías sean debidamente investigados.

Así, la causa volvió a la Cámara, donde el juez Alfredo Ivaldi Artacho valoró la gravedad de los hechos y la elevó a juicio oral con ambos imputados como acusados, ya que no se pudo determinar quién de los dos ejecutó al muchacho, que tenía un tiro en la pierna y otro letal en la espalda.

La audiencia preliminar llegó en noviembre pasado, a casi siete años del asesinato. El fiscal de la Unidad de Violencia Institucional Gonzalo Fernández Bussy, al igual que los abogados querellantes Ricardo Lamas y Valentín Hereñú pidieron prisión perpetua para los policías Dal Lago, quienes este año irán a juicio oral y público acusados de homicidio doblemente calificado por ser cometido abusando de su cargo y función como miembros de la fuerza pública y por el uso de arma de fuego. El juez Hernán Postma permitió que ambos permanezcan en libertad hasta la fecha de juicio, que aún no fue fijada.

“Poder acusarlos, el 17 de noviembre pasado, fue como tocar el cielo con las manos, después de tantos años de esta larga lucha y de esta justicia que siempre te cierra las puertas”, dijo Marisabel en diálogo con El Ciudadano sin ocultar sus expectativas de llegar a una condena.

“Ahora sólo es esperar la fecha del juicio. Creo que este año ellos van a ir detenidos por la muerte de mi hijo, porque pusieron que fue en legítima defensa, pero Michel no disparó porque no tenía arma, no hubo enfrentamiento”, aseguró.

“Necesito justicia por Michel para que descanse en paz. Tenía 18 años y toda una vida por delante. Con un tiro en el muslo ellos podrían haberlo detenido y no matarlo como lo asesinaron. Voy a luchar contra toda esa injusticia y ese ensañamiento que tuvieron con mi hijo hasta las últimas consecuencias. Es duro y muchas veces se me hace difícil, muchas veces me caigo, tropiezo, pero por su justicia siempre me vuelvo a levantar, porque es lo único que me mantiene viva”, cerró Marisabel.

Comentarios