Ciudad

Un año por delante

A los comerciantes les preocupa la baja de ventas y de persianas

Las ventas cayeron y la renovación de alquiler complica a pequeños comercios. El consumo navideño no fue suficiente para remontar la crisis económica del año


Diciembre terminó con una caída de las ventas en los comercios de casi el 10 por ciento y, según explicaron desde la Asociación Empresaria Rosario (AER), ningún mes del 2018 tuvo números positivos. “La renovación de alquileres (por entre 25 y 30 por ciento para 2019), la baja en las ventas y los tarifazos llevan a replantear si seguir o cerrar”, dijo el titular de la AER, Ricardo Diab. A mitad del año pasado un informe de la Concejalía Popular arrojó que habían cerrados unos 760 locales. Después de Navidad cerraron al menos cinco negocios en una de las galerías más céntricas de la ciudad y la situación llevó a los comerciantes a renegociar contratos de alquiler.

Año en baja

Desde la Asociación Casco Histórico, que reúne a comerciantes del centro, advirtieron que muchos locales no renovarán contrato para 2019. “Ya anunciaron que no van a renovar y van a cerrar. Los más afectados son los locales chicos. En particular, los que están en galerías. Los más grandes están intentando renegociar para mantener los precios de alquiler de fines de 2017”, explicó en diálogo con El Ciudadano, Fabio Acosta, referente de la asociación. También puso un ejemplo: A fines de diciembre un comerciante que alquilaba un local grande en la peatonal Córdoba tenía que renovar contrato y el propietario pidió 130 mil pesos para este año cuando el costo venía siendo de 85 mil. El comerciante dijo que era imposible y que iba a cerrar. Finalmente el dueño accedió a mantener el precio para no dejar el local vacío. “Hoy son pocos los que pueden alquilar e invertir en un local de grandes dimensiones. Si pierden al inquilino, corren riesgo no de volver a alquilarlo”, explicó Acosta.

Para el referente de la Asociación Casco Histórico, la única forma de evitar un escenario como el de 2001 es que los propietarios e inquilinos renegocien los alquileres. “Hay gente que no va a renovar. Los pequeños comercios no pudieron asegurar la continuidad y lo vimos después de Navidad con las galerías con varios negocios vacíos. Las ventas de fin de año no fueron suficientes y se les sumó el anuncio del gobierno nacional de aumentar de nuevo las tarifas. Es una medida que va a retraer más aún el consumo y muchos no pueden seguir”, opinó.

Según Acosta, los precios de los alquileres siguen siendo altos y las subas serán de entre el 25 y el 30 por ciento para este año. “Estamos hablando con los propietarios para que renueven a la baja y eviten que el centro se vuelva un desierto. Sino vamos camino al 2001”, concluyó.

Baja en las ventas

Desde la Asociación Empresaria de Rosario, el titular Ricardo Diab explicó que aún no tienen información sobre el cierre de comercios de fin de año. “Si cierran después de las fiestas suele venir de una planificación anterior. Sabemos que hay muchos comercios con dificultad y fue muy difícil llegar a diciembre pero aún no hay datos”, dijo. Para Diab, será fundamental qué pasará con las renovaciones de contratos en enero y febrero. “Todo el mundo está al tanto de la mala situación que pasó el comercio en 2018. Cada vez es más difícil para las pequeñas y medianas empresas subsistir en este sistema de bajo consumo y altos costos de funcionamiento”, opinó el titular de AER.

Según un relevamiento de la Confederación de la Mediana Empresa (Came), en diciembre los comercios minoristas vendieron un 9,9 por ciento menos que en el mismo mes de 2017. También acumularon, según ese estudio conocido la semana pasada, una retracción anual de 6,9 por ciento. “Fueron 12 meses corridos de caída de ventas. En muchos casos se suma la baja rentabilidad. Los que vendieron productos lo hicieron en el límite de costos o en bajo costo”, agregó Diab en declaraciones a LT8. En la entrevista reconoció que hay ocho empresas de calle Corrientes que corren riesgo de cerrar. “Si para enero o febrero no cambia el rumbo del comercio cerrarán. En Rosario cerraron muchas empresas y muchas más que podrían hacerlo. No podemos afrontar esta crisis”, dijo.

La tendencia

A mitad de 2018 la organización Concejalía Popular publicó un informe que daba cuenta del cierre de 760 locales entre diciembre de 2017 y junio de 2018. En seis meses la cantidad de espacios vacíos pasó de 2.769 a 3.529, una caída del 27 por ciento. En poco más de un año la merma ascendió a un 62 por ciento y en dos años la cantidad de locales cerrados o desocupados subió un 225 por ciento. Frente a julio de 2015 la cifra se multiplicó por cuatro.
A lo anterior se suman los datos de la Multisectorial Contra los Tarifazos. Según el abogado de la organización, Juan Alcaraz, en 2018 cerraron entre 1.000 y 1.200 pequeñas y medianas empresas por mes en Santa Fe. A nivel nacional fueron 10 mil.

En diálogo con El Ciudadano, Nire Roldán de la Concejalía Popular explicó que la situación se agravó en noviembre y diciembre y que enero será un mes difícil. “Hay un problema que es la no renegociación de los contratos de alquiler. Eso agudiza y marca en Rosario que muchísimos lugares ahora se ven vacíos. La gente que se va de un local no vuelve a alquilar en otro lado. Es un cambio significativo. Te cambiabas pero no cerrabas. Ahora eso no pasa. No hay recambio en los locales”, explicó. “Hay fuerte preocupación por no llegar a lo que pasó en 2001. El Estado nacional se olvida totalmente de los pequeños y medianos comercios. Los estados provincial y municipal deberían tener fuertes políticas comerciales para defender el no cierre de comercios porque cada uno que cierra son fuentes de trabajo que se pierden”, agregó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios