Espectáculos

Despedida

A los 33 años murió Floppy, asistente personal y amiga de Lizy Tagliani

Este lunes por la noche se conoció la noticia del fallecimiento de Floppy, quien acompañaba a la conductora y humorista desde hace años. Tal como había pasado con Tagliani, había dado positivo al test de coronavirus pero al parecer el deceso se produjo por una leucemia recientemente diagnosticada


Este lunes por la noche, las redes sociales se mostraron conmovidas una vez conocida la noticia de la muerte de Floppy, la asistente personal y amiga de la conductora y humorista Lizy Tagliani, quien falleció en la Clínica Suizo Argentina, donde se encontraba internada.

Muy querida por todos en el medio, y particularmente en Telefé donde trabajaba acompañando a Tagliani al mando del programa de entretenimientos El precio justo, compartía con la conductora su carisma y desparpajo, algo que la había llevado a estar frente a cámara en varias oportunidades.

Floppy, su asistente y mano derecha a la que ella definía como una hermana, tenía 33 años. Al igual que la conductora, había dado positivo de coronavirus y unos días después recibió el alta. Al parecer, su deceso está vinculado a complicaciones de salud como consecuencia de una leucemia recientemente diagnosticada.

La noticia la confirmó la Asociación Argentina de Actores a través de su cuenta oficial en Twitter: “Adiós a La Floppy. Nuestras sentidas condolencias a sus seres queridos, acompañándolos en este triste momento”.

La Floppy solía compartir en redes sociales los divertidos momentos que vivía junto a Tagliani. “Para mí es un orgullo trabajar con ella, estoy hace muchos años, y tuve el honor de poder acompañarla desde el primer día que le empezó a surgir todo esto de la fama. Y cada año que va pasando es mejor, tanto como amiga o como jefa, y es una persona increíble. Nunca conocí una mujer igual en mis 30 años de vida, es muy generosa en todo sentido y humilde”, había contado en una entrevista con el sitio Primicias Ya.

En esa misma charla, había narrado cómo era la rutina diaria que compartían: “Ella arranca a las seis de la mañana con la radio, luego yo la paso a buscar por ahí y nos venimos a Telefé, donde empezamos con el maquillaje, peinado, vestuario y todo lo que tiene que ver con el programa. Después siempre surgen notas, o grabar promos para el programa y más tarde preparse para el teatro. Pero todo el equipo que trabaja con Lizy es maravilloso”.

En las últimas horas, la conductora había dado señales que alguien muy querido por ella y de su entorno pasaba un complejo momento de salud. “Sólo les pido que pidan por una persona muy importante para mí que necesita mucha energía para salir adelante. Se los ruego.”

Comentarios