Ciudad, Edición Impresa, Ultimas

A levantar barreras

Se celebra hoy en todo el mundo por primera vez el Día de la Libertad de la Cultura. Desde las 14, en Mitre 343, habrá desde software hasta películas.


“La realidad es que falta discutir. Y que lo único que se plantea cuando se discute es cuánto más se va a extender los derechos que tienen las empresas y los autores para sus obras. Pero no nos empezamos a proponer como sociedad qué es lo que vamos a hacer con la producción cultural”. Desde ese planteo, hoy, en Rosario y en forma simultánea en ciudades del país y de buena parte del mundo se celebrará por primera vez el Día de la Libertad de la Cultura, que desde ahora se conmemorará el tercer sábado de mayo de cada año, tanto para promover y difundir la llamada “cultura libre” como para exigir a discográficas, editoriales y otras corporaciones que acepten “nuevas formas de producción y distribución de cultura” acordes con los tiempos actuales.

“La temática de este evento en particular es rendir una especie de tributo de las distintas comunidades de cultura libre al resto de la sociedad, ofreciéndole lo que desarrollan: música, películas, imágenes bandas en vivo, y software libre”, explica Sebastián Criado, miembro del Grupo de Usuarios de Software Libre de Rosario (Lugro), organización que junto a la Comunidad Mozilla de Argentina (que participa sobre el popular navegador de internet entre otros emprendimientos de factura libre y colaborativa) organizan el encuentro.

La obvia pregunta es de qué se trata la cultura “libre” y si forma parte de ella la llamada “cultura pirata” contra la que arremeten continuamente grandes corporaciones económicas. Pero no: no sólo están separadas, sino que una gruesa frontera las distancia. “La gran diferencia tiene que ver con la forma de realización y la forma de distribución. La utilización, por ejemplo, de licencias –como Creative Commons– para cualquier contenido: se trata de otro tipo de licencia que, a la par que reconoce al autor, permite su libre circulación”, remarca Criado. Y cuenta que por ello en la actividad de hoy, además de conferencias, habrá música, arte y literatura, todos “libres”.

Junto a Emanuel García, Julio Piugpinós y Mariano Street, que también organizan la actividad, Criado insiste, pero esta vez acusando: “Como sociedad estamos sosteniendo mecanismos de distribución de cultura anticuados, obsoletos, y sólo para mantener ciertas industrias funcionando”, dice. “Pongo como ejemplo claro y básico a las discográficas: su principal forma de distribuir música es a través de un mecanismo totalmente obsoleto como es el CD. Es un objeto en el que entran 12 temas, cuando hoy la tecnología permite almancenar 10 mil o 15 mil temas en un mp3. Entonces lo que tenemos que preguntarnos como sociedad es: ¿hasta cuando vamos a seguir sosteniendo que esa industria de distribución de cultura no se aggiorne?”, plantea.

Y concluye: “¿Por qué tenemos que seguir pagándole a María Kodama por lo que escribió Jorge Luis Borges?”.

Comentarios