Ciudad

El local tenía cuatro clausuras

A la fiesta de 15 faltó el catering y terminó mal

Los familiares de la agasajada ya estaban con los invitados cuando se enteraron de que el servicio prometido no estaría. Ante la certeza de estómagos vacíos, lo que se colmó fue la paciencia. Intervino la Policía y la GUM. La dueña del local terminó detenida. Hay varias denuncias en redes sociales.


Hubo un aviso y el móvil del Comando Radioeléctrico llegó a la zona de Presidente Perón (ex Godoy) al 6800 justo cuando un grupo de personas rodeaban a una mujer con evidente enojo e intenciones de agredirla. Consiguieron que el incidente no pasara a mayores, aunque algunos golpes hubo. Luego se supieron las razones: los ofuscados son familiares de una joven a la que le festejaban los 15 años, para lo cual habían contratado un salón de fiesta con servicio de catering incluido que no apareció, y por eso increpaban a la responsable del negocio, que además no estaba habilitado y contaba con cuatro clausuras. Las últimas tres, por no acatar la primera y reabrir.

Ante el llamado alertando sobre la presencia de enconados vecinos que rodeaban a una mujer en Presidente Perón al 6800, los policías intervinieron para separar y escucharon las razones de los primeros. Dijeron que habían contratado el salón ubicado en el lugar para un cumpleaños de 15. Que cuando ya estaban los invitados y esperaban a la agasajada, se enteraron de que el servicio de catering no había sido cubierto por la empresa.

En las redes escrachan a los presuntos estafadores.

Sin la comida ni bebida en el horizonte que, de acuerdo a los testimonios, estaba incluida en el servicio pagado, los familiares de la joven encararon a una mujer que se presentó como la esposa del dueño del local. La señora, Patricia M., de 46 años, no supo explicar el inconveniente y alimentó más el fastidio. Rodeada de insultos y puños amenazantes, la bronca no pasó a mayores por intervención de la fuerza de seguridad, aunque la increpada no la sacó gratis: terminó detenida porque el local ni siquiera estaba habilitado. El interior del salón también sufrió las consecuencias de quienes se supieron estafados: sillas, mesas y manteles sobre los que nunca iba a haber platos quedaron desparramados.

Integrantes de dos móviles de la Guardia Urbana Municipal convocados al lugar informaron que el salón sumaba ya cuatro clausuras porque, tras la primera, sus dueños reincidieron otras tres veces. En el caso interviene el juez de Flagrancia en turno, Rodrigo Santana. El funcionario ordenó enseguida la detención de Patricia. El salón quedó, por quinta vez, con la faja de “clausura” en su portón de ingreso. La seccional 32° de Policía hizo las actas por razones de jurisdicción.

Denunciados en las redes

La pareja que figura al frente del negocio, Patricia y Pablo S., son conocidos por sus manejos por, al menos, un grupo de Facebook, donde proliferan las denuncias en su contra por estafas en fiestas como la de este sábado, que no fue. En algunos posteos, incluso, se mencionan direcciones –con la aclaración de que se habían mudado– para convocar a un escrache junto con la foto de los dos.

 

Si te gustó esta nota, compartila