Edición Impresa, Sociedad

A la espera de más ideas

La Vidriera de Cordic ya tiene sede para la edición de este año, según confirmó su presidenta, Matilde Bassi, quien destacó que se ubicará en el microcentro para seguir ocupando edificios de la historia local.

Fotografía: Enrique Galetto

La Vidriera de Cordic ya tiene nuevo espacio para la edición 2011. Se trata del edificio de Corrientes 449 y se llevará a cabo del 8 de julio al 13 de agosto. Su presidenta, Matilde Bassi, confirmó la noticia a los medios locales acerca del inmueble de 1.500 metros cuadrados, escenario de la megamuestra de diseño más importante de la ciudad.

La cita a beneficio del Consejo de Recuperación del Incapacitado Cardíaco (Cordic) es un clásico en la ciudad. Cada edición miles de personas pasan por sus galerías y descubren nuevas ideas en decoración, arte y arquitectura. “El edificio es una construcción de principios de siglo que se levantó cerca de 1920 y que tiene muchos detalles que lo identifican con el estilo de aquella época”, comentó Bassi a medios locales.

Por otro lado, se prevé que las obras para acondicionar el espacio donde se desarrollará la muestra se inicien en el corto plazo, durante los últimos días de este mes. El edificio contará con una planta baja y un primer piso para la edición del vigésimo primer aniversario de la muestra.

Medio siglo de trabajo

Cordic dedica su actividad desde el año 1961 a colaborar con pacientes que sufren patologías cardíacas y que carecen de recursos.

Durante 50 años los integrantes de la institución, con el apoyo brindado por vastos sectores de la comunidad, inscribieron importantes logros en la historia de la salud de Rosario.

La realidad indica que las afecciones cardíacas se presentan en todas las edades, es por ello que la actividad de Cordic se incrementa día a día y cobra enorme sentido, siendo la única asociación que brinda asistencia a los enfermos cardiovasculares, ocupando un espacio fundamental dentro del tejido social al prestar innumerables servicios.

El objetivo es proveerlos de medicamentos comprados en farmacias por la institución, colaborando con el costo de intervenciones quirúrgicas, traslados a Buenos Aires para atenciones especiales a pacientes y familiares de los mismos, cateterismos, estudios de Holter, marcapasos, angioplastias, ecocardiogramas, subsidios mensuales a pacientes de escasos recursos, entre otras metas.

Cordic colabora también con jóvenes médicos cardiológicos, ayudándolos económicamente con sus becas de especialización.

Ediciones anteriores

La gran muestra ha pasado por todos los rincones de Rosario, entre ellos el shopping Alto Rosario, la esquina de Rioja e Italia, el viejo almacén La Buena Vista, el barrio de Pichincha, la antigua Maltería Safac y el museo Juan B. Castagnino, entre muchos otros espacios. “Nos interesa integrar distintos puntos de la arquitectura de Rosario en esta muestra que es visitada por miles de ciudadanos, para que, aparte de conocer ideas asombrosas, se encuentren con estos edificios cerrados, que los conozcan también”, sostuvo la creadora de la propuesta.

Comentarios