Policiales

Tribunales

A la cárcel seis años luego de balear a sangre fría

Se bajó de una moto y disparó contra un muchacho sin mediar palabra. A pesar de los dos tiros que recibió la víctima logró sobrevivir. Ahora deberá purgar 6 años en prisión por el intento de homicidio y una tenencia de arma


El juez José Luis Suárez estuvo al frente de este caso.

Andrés Díaz tiene 19 años y este martes se sentó junto a su defensora Romina Bedetti en una audiencia en la que aceptó su responsabilidad en una tentativa de homicidio. En noviembre, bajó de una moto Honda Tornado roja y blanca en una verdulería en la zona sur y disparó contra Orlando Nicolás Aguirre. Dos disparos impactaron en el tórax de la víctima, que se salvó de milagro. Cuando allanaron su casa encontraron un arma calibre 380 cargada y 77 cartuchos del mismo calibre. Recibió, en un juicio abreviado, 6 años de condena por los delitos de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, portación y tenencia de arma. Cuando le preguntaron si consentía dijo “si no queda otra”, a lo que el juez le explicó que le quedaba la posibilidad de un juicio oral y público donde podía salir absuelto o condenado a una pena mayor y le aclaró que el acuerdo era “un regalo” –el mínimo para el delito de tentativa de homicidio agravado por uso de arma son 5 años y 4 meses– por lo que el muchacho no dudó en asentir.

Afuera su mamá esperaba el final de la audiencia con su pequeño nietito en brazos. Antes de terminar la defensora pidió que se le permita a su pareja, de 17 años, visitarlo en el penal sin el acompañamiento de un mayor, pero ese pedido excede la facultad del juez que le aconsejó que inicie el trámite administrativo ante el Servicio Penitenciario.

Eran cerca de las 15.30 del 22 de noviembre de 2017. Andrés Díaz llegó a la verdulería ubicada en Manfredi y Mossi a bordo de una Honda Tornado y se bajó con un arma en la mano. Le disparó a la víctima en el tórax. Orlando Aguirre se reincorporó como pudo y avanzó unos metros pero Díaz le volvió a disparar en la misma zona. Se subió a su moto y se fue.

El ataque fue ante la mirada de varios testigos que describieron la secuencia y al agresor. Uno de ellos lo identificó como Andrés y dio datos de un amigo del atacante. También habló de la moto Tornado en la que llegó el agresor. A partir de ese dato la pesquisa entró a los perfiles públicos de Facebook del amigo, luego de la madre de Díaz y así llegó hasta el agresor. Identificaron la casa donde vivía, hicieron trabajo de inteligencia, sacaron fotos hasta que finalmente la allanaron en diciembre de 2017.

En la vivienda encontraron al acusado, la moto utilizada en el ataque y un arma calibre 380 con 6 cartuchos en el cargador y uno en la recámara. Además hallaron dos cajas de cartuchos 380: una con 50 proyectiles y la restante con 27.

El fiscal Luis Schiappa Pietra.

Díaz marchó preso y desde entonces se encuentra detenido. Un muchacho rubio, robusto y desinhibido interactuó con el juez en algunas fases de la audiencia. El fiscal Luis Schiappa Pietra contó que valoraron su edad y la falta de antecedentes para acordar una pena de 6 años de prisión por los delitos de tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego, portación de arma de uso civil y tenencia de arma de guerra.

Cuando le preguntaron si consentía dijo “si no queda otra”, a lo que el juez José Luis Suárez le explicó las posibilidades que tenía, ir a juicio oral y público con lo que ello implicaba y le aclaró que la condena que habían pactado era un regalo. Por lo que enseguida consintió el acuerdo al que llegó su defensora con el fiscal Schiappa Pietra.

Finalmente el juez Suárez homologó el acuerdo y condenó a Andrés Díaz a la pena de 6 años.  Antes de terminar la audiencia Bedetti solicitó autorización judicial para que la pareja de Díaz lo visite en la cárcel sin la necesidad de asistir con un adulto. La chica apenas tiene 17 años. El juez le explicó que ello es una facultad del Servicio Penitenciario y que está fijado por cuestiones de seguridad por lo que deberá presentar un pedido ante ese organismo y en todo caso hacer el recorrido hasta llegar al reclamo judicial.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios