Edición Impresa, El Hincha

Con apuro

A conseguir los refuerzos, el nuevo objetivo leproso tras la firma de Osella

Con la renovación de Osella definida, la dirigencia ahora se enfoca en traer los jugadores que pidió el técnico.


La renovación del vínculo de Diego Osella hasta junio de 2018 resolvió un tema que parecía estirarse demasiado y ahora la dirigencia junto al entrenador enfocarán la última semana del año en busca de terminar de conformar el plantel con el cual la Lepra afrontará el primer semestre de 2017, que en este caso es el final de un torneo donde el elenco rojinegro es escolta de Boca.

Sin mucho dinero para ir por los refuerzos, la prioridad de Osella pasaba por mantener el plantel. En ese sentido le pidió a Eduardo Bermúdez retener a Luis Advíncula y Fabricio Formiliano, cuyos préstamos vencen el 31 de este mes, además de convencer a Mauro Matos de quedarse.

Y por ahora los resultados de las negociaciones son dispares. Con Formiliano se llegó a un acuerdo para renovar el vínculo hasta junio. Ya hay acuerdo con el jugador y con Pablo Betancourt, representante y dueño del pase. Sólo resta que Danubio, poseedor de los derechos federativos envíe el TMS y la aprobación judicial que en este caso no debería ser un problema, ya que el costo de la operación no es trascendente.

Distinto es el caso de Luis Advíncula, que a pesar del intento de Bermúdez no se quedará en el Parque. Si bien el presidente leproso había conseguido que Burarspor de Turquía acepte un nuevo préstamo, el alto costo del mismo, sumado al contrato que pretendía el peruano, fueron dos escollos insalvables a la hora de plantearle al juez la aprobación.

En este caso, que Advíncula esté denunciado por el juez Fabián Bellizia junto a los ex directivos Ricobbelli y Morosano por un doble contrato, era un punto sin retorno y salvo una operación de bajo monto, resultaba imposible pensar en aprobación judicial.

Con Matos el tema es distinto. El delantero tiene contrato vigente hasta junio de 2017 y si bien Newell’s le debe el monto del préstamo a San Lorenzo, esa situación de atraso no es determinante.

De todas maneras, como el atacante jugó poco y nada por una tendinosis que lo tuvo a maltraer, algunos directivos consideraban sentarse a negociuar con Matos una salida y así “ahorrarse” algún dinero importante de contrato y préstamo.

Y el atacante no veía con malos ojos esa situación. Aquel accidente de tránsito que vivió en agosto dejó secuelas y junto a su familia analizaron regresar a Buenos Aires. Incluso hubo una despedida informal con algunos compañeros antes del partido ante San Martín, donde ingresó algunos minutos.

Pero su salida no es sencilla. Primero porque Osella quiere retenerlo, ya que con el retiro de Diego Mateo debió cambiar su idea de buscar un delantero para ir por un mediocampista. Y por otra parte, si Matos regresa ahora a San Lorenzo, el equipo de Aguirre se quedará sin uno de los dos cupos de refuerzos, y eso no le cierra al DT uruguayo.

Refuerzos que tienen nombres

A la hora de buscar los dos refuerzos permitidos, Osella por ahora definió ir por un volante mixto y un lateral derecho. Y en ambos casos, sabiendo que Newell’s no tiene mucho dinero para encarar la búsqueda, el DT considera que una ventaja sería traer a alguien que haya dirigido y conozca su idea de trabajo.

Por eso motivo, el mediocampista apuntado es Jacobo Mansilla, quien queda libre de Olimpo a fin de mes. Osella lo conoce por su paso en Bahía Blanca y no dudó en apuntarle el nombre a Bermúdez. Incluso el técnico ya habló con el jugador y no tuvo que hacer demasiado para convencerlo. Salvo que pase algo extraño, la próxima semana el zurdo de 29 años sería el primer refuerzo de Newell’s.

En cuanto al lateral, si bien el DT y la dirigencia le negaron a Franco Escobar la chance de irse a Atlanta United, de la MLS, porque iba a ser titular en 2017, el propio Osella considera que necesita un marcador de punta derecho ya que Escobar se siente más cómodo como zaguero.

En la lista de candidatos aparecen Renzo Sarabia y Maximiliano Caire, aunque en ninguno de los dos casos hubo gestiones formales.

“Hubo un sondeo de Newell’s, pero nada oficial. Si hay interés lo llevo caminando”, expresó Mario Rodríguez, representante de Saravia, que jugó poco este último semestre en Belgrano, aunque tiene contrato hasta junio de 2019.

En tanto Caire, con contrato hasta junio de 2017 en Vélez, aparece en la órbita de Osella ya que lo dirigió en su paso por Colón. Pero habrá que ver si en el Fortín tienen intenciones de largarlo, ya que en este torneo jugó en 13 de los 14 partidos.

¿Hay otro? Por estas horas Osella junto al cuerpo técnico buscaban alternativas, ya que la idea del entrenador es que antes de viajar a Mar del Plata, el domingo 8 de enero, estén los dos refuerzos. Este año el receso es corto y el entrenador quiere trabajar con el grupo completo desde el inicio.

Comentarios