El Hincha, Rosario Central

Copa Sudamericana

A Central le alcanzó con un empate para sacar pasaje a los octavos de final

Objetivo cumplido y más que nada merecido. El equipo de Cristian González logró anoche su gran objetivo: Central está entre los ocho mejores de la Copa Sudamericana. De esta manera, el Canalla consiguió así una de las metas que tenía para este primer semestre del año


Juan José García

Objetivo cumplido y más que nada merecido. El equipo de Cristian González logró anoche su gran objetivo: Central está entre los ocho mejores de la Copa Sudamericana. De esta manera, el Canalla consiguió así una de las metas que tenía para este primer semestre del año. Un equipo que ganó su grupo sin objeciones y venció al que en la previa era el gran candidato, San Lorenzo, al cual doblegó tanto de local como visitante. Goleó en un partido clave a los chilenos de Huachipato, fue el equipo más goleador, al que menos le convirtieron y el que mostró mejor juego que el resto de sus compañeros de grupo.

Una clasificación más que merecida la que logró Central. Un plantel integrado por mayoría de juveniles y con jugadores de experiencia que fueron claves a la hora de lograr el gran objetivo. El equipo del Kily comenzó las vacaciones con una sonrisa enorme. Y mientras esté de descanso observará que le deparará el azar en el sorteo que se llevará a cabo en los próximos días y que definirá contra qué equipo deberá jugar para seguir con la ilusión más allá de octavos.

El de anoche no fue un partido sencillo. Es que el rival, que no tenía nada para perder, se mostró como un equipo duro de roer. La experiencia de los paraguayos hizo que en los primeros minutos todo sea nerviosismo puro para Central. Tal es así que el Kily tuvo que mover de manera temprana el banco de relevos para sacar a un Damián Martínez que fue amonestado en los primeros minutos y que a pesar de eso siguió con muchos nervios. Más allá de esta particularidad y de la chance que tuvo Salinas para marcar el primero, con el correr de los minutos el Canalla emparejó el juego y todo se disputó en la mitad de la cancha. ¿Central? Un remate desde afuera del área de Ávila y una de Pupi Ferreyra que no pudo darle buena dirección al balón.

No fue un buen primer tiempo de Central. Es que lejos estuvo de la versión demoledora que se vio ante Huachipato. Una primera etapa donde la mayor novedad no estuvo en el Florencio Sola, sino en lo que ocurría en Chile con la victoria parcial de San Lorenzo.

En la parte final se vio una versión distinta del Canalla, que fue dueño de todo lo que pasaba dentro de la cancha y manejó el partido con la tranquilidad de que la victoria del Ciclón ya le aseguraba la clasificación independientemente de lo que hiciera ante los paraguayos.

Central logró lo que buscó desde el inicio de la competencia, la clasificación a la próxima instancia. El Kily consiguió tranquilidad y aseguró su continuidad. Parece irreal, pero el técnico estuvo a cuarenta y cinco minutos de que su ciclo concluyera en aquel partido con Banfield. Pero gracias a su sapiencia pudo revertir ese presente y su equipo terminó ganando el Clásico por goleada y que siga en el certamen internacional. Es un montón.

La previa del partido

Central buscará un triunfo ante 12 de Octubre de Paraguay que le permita asegurar el primer puesto de la zona A de la Copa Sudamericana. De esa manera, los auriazules podrán abrochar uno de los objetivos trazados para este primer semestre del año: acceder a los octavos de final de la competencia.

El partido copero, correspondiente a la última fecha de fase de grupos de Sudamericana, se jugará este miércoles desde las 21.30 y contará con el arbitraje del uruguayo Andrés Matonte. Tal como ocurrió la semana pasada, por cuestiones sanitarias y de logística previstas en el reglamento de la competencia, los de Arroyito harán las veces de local en el estadio Florencio Sola de Banfield.

Antes de que se juegue esta última fecha, Central es líder de la zona con 10 puntos y una diferencia de gol positiva de 7 tantos. Huachipato, único con chance de discutirle el primer lugar a los auriazules, es segundo con 8 unidades, pero con una diferencia de gol negativa de 3 tantos. El tercero del grupo es 12 de Octubre, que cuenta con 5 puntos y aspira a ser segundo para quedarse con los 120 dólares de premio para ese puesto. Cuarto, sin chances de pelear por nada, aparece San Lorenzo, con apenas 4 unidades.

Para avanzar a los octavos de final sin depender de lo que pase entre Huachipato y San Lorenzo, los otros dos participantes del grupo que jugarán en forma simultánea en Chile, los auriazules deben derrotar a los paraguayos. Pero además, si los chilenos no ganan, los canallas avanzarán de fase con cualquier resultado.

¿Hay otras variantes para la definición del primer lugar del grupo? Sí. Por ejemplo, en caso de que Central empate con 12 de Octubre, los chilenos necesitarán vencer al Ciclón por 10 goles de diferencia para ser primeros de la zona. ¿Y si el canalla pierde con los guaraníes? Podría clasificar igual, aunque para ello Huachipato no tendría que derrotar a los azulgranas.

En cuanto al compromiso entre Central y 12 de Octubre, el técnico canalla Cristian González utilizaría el mismo once inicial de los últimos dos partidos de Copa, en los que hubo triunfos ante San Lorenzo por 2 a 1, y frente a Huachipato por 5 a 0. De ser así, se convertiría en la primera vez que el Kily repita formación en 3 juegos consecutivos.

Los paraguayos, por su parte, vienen de jugar el último domingo por el torneo de primera división de su país. En el marco de la penúltima fecha, el equipo que dirige Pedro Sarabia derrotó 1 a 0 como visitante a Cerro Porteño, que preservó algunos jugadores poniendo el foco en el partido decisivo que jugará este miércoles por Copa Libertadores ante América de Cali. Con el triunfo, 12 de Octubre alcanzó el séptimo lugar de la tabla de un torneo que cuenta con 10 competidores.

Comentarios