Policiales

El más poderoso de la Comisión

A 60 años de la muerte de Lucky Luciano, el hacedor de la mafia moderna estadounidense

Considerado el padre del crimen organizado por fundar la Comisión en lugar de la Cosa Nostra, fue el primer jefe oficial de la moderna familia criminal Genovese y decisivo en el desarrollo del Sindicato nacional del crimen en Estados Unidos. Murió de causas poco claras un 26 de enero de 1962


Charles “Lucky” Luciano, uno de los mafiosos más notorios de la historia al que el Gobierno de Estados Unidos le conmutó su condena a 30 años por proxenetismo luego de que colaborara en la invasión aliada en Sicilia durante la Segunda Guerra Mundial, murió hace 60 años, el 26 de enero de 1962.

Con la venta de drogas, el juego ilegal, el chantaje, el robo y varios asesinatos, Luciano tuvo un rol preponderante en la mafia estadounidense durante la primera mitad del siglo XX, pues ordenó de modo certero esta actividad ilegal que pasó a llamarse “crimen organizado”.

Nacido el 24 de noviembre de 1897 en Lercara Friddi, una ciudad siciliana conocida por sus minas de azufre, Salvatore Lucania -tal era su verdadero nombre- llegó a ser el primer jefe oficial de la familia Genovese, una de las cinco familias que controlaban la actividad ilegal en Nueva York.

Sus padres emigraron a Nueva York en 1907, donde Luciano, de entonces 10 años, contrajo viruela, enfermedad que marcaría su cara para siempre.

Así, muy pronto este chico siciliano llamado Lucky (el afortunado) a raíz de su suerte para evadir arrestos y ganar a los dados, estuvo cerca de las organizaciones criminales en los barrios bajos neoyorquinos, asociándose con otros mafiosos como Meyer Lansky y Bugsy Siegel, representantes de la mafia judía.

Luciano era astuto y tenía sangre fría. Así fue escalando posiciones en las pandillas mafiosas, y en 1917 conspiró contra su jefe Frank Costello. En 1920 se incorporó a las filas de Joe Masseria, poniéndose al frente de los negocios ilícitos de la prostitución, la droga y el contrabando de licores.

Desde entonces su popularidad entre los mafiosos fue creciendo gradualmente y, en 1931, mandó a asesinar tanto a Masseria como a su rival, Salvatore Maranzano.

Ya en 1934 y a los 37 años era el “Capo di tutti i capi” (jefe de todos los jefes) en un consorcio nacional del crimen organizado, por lo que fue encarcelado por extorsión dos años más tarde. Por aquellos años, el fiscal Thoma E. Dewey logró que se lo condenara a por lo menos 30 años de prisión por proxenetismo. Así y todo, el gánster continuó manejando las riendas de la mafia desde su prisión.

Según algunos informes, Lucky organizó en 1942 el hundimiento del trasatlántico Normandie, con la intención de conseguir su traslado en prisión. Sin embargo, en 1943, ocurrió otro golpe de suerte en la vida de Luciano, cuando la inteligencia estadounidense decidió contratarlo para evitar sabotajes enemigos en los muelles de Nueva York y facilitar luego el desembarco aliado en Sicilia en 1943. De esta manera, Luciano movilizó en sólo dos meses a toda la mafia sicialiana, logrando su objetivo, por lo que fue expulsado de Estados Unidos, tras conmutársele la condena.

En 1947 participó en el hotel Nacional de La Habana, Cuba, de una histórica conferencia que reunió a los principales líderes de la mafia estadounidense y de la siciliana Cosa Nostra. Por aquellos años, Frank Sinatra le hizo llegar un millón de dólares, según confirmó la Agencia Federal de Investigaciones (FBI).

Uno de sus últimos trabajos que se le atribuyen fue dirigir el servicio secreto de la mafia para la campaña electoral de los liberales sicilianos, según un artículo del diario La Vanguardia, de Barcelona.

Luciano falleció a los 65 años de un ataque al corazón el 26 de enero de 1962, en momentos en que se entrevistaba en el bar del aeropuerto de Nápoles con un productor que deseaba llevar su vida al cine.

El otrora poderoso mafioso se llevó la mano al pecho y murió inmediatamente, fue lo describieron los testigos a los policías, como en las mejores películas de la mafia italoestadounidense.

Enseguida se pensó que había sido víctima de una “vendetta”, teniendo en cuenta su triste fama delictiva. Más tarde, los médicos napolitanos dijeron que habían hallado veneno en las vísceras de Luciano, según la crónica de dicho diario español.

“Cualquier cosa que haya hecho en mi vida, me sentí justificado a hacerlo”, dijo Luciano, entre otras frases que se le atribuyen como la conocida: “No existe dinero limpio o sucio: sólo dinero”.

Desafió a la tradicional Cosa Nostra
Arriba de izq. a der.: Lucky Luciano y Meyer Lansky. Abajo: Frank Costello y Bugsy Siegel

 

Para algunos, Lucky fue el primero en desafiar a la “vieja mafia”, creando el primer sindicato nacional del crimen en Estados Unidos. Para los más tradicionales, el “problema” de Luciano, era su poco respeto por las tradiciones de la mafia, como por ejemplo su vinculación con gánsteres de otras nacionalidades, que incluyó a los judíos Meyer Lansky y Bugsy Sieguel, que era totalmente inaceptable.

La Cosa Nostra contaba con 5 familias de Nueva York: Genovese, Gambino, Lucchese, Colombo y Bonanno. La familia más mediática y poderosa es la Genovese: Lucky Luciano, Vincent Gigante, Vito Genovese y Frank Costello han dirigido la familia a lo largo de un siglo, miles de conexiones, centenares de negocios y la única que ha mantenido muchos miembros en la calle. Uno de los últimos jefes conocidos es Liborio Bellomo, quien ingresó con 20 años en 1977; en 2008 entró en prisión y salió en 2016, en lo que se supone su regreso a la jefatura de la familia.

Volviendo a Luciano, él fue un estratega y también traidor implacable: pese a trabajar para Masseria, ordenó su muerte en un restaurante de Coney Island, asumiendo el control de la banda y se alió con el sucesor del fallecido Masseria, Salvatore Maranzano, quien convocó a las 5 Familias de Nueva York para garantizar la paz.

Maranzano se proclamó como nuevo “capo di tutti i capi”, lo que significaba que cada Don de familia habría de compartir los beneficios con él. Maranzano buscaba la forma de deshacerse de Luciano, pero éste anticipó la jugada y envió a 4 de sus propios hombres a eliminarlo.

Luciano fue jefe de los Genovese entre 1931 y 1946, pese a haber estado en prisión desde 1936. Lucky fue el creador del crimen organizado moderno. En 1931, sustituyó el título de “capo di tutti” por un poder consensuado bautizado “la Comisión”. Luciano lo hizo para evitar guerras entre pandillas y familias criminales las cuales eran frecuentes por la disputa de intereses y territorios.

Él logró que las 5 familias de Nueva York y la Mafia de Chicago (Chicago Outfit), llegaran a un entendimiento.

Fue el más poderoso miembro de la Comisión entre 1931 y 1946, y más tarde le heredó Frank Costello, quien a su vez fue reemplazado por Vito Genovese. Se desconoce el actual jefe de la Comisión. Hasta 2006 fue Joseph Massino, de la familia Bonanno.

Hoy en día el crimen organizado internacional es liderado por los italianos pero ya no por la siciliana Cosa Nostra. La ‘Ndrangheta, tiene su sede en Calabria, es menos conocida y más peligrosa, generando ingresos de 3.490 millones de euros al año.

Otra organización poderosa es la Mafyya, con unos 20.000 criminales turcos organizados. También la Camorra, una organización criminal mafiosa de la región de Campania y la ciudad italiana de Nápoles, donde murió Luciano.

Además, están el Cartel de Sinaloa o Cartel del Pacífico, de México. Y las Tríadas, mafia China con más de 150.000 integrantes.

Comentarios