El Hincha, Rosario Central

Aniversario

A 33 años del título de Central en cancha de Temperley con el equipazo de Don Ángel

Lo logró al empatar 1-1 con Temperley en la última fecha del campeonato. Y de yapa dejaba segundo a Newell’s. Así se convertía en el primer y único equipo en el mundo en salir campeón de la Primera B y Primera División en forma consecutiva


Un día como hoy, pero de 1987, Central tocaba el cielo con las manos. Aquella tarde gris, nublada, el Canalla veía el sol consiguiendo el título de la temporada 1986/87 al empatar 1-1 con Temperley en la última fecha del campeonato hace 33 años. Y de yapa dejaba segundo a Newell’s. Así se convertía en el primer y único equipo en el mundo en salir campeón de la Primera B y Primera División en forma consecutiva.

En esa temporada los equipos rosarinos coparon la parada y llegaron a la última fecha como máximos candidato al título. Central contaba con 48 puntos y Newell’s con 46, al igual que Independiente. Al Canalla le bastaba un empate en cancha de Temperley para dar la vuelta. La Lepra jugaba en el Parque ante el descendido Deportivo Italiano. Tenía que ganar y esperar una ayudita del Gasolero. Y el Rojo con Vélez en Avellaneda.

Con la ilusión a cuestas una multitud de hinchas canallas se hicieron presentes en el estadio de Temperley, incluso muchos se debieron hacer socios del Gasolero por un día para entrar a la cancha porque la popular visitante estaba completa. Aquellos que se quedaron en Rosario debieron sufrir a través de la radio. En esa época el fútbol no se veía en directo y la Spica era la compañera más fiel para escuchar los partidos.

Temperley se jugaba su permanencia en la primera categoría y el empate no le caía nada mal. Aunque más tarde no le sirvió para no descender (debió jugar un desempate con Platense y perdió).

La tarde venía tranquila. Era un partido parejo, sin muchas situaciones de gol. Lo más destacado era el ingreso obligatorio de Urruti por Gasparini, lesionado, a los 27 minutos del primer tiempo en la visita y a expulsión de Aguilar en el lcal. Hasta que a los 43, Ricardo Dabrowski, de cabeza, ponía en un mar de dudas a los hinchas de Central al convertir el 1-0 para Temperley. A esa altura Newell’s le ganaba cómodo a Italiano en el Parque Independencia.

Pero en el segundo tiempo, a los 17 minutos, el árbitro Carlos Espósito marcó un penal para el Canalla. Omar Palma, la gran figura del torneo, se hizo cargo de la ejecución y no falló. Pateó cruzado, engañando al arquero Puentedura que se fue para el otro lado provocando un estallido en la tribuna canalla.

Pasaron los minutos y el marcador no se alteró en el sur del conurbano bonaerense. De nada le sirvió a Newell’s golear 4-1 a Italiano. Por esos tiempos el triunfo valía dos puntos. Con el pitazo final de Espósito Central conseguía su cuarto título en la máxima categoría del fútbol argentino y dejaba una huella imborrable en el hincha auriazul.

Es el equipo de Don Ángel Tulio Zof

Pedro Marchetta fue el técnico que devolvió a Central a primera división en 1985. Pero para la temporada 1986/87 el entrenador fue Ángel Tulio Zof, el DT con más historia en el Canalla y que había logrado el título en el Nacional de 1980.

Si bien el equipo que formó Don Ángel hace 33 años no partía como aspirante principal al título, con el correr de las fechas se fue poniendo la pilcha de candidato.

Con Palma en su esplendor, fue el goleador del torneo con 20 tantos, Central se hizo camino al andar. Zof logró encajar en forma perfecta juventud y experiencia en esa temporada para terminar en lo más alto del torneo. Utilizó la base del equipo que había logrado el ascenso y pidió reforzar puestos puntuales.

Alejandro Lanari era el arquero. Llegó de Italiano y le sacó el puesto al uruguayo Jorge Fossati. La defensa casi siempre fue la misma. Un joven Hernán Díaz marcaba la punta derecha, Jorge Balbis y el Patón Bauza, que en esa temporada volvió al club que lo vio nacer, eran los marcadores centrales. Y por izquierda estaba Julio Pedernera.

En el medio Central jugaba con cuatro volantes. Mario Adelqui Cornaglia era el más sacrificado de todos. Dueño absoluto de los relevos. Por el carril derecho se desempeñaba Roberto Gasparini. El Pato fue pedido expresamente por Zof y respondió a las expectativas. El cordobés tenía panorama, era inteligente para jugar y se entendió a la perfección con Palma. Por izquierda jugaba Hugo Galloni. Un zurdo exquisito, con piernas muy flacas, pero con un ir y venir impresionante. Otro de los jóvenes que tuvo el plantel.

El cuarto hombre era Palma. El Negro jugaba más suelto, sin tener la responsabilidad de la marca. Y eso provocó su estallido como jugador. Fue la manija del equipo. Buena pegada, tenía gol, hacía jugar el equipo, pura dinámica.

La ofensiva de ese equipo era de dos delanteros. Los que más jugaron fueron Osvaldo Escudero y Fernando Lanzidei. El Pichi era pura explosión y desborde por derecha. Lanzidei estaba para empujarla y ser el pivot ideal para la llegada de los volantes.

Con menos minutos en cancha, pero tan importantes como los habituales titulares estaban José Di Leo, Ariel Cuffaro Russo, Marcelo Toscanelli, Juan José Urruti, Pedro Argota y Claudio Scalise, entre otros.

Palma y Escudero fueron los únicos en jugar todos los partidos del torneo (38). Y más atrás, con 37, quedaron Bauza y Pedernera.

El Negro también fue el goleador del equipo con 20 gritos. Lo siguieron: Gasparini con 9, Lanzidei 8 y Bauza 6.

Lanari, quien se recibió de médico durante su estadía en Rosario, resaltó lo importante que fue Zof en el armado del equipo.

“Era un equipo que tuvo la virtud de Don Ángel de formarlo y de tener el ojo para decir quién tenía que estar. Además recién constituido después del ascenso, muchos se fueron, hubo un recambio, Don Ángel lo arma y somos campeones. Hubo mucho de virtud de él y del destino”, destacó el arquero titular del elenco campeón del 86/87.

Cuenta la leyenda que el click del equipo se dio tras una dura derrota ante Boca en la Bombonera por la fecha 29. A pesar del resultado adverso (1-4), Zof convenció a sus dirigidos de ser campeones. Y el Viejo no se equivocó para nada. De ahí en más el Canalla no se fue más derrotado. En el sprint final logró seis triunfos y tres empates. Y así logró su último torneo de primera división hace 33 años. Después llegaron los títulos de la Conmebol en el 95, también con Zof como entrenador; y el más reciente en la Copa Argentina con Bauza como técnico, siendo el Patón la única persona en salir campeón como jugador y técnico en la historia de Central.

 

Comentarios