#8M

Marcha reprogramada

8M: “Queremos vivir en ciudades libres de violencia y así lo manifestamos en cada acción”

La referente feminista Lili Leyes expresó la solidaridad con los familiares de las víctimas de violencia y señaló que desde la asamblea Lesbotransfeminista acompañarán las medidas de fuerza de los gremios. Este lunes 11, a las 18, definirán una nueva fecha de movilización


La Asamblea Lesbotransfeminista pospuso el acto y la marcha por el 8M para solidarizarse con las familias de las víctimas de los hechos de violencia en Rosario en los últimos días y sumarse a la medida de fuerza de los sindicatos.

“Nos plantamos políticamente frente a la situación de violencia que vivimos esta semana. Queremos vivir en ciudades libres de violencia y así lo manifestamos en cada acción que llevamos adelante. Estamos hartas de esta situación y vamos a reprogramar la marcha porque no vamos a ceder las calles”, dijo la referente de Ate, Liliana Leyes, en LT8 y convocó a una asamblea general este lunes 11, a las 18, en La Toma para definir la fecha de reprogramación.

“Queremos que sea una marcha contundente y fuerte. Este viernes estamos parando. Continuamos con cada una de las actividades de las organizaciones pero nos sumamos al paro del servicio público de transporte porque acompañamos a los familiares de las víctimas y a las compañeras y compañeros de la ciudad. Estamos atravesando una situación muy trágica de violencia y responsabilizamos a los tres gobiernos, municipal, provincial y nacional. Vamos a volver a salir la semana próxima para decir que queremos una vida libre de violencia”, expresó Leyes.

En cuanto al impacto de las medidas económicas del gobierno nacional, señaló: “El ajuste y la inflación nos mata. La mayoría de las personas en los barrios comen una sola vez al día. Nuestros salarios están por debajo de la canasta familiar. Muere una mujer en el país cada 21 horas. Estas situaciones las venimos transitando desde hace años y nos llevaron a la ola grande y a marchas gigantes. Hoy creció el odio de parte de un gobierno nacional que cambió el nombre del salón de las mujeres por salón de próceres en una fecha tan simbólica como un 8 de marzo. No es casual, es un discurso de odio que viene dándose”.

Comentarios