El Hincha, Fútbol

INFORME. un trabajo a consciencia y programado

MLS en franco crecimiento

Durante 2016 fue la 6ª liga con mayor promedio de espectadores detrás de Alemania, Inglaterra, España, México y China.


La noticia se conoció hace unos días. La MLS de Estados Unidos es la sexta liga a nivel mundial que más espectadores por partido ha convocado durante este 2016. Detrás de la Bundesliga de Alemania, la Premier League de Inglaterra, la Liga Española, la liga de México y la liga de China, la Mejor League Soccer despierta mayor atracción entre su gente que el Calcio italiano, la Ligue 1 de Francia, la liga portuguesa o inclusive la argentina o brasileña en el continente americano.

Pero ahora, este dato que parecería impensado no hace mucho tiempo atrás, logró cristalizarse. ¿Cuáles fueron las claves de dicho crecimiento?.

Cuando sobre finales de 1993, y en cumplimiento de una promesa que había realizado Alan Rothenberg (pieza clave en todo el armado del fútbol en el país del norte) y la Federación de Fútbol de los Estados Unidos (USSF) a la Fifa de establecer una liga profesional de fútbol de “primer nivel” a cambio de la organización del Mundial de fútbol de 1994, se creó la MLS (Mejor League Soccer). Y no fueron pocos los que imaginaron que ese proyecto caería en saco roto al poco tiempo.

Un país en donde la tradición por el fútbol era casi nula, por no decir inexistente, despertaba incredulidad sobre el futuro de aquel naciente campeonato. El fútbol americano, el básquet, el béisbol o el hockey sobre hielo eran, y aún son, los principales polos de atracción en el público local y hacían imaginar que el siempre llamado “soccer” no lograría nunca dar el salto de un deporte de universidad a uno popular.

Pero los yanquis estaban dispuestos a demostrar que todas aquellas especulaciones no eran más que ello. Ideas propias de gente que hablaba desde afuera y sin saber las reales intenciones norteamericanas.

Paso a paso fueron construyendo un campeonato que durante este 2016 se ha transformado en la sexta liga a nivel mundial con mayor promedio de espectadores por partido. Sí: lo que hace poco más de dos décadas parecía una utopía, es una realidad. El público yanqui, con un importante número de seguidores de la colonia latina que habita suelo norteamericano, se encargó de derribar todo mito posible y también demostraron su pasión deportiva por la número cinco.

Un trabajo organizado, programado y a conciencia, llevó en veinte años a una liga novata a ser una de las más convocantes. Ampliación de cupos en equipos, expansión territorial, reglas claras, seguridad económica y principalmente respeto por el espectador (para estos dos últimos puntos la MLS realizó en 2007 un acuerdo con la Bundesliga alemana para intercambiar conocimientos sobre administración y construcción de estadios) fueron pilares fundamentales en esta transformación.

Incorporarse como franquicia a la MLS no es algo sencillo. El valor que en 2008 rondaba los 37 millones de dólares, hoy orilla los 185 millones y en el último año el incremento fue de un 18%. Pero tampoco es cuestión de abrir la billetera para tener un equipo. Hay ciertos pasos y pautas que cumplir. El New York City FC anunciado en mayo de 2013 recién vio competencia en 2015. En abril de 2014 se anunció una nueva franquicia en Atlanta, que recientemente contrató a Gerardo Martino como su entrenador, y que su debut lo hará el próximo año.

La incorporación de figuras mundiales, a priori pensadas en una estrategia de marketing más que futbolística, también fue algo pensado y premeditado. Captar la atención con grandes nombres e instalar en el mapa mundial para importantes jugadores a la MLS. Es cierto que la gran mayoría de esos nombres recurren al fútbol norteamericano como un paso final a su exitosa trayectoria, pero no deja de ser un plus de calidad que se le entrega al espectador y que hace crecer la competencia año tras año.

Así, luego que en 2007 llegara David Beckham a Los Ángeles Galaxy, siendo el primer jugador franquicia de la historia, fueron muchos más los que se animaron al “sueño americano”. Guillermo Barros Schelotto a Columbus Crew, Fredrik Ljungberg a Seattle Sounders FC, Juninho a Los Ángeles Galaxy además de Thierry Henry, Rafael Márquez a New York Red Bulls, Marco Di Vaio a Montreal, fueron algunos de los nombres que construyeron a ese crecimiento. Como así también permitieron un salto de calidad el mediocampista brasileño Kaká, el irlandés Robbie Keane, los ingleses Frank Lampard, Steven Gerrard y Ashley Cole, el marfileño Didier Drogba, el español David Villa o el italiano Andrea Pirlo.

También se apostó por entrenadores. Empezando desde el proyecto que desde 2011 encabeza en el seleccionado el alemán Jürgen Klinsmann.

Todo ello ha hecho de un combo que le permite en este 2016, a falta de la finalización de los playoffs que se están disputando pero que ya tienen entradas agotadas para las instancias de cuartos de final hasta la gran definición, a la MLS lograr por tercer año consecutivo un nuevo récord de asistencia en donde siete millones de aficionados en 330 partidos hicieron un promedio de asistencia de 21.692.

El crecimiento también se vio en la audiencia televisiva. En 2016 los partidos fueron transmitidos en 170 países y los estadounidenses vieron más partidos de la MLS que en los años anteriores.

Once equipos este año aumentaron su asistencia. Seattle Sounders lidera con un promedio de 42.636 aficionados por partido, recientemente lograron el récord de mayor asistencia de público en una jornada de fase regular con 283.807 espectadores.

La MLS avanza. Este 2016 fue la sexta liga en el mundo con mayor asistencia, pero sabiendo como trabajan y proyectan, no debería extrañar que si en veinte años transformaron un torneo casi inexistente en esta realidad, en el corto plazo no aparezca aún más arriba en ese listado anual.

EL DATO: 5. rosarinos participan esta temporada en la MLS. Los ex Newell’s Mauro Rosales y Maximiliano Urruti lo hacen en Dallas FC; el ex canalla Andrés Imperiale está en San José Earthquakes; Gastón Sauro actúa en Columbus Crew y el ex rojinegro Hernán Bernardello es el único de una franquicia canadiense: en Montreal Impact.

Comentarios