Edición Impresa, El Hincha, Fútbol, Newell's Old Boys, Rosario Central

clásico en el parque

En el pizarrón, el Canalla también hizo diferencia

La inclusión de Menosse, la concentración defensiva y el equilibrio, aciertos de Montero.


El partido de la táctica y la estrategia también fue para Central. En el pizarrón, Paolo Montero movió mejor las piezas y leyó mejor el partido. Y lo de la buena lectura vale tanto para el antes del Clásico como para el durante.

¿Los aciertos del uruguayo? Entre varios, se pueden señalar algunos que terminaron pesando más que otros a la hora de entender el triunfo. El primero, en el armado del equipo, con la apuesta por Hernán Menosse, quien cumplió por encima de las expectativas. El segundo, en la concentración defensiva que mostró el equipo, jugando el Clásico con dientes apretados en todos los sectores. El tercero, la capacidad de manejo de los tiempos del partido que tuvo el Canalla. El derby se jugó casi siempre al ritmo que impuso Central.

La inclusión de Hernán Menosse para utilizarlo en la inusual posición de lateral izquierdo generaba dudas en la previa. Sin embargo, y más allá de la inactividad que arrastraba, el uruguayo estuvo a la altura de las circunstancias. No sólo anuló a Amoroso. Además, mostró seguridad en cada intervención. El propio Montero, desde su óptica, calificó a Menosse como el jugador más importante del partido. Y si bien el elogio parece exagerado, no hay dudas de que el defensor cumplió a rajatablas con el pedido de su técnico.

En cuanto a lo funcional, Central mostró alta capacidad para presionar con inteligencia en campo propio. Y de elegir el momento apropiado para hacerlo en campo contrario. Así, por ejemplo, Colman generó una pérdida de Quignon en una salida, y llegó el gol de Pachi Carrizo.

Pero, además, y por primera vez en el ciclo que comanda Montero, el equipo mostró equilibrio. A la hora de recuperar, Musto nunca estuvo mal parado. El resto de los volantes retrocedió a ocupar sus espacios, y Central fue un equipo corto y combativo.

La efectiva presión que el Canalla propuso en campo propio sirvió para interrumpir el circuito futbolístico que habitualmente generan entre Quignon, Formica y Maxi Rodríguez. Así, salvo en el tramo final del encuentro, cuando quedó con un hombre menos, Central no le dejó espacios a Newell’s.

También puede apuntarse entre los aciertos el hecho de haber manejado con inteligencia los tiempos del partido. Algo que, lógicamente, pudo hacerse notorio después del gol de Carrizo. Central supo quitarle vértigo al trámite. Y en ese punto fue importante el aporte de Colman. Aunque a veces algo impreciso, el volante hizo pesar su experiencia y jerarquía.

A todos los factores señalados, hay que agregar uno más, la eficacia. Aunque este no tiene que ver con una orden táctica, el haber sacado máximo provecho de las primeras situaciones que se le presentaron, Central encontró la tranquilidad necesaria como para imponer su plan de juego.

 

En un final que tuvo de todo, Central se quedó con el duelo ante Newell’s en el Coloso

Comentarios