Edición Impresa, Política

“Ya no seremos damas de compañía ni cola de ratón”

El concejal Boasso expresa la avanzada de un radicalismo que quiere conducir una nueva alianza con el PS.

Por: Daniel Zecca

En medio de rumores que lo ubicaban como candidato a vicegobernador en una fórmula encabezada por el intendente santafesino Mario Barletta, con quien se sabe tuvo reuniones, el concejal Jorge Boasso reconoció en diálogo con El Ciudadano que está teniendo charlas con los sectores de la UCR a los que había enfrentado poco tiempo atrás, con la intención de armar un “radicalismo fuerte” y le apuntó a una posible candidatura a intendente para el 2011. Eso sí, con el radicalismo en primer plano y el socialismo acompañando. Con preferencias no excluyentes en el plano nacional por el senador Ernesto Sanz, Boasso piensa en un radicalismo que vuelva a darle un presidente al país,  después de “la penitencia de ocho años en el rincón” tras la gestión de De la Rúa, y con un Frente Progresista donde la UCR tenga otro rol: “Muchachos socialistas, ya no seremos damas de compañía. Eso de que ustedes encabezaron, mandaron, impusieron, eligieron vicegobernadora, se terminó. Basta, muchachos. Basta con que el dedo de un mandamás termine pergeñando listas” dijo Boasso emulando una supuesta charla con las autoridades del socialismo.

—¿Volvió al Frente Progresista?

—Ustedes saben, es una alianza que yo he criticado mucho. Con mis correligionarios hemos tenido visiones divergentes, pero yo lo vengo diciendo hace mucho tiempo. Dicen que Boasso es antifrentista. No, yo no soy antifrentista. Creo en los frentes pero el radicalismo no está para ser ni dama de compañía ni cola de ratón. Está para liderar una opción.

—¿Cómo está su relación con los sectores del radicalismo a los que se enfrentó en las internas hace poco tiempo?

—En este momento hay todo un proceso de unidad, de abuenamiento en todos los sectores, entre radicales que legítimamente tuvimos posiciones divergentes. Si vos querés saber si en este momento tenemos las mismas diferencias del pasado, te diría que se han limado muchísimas.

—¿Hay sectores que pueden quedar afuera?

—La idea es que el partido contenga a todos. Nos debemos abuenar todos. Para abordar una provincia, la ciudad de Rosario se necesita mucho intelecto y muchos brazos, mucho trabajo. Mucha pluma y mucho martillo

—¿El sector de Daniela León?

—Si me estás preguntando si yo vetaría a alguien, no. Si me estás preguntando si me agradaría que estén todos, sí. No tengo ninguna animadversión con nadie, aun con aquellos con los que me he enfrentado. “Pasado el tiempo de luto y llanto”, como dice el Código Civil, hay que recomponer la estructura.

—Parece que el gran referente radical de Santa Fe, Mario Barletta, lo está buscando para sumar votos en el sur de la provincia.

 —En estos momentos nos estamos buscando entre todos y luego se decidirá entre todos quiénes son los candidatos para conducir esta opción radical. Por supuesto que hay figuras que por su propio peso emergen de la realidad. Barletta es una persona que está muy capacitada para liderar una candidatura a gobernador de la provincia de Santa Fe. Es muy poco probable que alguien pueda discutirle por el propio peso de los méritos la candidatura de Barletta. Y estimamos que así tiene que ocurrir en todos los distritos. Va a haber candidaturas que van a surgir por el propio peso de los méritos que hicieron los dirigentes en cada una de esas comarcas. Méritos por los votos que supieron conseguir, y por los que puedan conseguir.

—En las charlas que está teniendo con los distintos sectores del radicalismo, ¿se habla de candidaturas?

  —No hablamos de candidaturas. Tampoco estoy diciendo que voy a ser candidato. Sí estoy trabajando para construir una opción en Rosario. Nosotros apuntamos a la Intendencia de Rosario.

 —¿Hay chances para el radicalismo en la ciudad?

  —Cada día hay más chances. La gestión socialista está haciendo agua desde hace un tiempo y los que decían que no hacía agua se están dando cuenta de que yo tenía razón. Hay una depreciación de la gestión que lo están marcando los encuestadores contratados por el mismo socialismo. Por supuesto que nosotros no nos basamos solamente en el deterioro de la gestión. Nosotros queremos darle otra impronta a la ciudad, rescatando todo lo bueno que han hecho las otras administraciones. No estamos en la vieja cultura donde cuando accedía alguien al poder tiraba todo abajo. Se rescatará lo positivo de las gestiones anteriores.

—¿Con quién se imagina compitiendo?

—En esta oportunidad, si quiere venir Messi competimos con Messi. Se barajan muchos nombres, pero el socialismo es un regimiento. Según lo dispuesto por los generales y los coroneles. Todo se decide en un cuartel.

—Y en la provincia se dice que podría presentarse Rubén Giustiniani o el mismo Miguel Lifschitz.

—Se presente quien se presente, gana el radicalismo. El socialismo no tiene nada más que Rosario.

—¿Qué lo lleva a pensar eso con tanta seguridad?

—Que empiezan a aparecer figuras. El ingeniero Barletta es una figura que está demostrando que sabe gobernar, que supo conseguir votos y la confianza y la fe pública. Hay que hacer lugar a aquellos que supieron lograr la confianza de la gente a través del voto, y así en todas aquellas intendencias que ocupan radicales que están haciendo una buena gestión. Por lo tanto creo que el radicalismo es una muy buena opción para el 2011. Tenemos planes de gobierno. Hay proyectos, hay ideas, y creo que dentro del Frente es momento de que el socialismo por el deterioro y el desgaste de las gestiones acompañe al radicalismo de la misma manera en que el radicalismo acompañó hasta hoy a la administración socialista. Un paso no atrás sino al costado, para convertirse en acompañantes de una opción que tienen que liderar radicales.

Comentarios