Edición Impresa, Política

“Un proyecto de todos”

El socialismo busca darle racionalidad al debate sobre el aumento de las jubilaciones al 82%. Para la diputada Ciciliani “hay que debatir con responsabilidad” y trabar un acuerdo entre oficialismo y oposición.

El Partido Socialista busca ponerle racionalidad a la discusión acerca del aumento de las jubilaciones al 82 por ciento del salario mínimo, en medio de la puja entre el oficialismo y la oposición respecto de dónde provendrán los fondos para financiar la medida. La diputada nacional del PS Alicia Ciciliani aseguró que “el aumento de las jubilaciones debe ser un proyecto de todos, no sólo de la oposición”, un modo de evitar el anunciado veto de la presidenta Cristina Fernández.

La oposición avanzó tanto en Diputados como en la Cámara alta en la firma de dictámenes de comisiones para tratar –luego del receso legislativo– los proyectos para llevar los haberes jubilatorios al 82 por ciento del salario mínimo, vital y móvil.

 

De prosperar esa medida, las jubilaciones mínimas ascenderían de los actuales 895 pesos a unos 1.230 mensuales, monto que ningún pasivo despreciaría.

 

En la actualidad existen 3.772.870 jubilados y pensionados con haberes mínimos de 895 mensuales y otros 367.369 con haberes entre el mínimo y mil pesos mensuales, según los datos suministrados por el senador socialista Rubén Giustiniani, autor de unas de las iniciativas en el Cámara baja nacional. El costo adicional de aumentar el haber mínimo a 1.230 pesos (es decir, el 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil, que asciende a 1.500 pesos) se estima en 17.932 millones anuales brutos, indicó el legislador.

 

Las estimaciones acerca de cuánto dinero insumiría adoptar esa medida –que tanto oficialismo como oposición coinciden en considerar justa– varía de acuerdo a quién haga la cuenta.

 El gobierno asegura que serían necesario no menos de 30 mil millones anuales, aliados al kirchnerismo bajan el número a entre 22 y 25 mil millones (eso dice el Encuentro por la Equidad de Martín Sabbatella, por ejemplo), mientras que la Coalición Cívica de Elisa Carrió sostiene que sólo se trata de 9.500 millones anuales. Giustiniani, se dijo más arriba, evalúa que serían necesarios casi 18 mil millones de pesos.

 

El dato nuevo que aportó ayer la diputada socialista Ciciliani no es económico sino político: no se trata de enfrentarse con el gobierno para hacerle pagar el costo político de un veto al aumento de las jubilaciones, sino de incorporar a los legisladores del Frente para la Victoria con el objetivo de obtener una ley acordada, que no sea rechazada por el Ejecutivo. Menuda tarea, claro está.

 “Confiamos en que podamos debatir con responsabilidad junto al Frente para la Victoria, para acordar de dónde saldrán los fondos para el aumento de las jubilaciones”, indicó la legisladora santafesina durante una charla que dio en Capitán Bermúdez.

 

“Queremos consensuar un único proyecto entre la oposición y el oficialismo, porque sería muy importante acordar un dictamen único por mayoría para entrar al recinto con el respaldo de todas las fuerzas políticas”, se esperanzó la ex viceministra de Trabajo de la provincia.

 Antes de subirse al avión que la trajo ayer desde su visita oficial a China, la presidenta Cristina Fernández aseguró que “no hay otro gobierno en la Argentina que haya tenido una política en materia de jubilaciones y pensiones, como nuestro gobierno”, ya que “en el año 2003 solamente el 5 por ciento del PBI se destinaba al sistema jubilatorio” mientras que “hoy se destina al sistema el 10,6 por ciento del PBI”. También opinó que la oposición buscaba desfinanciar al Estado con sus proyectos de aumento de los haberes.

 

Ciciliani consideró sobre la ley: “No puede ser una lucha entre oficialismo y oposición para ver quién gana. Debemos encontrarle entre todos una respuesta al problema de los jubilados, y nada más”.

 

Sobre cómo podría el Estado afrontar el incremento, Ciciliani indicó que el proyecto que impulsa el socialismo estima un flujo de fondos de alrededor de 30 mil millones de pesos anuales y explicó: “Para abonar este pago en lo que resta del año, o sea a partir de septiembre, podría cubrirse con los excedentes de recaudación que no estaban contemplados en el presupuesto 2010”.

 “Respecto al año que viene –continuó la diputada– en las próximas semanas comenzaremos a debatir el presupuesto 2011, y allí queremos colaborar con el Poder Ejecutivo para hacer el corrimiento de partidas necesario para financiar las jubilaciones como una prioridad”.

Comentarios