Edición Impresa, Política

“Si no supieron gobernar, al menos dejen gobernar ahora”

Cristina repelió la embestida opositora al recordar que, estando en el poder, “rifaron” las reservas.

“Dejen gobernar”. Cristina recordó que sus antecesores se endeudaron y ella paga.
“Dejen gobernar”. Cristina recordó que sus antecesores se endeudaron y ella paga.

“Muy humildemente, sin ningún tipo de aprehensión ni de rencor les pido que si no supieron gobernar por lo menos nos dejen gobernar ahora y no sigan poniendo palos en la rueda”, dijo la presidenta Cristina Fernández en un acto que tuvo lugar en la localidad de Avellaneda. La mandataria defendió ayer el decreto que crea el Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad, y pidió a la oposición que “no siga poniendo palos en la rueda”, ya que esta medida permitirá al país saldar deuda sin tener que “pedir prestado a tasas del 14 ó 15 por ciento”.

Cristina marcó que las reservas se constituyeron con “plata que hemos juntado los argentinos” y explicó que lo que hará el gobierno es “tomar una parte para garantizar la deuda”.

“Es mucho mejor utilizar reservas que pedir prestado a tasas del 14 ó el 15 por ciento, cuando por las reservas apenas nos pagan el 0,5 o el 1 por ciento”, dijo la jefa del Estado en defensa de la medida que crea un Fondo para el pago de los vencimientos de la deuda durante 2010.

Explicó que esta medida impide también que “obtengan pingües ganancias los que especulan en los mercados financieros” y aseguró: “Esta decisión fue elogiada hasta por gente que normalmente no nos elogia sino que nos critica, pero que tiene sentido económico y técnico de las cosas”.

Recordó que cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia en 2003 “había apenas 8.000 millones de dólares” de reservas en el Banco Central, contra los 48.000 millones que existen hoy, y se sorprendió de que “los mismos que durante sus gobiernos rifaron las reservas del país dejándolo al borde de la disolución nacional, hoy se han erigido en defensores de las reservas”.

“Tuvieron la oportunidad de ser gobierno dos veces en estos años de la democracia y nos fue muy mal a los argentinos. Y la verdad que cuando uno escucha algunos análisis y comentarios, y cuando ve algunas conductas dice «pucha, puede ser que no les caiga simpática yo, que no les guste el gobierno, pero que no les importe el país, eso realmente me duele»”, dijo la presidenta.

“Paradojas o curiosidades de ciertos argentinos que nunca dejan de sorprendernos”, resumió.

Al finalizar el acto, en charla con la prensa, Cristina reconoció que le hubiera gustado no tener que emitir un decreto para pedir la renuncia del repuesto ex titular del Banco Central, Martín Redrado, pero explicó: “Era una obligación”.

“Me hubiera gustado no tener que hacerlo, pero era una obligación, ya no por el Fondo del Bicentenario, sino porque también se estaba impidiendo que sesionara el directorio” de la máxima entidad financiera de la Argentina.

Según dijo, la decisión se tomó cuando el gobierno vio cómo “se frustraban las convocatorias al directorio, porque ya no era un problema de si se creaba o no el Fondo sino que el Banco Central funcione de acuerdo a su carta orgánica y que sea el directorio el que decida, como marca la ley, las políticas de ejecución”.

Recordó que el Banco Central “no es una institución unipersonal, sino un cuerpo colegiado presidido por uno de los directores, designado por el Poder Ejecutivo”.

Con todo, la presidenta también se refirió a los números con los que cerró el año, al afirmar que en 2009, “pese a ser el peor año en la historia económica mundial, Argentina cerró su superávit comercial con 16.600 millones de dólares”.

“Acá estamos, administrando, trabajando, gestionando con políticas nacionales y populares. Tal vez cueste entenderse porque les han lavado tanto la cabeza a muchos con las doctrinas traídas de afuera, del Consenso de Washington, que hasta ni de malos lo hacen, sino que simplemente porque creen saberlo todo pero nunca entienden nada”, concluyó la presidenta.

Comentarios