Edición Impresa, Política

“Si no llueve lo suficiente se afectarán rindes de cultivos”

El secretario de Agricultura de Santa Fe, Carlos Sartor, dijo que la sequía preocupa a toda la provincia.

La falta de lluvias afecta, en menor o mayor medida, a todas las regiones agropecuarias de la provincia de Santa Fe. Algunos departamentos del norte dedicados a la producción ganadera sufren la falta de aprovisionamiento de agua para sus animales, mientras que los productores del centro-sur provincial ruegan al cielo que lleguen las precipitaciones abundantes para los cultivos implantados, como soja y maíz, afectados por golpes de calor justo cuando están en pleno proceso de floración. “La situación es preocupante, y en caso de no llover lo suficiente en el transcurso de la semana podría agravarse y afectar los rendimientos de esos cultivos”, indicó el secretario de Agricultura de la provincia, Carlos Sartor.

El funcionario recordó, en diálogo con este diario, que la semana pasada la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria conformada por funcionarios del área y dirigentes de las entidades ruralistas elevó un pedido al gobernador Hermes Binner para que declare zona de desastre a cinco distritos del departamento 9 de Julio por la sequía que afecta a esa región, donde el fenómeno meteorológico conocido como La Niña se hace sentir.

“También en el norte el panorama se ve complicado en los departamentos San Cristóbal y Vera, dedicados a la producción ganadera. Esa zona nunca se recuperó de la gran sequía de 2008 y 2009. Las represas están secas porque nunca llovió lo suficiente”, sostuvo Sartor, para luego comentar que la Comisión de Emergencia mantendrá mañana una nueva reunión en la Bolsa de Comercio de Rosario para seguir evaluando la situación.

En el centro-sur de la provincia ha llovido en algunas regiones, pero no lo suficiente. En otras continúan a la espera de que caiga agua del cielo para revertir la crítica situación que afecta a la soja y, más aun, al maíz. “La soja y el maíz de primera están en plena floración y si no llueve lo suficiente se corre el riesgo de que se vean afectados los rindes. En cuanto a la soja de segunda (o sobre trigo), los productores esperan las lluvias para poder terminar de sembrarla, ya que los perfiles de los suelos carecen de la humedad necesaria”, indicó Sartor. 

Los indicadores de producción granaria, privados y oficiales, anticipan para el año en curso más tierra sembrada, altos rindes y cosechas récord, aunque todo dependerá de los niveles de lluvia. “Desde la Comisión de Emergencia se le ha pedido al Ministerio de Agricultura de la Nación que a partir de los informes que ellos manejan se declaren prórrogas impositivas para productores afectados por la sequía, como también se flexibilicen obligaciones financieras con la banca oficial”, dijo el funcionario provincial.        

El Ministerio de Agricultura de la Nación y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) llevan adelante un monitoreo en las diversas regiones del país con el objetivo de tener información sobre las reservas hídricas que existen y para tener una evaluación del desarrollo de los cultivos, en especial del maíz.

El área más afectada por la sequía “es la zona núcleo de la región pampeana, por lo que se espera la evolución de las lluvias pronosticadas para esta semana, de manera de tener una evaluación más adecuada del desarrollo de los cultivos, principalmente de maíz”, según un comunicado de la cartera agropecuaria que conduce Julián Domínguez.

A diferencia del año pasado, la misma zona fue beneficiada por la corriente conocida como El Niño, que trajo lluvias suficientes y permitió a los suelos conservar buenos niveles de reservas hídricas, como quedó demostrado en los óptimos rindes, tanto de la soja como la reciente cosecha de trigo, con un promedio nacional de 31 quintales por hectárea.

Comentarios