Edición Impresa, Política, Últimas

“Orgullosa de ser Saadi”

La gobernadora electa de Catamarca, Lucía Corpacci, dijo que Ramón Saadi “no es el demonio” y que el caso María Soledad “no fue como lo mostraron los medios”. Masivo repudio de la dirigencia política.

Un masivo repudio fue el reflejo instantáneo a los dichos de la gobernadora electa de la provincia de Catamarca, Lucía Corpacci, quien en declaraciones radiales defendió al gobierno de Ramón Saadi, símbolo de la corrupción catamarqueña, y dijo que el asesinato de María Soledad Morales había sido magnificado por los medios de comunicación. La hermana Martha Pelloni expresó que “fue impactante escuchar lo que dijo”; Ada Morales, madre de María Soledad, manifestó que sin la cobertura periodística de los medios el crimen “hubiera quedado quizás en la impunidad”.

Corpacci es prima hermana del ex gobernador Saadi, quien en 1990 estaba al mando de la provincia cuando el asesinato de María Soledad destapó la trama de corrupción y tráfico de influencias de la clase política y los hijos del poder que provocó, en su momento, la intervención de la provincia por parte del Ejecutivo nacional. Sin embargo Corpacci, en declaraciones a radio Mitre, indicó que Saadi “no es el demonio”.

“Ser Saadi en Catamarca no es símbolo de mala palabra. Todos somos trabajadores. Ramón cumplió un ciclo y yo nunca participé de su partido. Yo me siento muy orgulllosa de ser Saadi”, dijo la dirigente kirchnerista. Además, Corpacci minimizó la dimensión de la implicancia política del asesinato de María Soledad Morales y culpó a los medios por magnificar el hecho: “Por el escándalo de María Soledad, tiene una mala imagen. Mediáticamente el caso no fue como lo demostraron los medios”.

La hermana Pelloni, quien fue una de las principales impulsoras de las marchas de silencio tras el crimen ocurrido en septiembre de 1990, se mostró “preocupada” de que ese vínculo lleve a un “crecimiento de la corrupción en la provincia”.

“Fue un impacto ver en la primera foto del nuevo gobierno de Catamarca a Ramón Saadi. Yo dije: «Dios mío»”, se lamentó la religiosa al salir al cruce de las declaraciones de la gobernadora electa. Pelloni rechazó las críticas de Corpacci sobre cómo actuaron los medios al difundir en su momento el caso Morales: “Fue impactante escuchar lo que dijo. Justamente la parte política del gobierno de los Saadi es la que tuvo que tapar (el asesinato). Estaban todos enroscados con sus hijos, los familiares, la Policía y la misma justicia”.

En tanto Ada Morales, en declaraciones a Radio Dos, señaló: “Si no hubiera sido por los medios (de comunicación) de Catamarca y los que llegaron a nuestra provincia, esto hubiera sido distinto, hubiera quedado quizás en la impunidad”. Además, destacó: “No tenemos odios, ni rencores, pero hoy brotó el resentimiento”. En cuanto a la defensa del ex gobernador catamarqueño que esgrimió Corpacci, manifestó: “Lo de Ramón Saadi, sin palabras”.

Por otra parte, las legisladoras Patricia Bullrich y Victoria Donda también hicieron oír sus críticas y se mostraron disconformes con los dichos de Corpacci. Donda, quien preside la comisión de Derechos Humanos y Garantías de la Diputados de la Nación, expresó al sitio web parlamentario.com: “Es doloroso lo que hemos escuchado de boca de la reciente gobernadora electa de Catamarca. Es una mancha para la democracia la impunidad con la que se manejó el poder de esa provincia en la década del 90 alrededor del caso de María Soledad”.

Donda le reprochó al gobierno nacional que “a pesar de vivir hablando de los derechos humanos, no se puso colorado a la hora de poner en sus listas catamarqueñas a referentes del saadismo, quienes en los noventa los vulneraron permanentemente”. “Esta situación es una falta de respeto tanto para la familia de María Soledad y el pueblo de Catamarca, como para todos los argentinos y argentinas”, concluyó la diputada.

Por último, Bullrich pidió “la pronta rectificación de los dichos que hiciera públicos la gobernadora electa de Catamarca”. “Las palabras vertidas por una autoridad elegida democráticamente en el territorio de una provincia argentina merecen el más enérgico repudio y resultan inaceptables para los ciudadanos argentinos que defienden la plena vigencia de los derechos humanos y civiles en nuestro país”.

Comentarios