Edición Impresa, Política

“Merece ser discutido y tratado en el Congreso”

Cristina admitió que se discuta el pago de deuda con reservas. Reclamó “responsabilidad” a la oposición

Contando los porotos. Cristina se reunió con ministros y jefes K del Congreso.
Contando los porotos. Cristina se reunió con ministros y jefes K del Congreso.

Tras la remoción de Martín Redrado del Banco Central, la presidenta Cristina Kirchner volvió a defender ayer el Fondo del Bicentenario, aunque admitió, por primera vez, que su creación “merece ser discutida y tratada en el Congreso”. En una conferencia de prensa en la Casa Rosada, la mandataria no ofreció precisiones sobre posibles modificaciones en la iniciativa original para girar partidas a las provincias y ratificó, en cambio, que “está muy clara su intencionalidad, que es pagar las obligaciones de vencimiento externas”.

Sin embargo, al trazar un paralelo con el decreto de necesidad y urgencia de desplazamiento de Redrado, Cristina señaló que el Fondo “sí merece ser discutido y en todo caso tratarlo en el Congreso”.

“La oposición es previsible, es siempre «no». Pero el mundo económico reaccionó muy bien y el Merval batió récords. Es una medida muy lógica: si usted explica que tiene dinero inmovilizado en el exterior y le pagan sólo 0,5 por ciento y tiene que pedir dinero, yo no creo que haya que ser economista ni presidente para ver la oportunidad que se le presenta al país”, defendió.

Poco antes, en un acto en la Casa Rosada, la presidenta castigó duro a la oposición, a la que acusó de “poner palos en la rueda para que le vaya mal al país”, al tiempo que advirtió sobre la existencia de “una suerte de operativo desánimo del sector mediático”. Y pidió “responsabilidad” a la oposición y “pensar un poco menos en el partido político y un poco más en la Argentina”.

La mandataria cuestionó además la última recomendación del Fondo Monetario que propuso ante las caídas de las economías de España y Grecia reducir salarios, “tal como se escuchó hace unos años en Argentina”. Y recordó la ley de Déficit Cero, que disponía que antes de pagar “cualquiera de las obligaciones para con el pueblo, lo primero que había que pagar era la deuda externa”.

En ese marco, Cristina también aseguró que “sigue perfectamente bien” el canje de deuda para los holdouts. “Vamos a esperar que la cuestión la resuelva” la SEC, el organismo de los Estados Unidos que controla este tipo de operaciones.

Con todo, frente al anuncio de la discusión del Fondo del Bicentenario en el Congreso, el gobierno sumó en las últimas horas el apoyo de los gobernadores no peronistas de Tierra del Fuego, la arista Fabiana Ríos, y de Corrientes y Río Negro, los radicales Arturo Colombi y Miguel Saiz, con lo que ya encolumnó a casi una veintena de mandatarios provinciales para la pulseada que se dará en marzo.

Según las cuentas de la Casa Rosada, 19 gobernadores comprometerán su apoyo y presionarán a sus legisladores. En el arranque, Néstor Kirchner habló con el bonaerense Daniel Scioli y chaqueño Jorge Capitanich. En los días siguientes se sumaron los justicialistas José Gioja (San Juan), Daniel Peralta (Santa Cruz), Celso Jaque (Mendoza), Oscar Jorge (La Pampa), José Alperovich (Tucumán), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Walter Barrionuevo (Jujuy), Luis Beder Herrera (La Rioja), y el radical K Maurice Closs (Misiones). También habría convencido el ex presidente a los peronistas críticos Juan Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba), a los radicales Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) y al popular neuquino Jorge Sapag.

El Acuerdo Cívico también tuvo su temporal propio
La remoción de Martín Redrado del Banco Central y la creación del Fondo del Bicentenario provocaron ayer un nuevo sismo en el Acuerdo Cívico y Social, luego de que las posturas del vicepresidente Julio Cobos y el gobernador socialista de Santa Fe Hermes Binner y su par de Tierra del Fuego, la arista Fabiana Ríos, despertaran reproches públicos de la UCR y de la jefa de la Coalición Cívica Elisa Carrió. El desaguisado es porque Cobos avaló la remoción en el Banco Central, y Binner y Ríos respaldaron la implementación del Fondo.

La decisión del vicepresidente cayó muy mal en la UCR. “Es la opinión de Cobos, no la del partido. El dictamen debiera haber sido otro”, enfatizó ayer el senador Gerardo Morales, ex titular del partido. El jujeño se quejó porque el vice “no tomó la sugerencia” del radicalismo, y resaltó que la UCR “no está de acuerdo” con el dictamen emitido por el mendocino el martes, contra Redrado.

Carrió aprovechó para volver a la carga contra Cobos. “Yo tenía razón: siempre fue parte del gobierno, este voto lo desnuda”, disparó.

En tanto, por su apoyo al Fondo del Bicentenario, la diputada también apuntó duro contra Binner, a quien acusó de “hacer un acuerdo” con la presidenta Cristina Fernández, y en ese marco atacó también a la rosarina Ríos, gobernadora fueguina del ARI. “Hace mucho que funciona con el kirchnerismo”, dijo.

Comentarios