Edición Impresa, Política

“Me parece riesgosa la idea de juntar toda la oposición”

Pablo Javkin, del ARI, negó fractura en el Acuerdo Cívico y llamó a no repetir la historia de la Alianza.

El diputado provincial Pablo Javkin, uno de los principales referentes de Elisa Carrió en Santa Fe, negó que la decisión de Lilita de alejarse de la UCR, el socialismo y el GEN vaya a producir una fractura en el Acuerdo Cívico y Social. “Es una carta enviada a algunos dirigentes de la UCR, que son con los que sostenemos un vínculo político más estrecho”, minimizó Javkin. Pero advirtió: “El Acuerdo Cívico estaría en riesgo si no se discuten algunas cuestiones fundamentales para no repetir lo que fue el proceso de la Alianza (entre la UCR y el Frepaso)”. Javkin señaló que es “riesgoso” volver a la antinomia peronismo versus antiperonismo y acusó al gobierno nacional de instalar ese tópico para embarrar el escenario electoral.

“Si vamos a plantear una alternativa que pueda enfrentar al kirchnerismo, tiene que ser superadora y no debe ser una alternativa que repita lo que fue la Alianza”, opinó el legislador del ARI, a la vez que aseguró que su fuerza política no hubo “molestias” con los socialistas –a pesar de las diferencias públicas en la discusión por las retenciones– y repitió que el único ruido interno fue porque se empezaron a discutir las candidaturas antes que el programa de gobierno.

Sin decirlo explícitamente, Javkin aludió a la –muy comentada en los pasillos de la política– posible fórmula presidencial Alfonsín-Binner: un armado que pondría en jaque el “liderazgo” de Lilita.

“La diferencia fundamental a saldar es entender que, previo al kirchnerismo, también hubo un modelo político que fracasó en la Argentina y que derivó en 2001. Un modelo basado en acuerdos de funcionamiento político, asociado a determinadas corporaciones, que fracasó. Después de eso vino el kirchnerismo; si nosotros queremos ganarle, lo tenemos que hacer con una alternativa de futuro, no de pasado”.

El diputado señaló la necesidad de zanjar esa cuestión antes de ponerle nombres a la fórmula. “Es un debate que hay que dar porque no todos tenemos las mismas visiones”.  Javkin negó que los sacudones de las últimas semanas –los dardos de Carrió a Binner; las acusaciones de los legisladores cercanos a Lilita sobre un supuesto “pacto” entre el gobernador santafesino y el kirchnerismo– pongan en riesgo la continuidad del ARI y de Coalición Cívica en el Frente Progresista provincial: “Nosotros formamos parte del Frente Progresista Cívico y Social desde hace mucho tiempo y vamos a seguir. Y, en función de eso, vamos a defender las posturas que el Frente Progresista expresó a la hora de presentarse en cada elección. Una de esas posturas, en el debate por la recuperación del federalismo en la República Argentina, indica que el Congreso recupere sus funciones”.

Y le tiró a Binner: “Si hay una declaración del gobernador en contra, aunque después lo haya rectificado, tenemos todo el derecho a expresar nuestra opinión”.

—Entonces, no hay un pacto entre Binner y el kirchnerismo para 2011.

—No creo eso. Lo que hubo fue una expresión política del gobernador en un momento especial, a 14 días de volver a discutir en el Congreso las facultades delegadas. Obviamente, decir eso en esa oportunidad era funcional a que el Congreso no recupere las facultades delegadas. Pero nosotros no hacemos cuestiones personales en política; planteamos una opinión en base a una declaración hecha en un momento determinado y que tiene un efecto determinado. Muchas veces se le dice a Carrió que es funcional al gobierno. A mí no me gusta analizar la política en base al carácter de los dirigentes, sino en base a las posiciones que sostenemos.

—Hay medios que hablan de un acercamiento de Carrió a figuras del PJ disidente, como Solá o Reutemann.

—Hay que salir de la histórica, y trágica –a nuestro entender–, contradicción entre peronismo y antiperonismo. Hay un intento del gobierno nacional muy marcado en ese sentido, de polarizar en base a antinomias del pasado; si vamos a construir una fuerza que lo supere, está claro que esa fuerza debiera tratar de salir de esa antinomia. Yo veo difícil que haya dirigentes de primera línea del peronismo que puedan participar de una opción opositora. Y también me parece riesgosa la idea que expresan algunos medios de comunicación de que, como el objetivo es ganarle a Kirchner, lo que hay que hacer es juntar a todos los opositores, hacer una gran interna abierta y terminar volviendo a Duhalde. Si la solución para ganarle a Kirchner es volver al pacto de la provincia de Buenos Aires y a las corporaciones que lo sostuvieron, nosotros no estamos de acuerdo. Creemos que para ganarle al gobierno hay que construir algo superador; no una vuelta atrás. La gente debe hacer el esfuerzo de recordar qué fue lo que nos pasó. También cuando se formó la Alianza había un reclamo para ganarle sí o sí a Menem. Se hizo, y cuando después gobernamos nadie se acordó de que todo el mundo pedía eso. Los años no electorales son los momentos en los que hay que discutir, porque sino en los años electorales no hay posibilidades de generar opciones serias. En el 98 lo único que se discutió en la Alianza fue la fórmula. Hubo una interna abierta, ganó (Fernando) De la Rúa, se acordó la fórmula, ganamos la elección (de 1999) claramente… y después, en el gobierno, nos fue como nos fue. Por eso esto no puede ser igual al 98.

Comentarios