Ciudad, Edición Impresa

“La ciudad que soñamos”

En plena campaña electoral, Lifschitz trazó un balance del estado de ejecución del Plan Estratégico Rosario, presentado hace dos años. “El 70 por ciento de los proyectos está en marcha”, proclamó.

Con un auditorio que lució repleto entre funcionarios municipales y, fundamentalmente, representantes de diversas instituciones públicas y privadas de la ciudad, la Municipalidad exhibió ayer con bombos y platillos cómo se ha ido avanzando años respecto de los proyectos y obras más trascendentes y ambiciosas de la última década. Con ese fin (y en plena campaña electoral), el intendente Miguel Lifschtz trazó anoche un balance del estado de ejecución de los designios contemplados en el Plan Estratégico Rosario Metropolitana (PER+10), al cumplirse dos años de su puesta en marcha. El evento se convocó bajo el título “Rosario es Futuro: una ventana abierta a la ciudad que soñamos”, y el escenario fue el Auditorio Fundación Atengo, en Mitre 754.

“El Plan Estratégico Rosario Metropolitana establece un marco de desarrollo para los próximos años con proyectos determinantes, emblemáticos, integrales, que contempla políticas de trabajo, de producción, de urbanismo, de transporte, de desarrollo social, de obra pública, entre otros”, describió, exultante, el intendente. Acto seguido, Lifchitz proclamó que, ya en los dos primeros años de implementación, se logró un avance categórico, “al punto de que está en marcha el 70 por ciento de los 88 proyectos elaborados y aprobados”.

Entre los proyectos que se están ejecutando se encuentran, por citar algunos, el Sistema Único de Salud Nodo Rosario; las “puertas” de la ciudad, es decir todos los accesos, de los cuales sólo resta finalizar el ingreso/salida por la ruta 34 –que cruza la provincia hacia el noroeste, pasando por Rafaela y San Cristóbal– y el plan Basura Cero, que tiene por objetivo “llenar” de contenedores metálicos azul, naranja y gris la ciudad para que la población misma pueda separar los residuos reciclables de los que no lo son. El escalón siguiente del plan es llegar a tener en el futuro tres plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos, de las cuales la primera ya está cerca de ser licitada.

En tanto, se hallan en estudio o fase de análisis, por ejemplo, la posibilidad de contar con trenes regionales de pasajeros (el tranvía, que circulará dentro de Rosario en sentido norte-sur es lo más avanzado al respecto) y la reforma del Puerto Central, que por estas horas es ojo de cruces y disputas con el sindicato que agrupa a los trabajadores portuarios (Supa), quienes ayer plantaron una fuerte protesta con toma de instalaciones en la zona de avenida Pellegrini y el río, donde en un futuro estará ubicado el Puerto de la Música (ver página 3). Al mismo tiempo, entre los que ya están en pleno funcionamiento, se destacan la autopista Rosario-Córdoba, la Ciudad del Bicentenario y el nuevo Museo de la Memoria.

En rigor, el Plan Estratégico de 2008 es una continuación de otro presentado 10 años antes, el PER-1998. En aquel momento se habían incluido como parte de esa “megainiciativa” 74 proyectos, de los cuales, 13 años después, el 80 por ciento está en marcha, aunque en parte sin concluir aún. Por ejemplo, formaron parte del PER-98 el puente Rosario-Victoria, los Centros Crecer, la descentralización municipal que llevó a la concreción de los centros de Distrito y el nuevo Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), inaugurado hace cuatro años. Sin embargo, lo más significativo sin lugar a dudas fue la fuerte transformación que se llevó a cabo en la zona costera de la ciudad, que históricamente le “había dado la espalda” al río Paraná.

En rigor, y como aparece a primera vista, muchas de las iniciativas que se dan en el marco de ambos planes estratégicos fueron cristalizadas total o parcialmente por distintas administraciones de la provincia y la Nación –las obras excedían la capacidad presupuestaria de la ciudad o involucraban a una geografía más vasta– aunque otras correspondían en un ciento por ciento a Rosario.

En ese marco, la puesta en escena de ayer, ya en el medio de la campaña electoral (y a un mes de las elecciones internas), también incluyó sobre el final una actividad donde se conjugaron imágenes, sonido y movimiento para representar la “Ciudad Soñada” hacia 2018. La propuesta consistió en “recorrerla” a través de los medios de movilidad que se espera se ofrezcan, los espacios públicos que se incorporarán para el esparcimiento ciudadano, las obras emblemáticas para la salud pública, los próximos íconos de la cultura, los nuevos desarrollos tecnológicos para la producción y la calidad de vida, entre múltiples apuestas.

De la actividad participaron ayer, exponiendo sus experiencias en el escenario, además de Lifschitz, su par de San Lorenzo, Leonardo Raimundo (en representación del Ente de Coordinación Metropolitana); la deportista Ayelén Stepnik (de Rosario en Movimiento y quien hoy integra la Dirección de Deportes y Recreación del municipio); el gerente general de Indear SA, Federico Trucco (del Centro Biotecnológico Rosario); Luciano Acquaviva, integrante del equipo técnico del Ente del Transporte de Rosario (y del Plan Integral de la Movilidad); Sol Dorigo, quien se desempeña en el Departamento de Producción del Museo de la Memoria; Cleotilde Luna, productora de alimentos de Economía solidaria, y Pablo Gagliardo, de la empresa constructora Obring SA, quien trabaja en coordinación con el Ejecutivo en el Plan Urbano Rosario. En el evento estuvieron entre el público representantes de instituciones públicas y privadas y de municipios y comunas del área metropolitana, en buena medida atadas al “sueño” que tiene su meta en 2018.

Comentarios