Edición Impresa, El Hincha

“Fue algo atípico”

“Hicimos un trabajo de base para que todos puedan estar a disposición del director técnico”, subrayó.

Guillermo Ferretti

Luego de finalizar la primera parte de la pretemporada en La Cumbre, el profesor Horacio Vigna hizo un balance de la estadía en las sierras y explicó como serán los trabajos en el country de Arroyo Seco. Además destacó la muy buena predisposición de todo el plantel, la adaptación de los juveniles y la evolución de Milton Caraglio y Martín Astudillo.

Por la cercanía con el Mundial de Sudáfrica 2010, los tiempos de competencia se acortaron y por ende el tiempo de entrenamiento también. El profe Vigna  reconoció que  hacer una pretemporada de solo seis días no es lo convencional: “Fue algo atípico, pero hay un motivo principal para dividir los trabajos, es que nosotros   tenemos tres grupos muy diferenciados. Por un lado están los que vienen jugando dieciséis o diecisiete partidos en el torneo, que vienen con ritmo de competencia, por el otro, el grupo de chicos que trajo Ariel (Cuffaro Russo) para que se vayan adaptando y el tercer grupo es el que tuvo algún inconveniente fisco durante el año, los que por alguna decisión técnica no jugaron mucho o lo hicieron con un intervalo de 25 días”.

Justamente a este grupo se lo siguió con más atención: “Con ellos hicimos un trabajo de base, nada del otro mundo, pero el objetivo es que cuando Ariel empiece con los trabajos el lunes (hoy) estén todos  a disposición”, explicó.

Durante la estadía en La Cumbre hubo dos protagonistas que generaron una mirada especial por los problemas físicos y lesiones que acarreaban, el delantero Milton Caraglio y el volante Martín Astudillo. “Lo de Caraglio fue por demás satisfactorio, hizo todos los trabajos, de pronto va un poquito más lento porque nosotros queremos que tenga menos intensidad”, analizó Vigna con respecto al delantero que se está recuperando de la lesión ligamentaria. En el caso del volante que arribó en el último semestre desde España, dijo: “Lo de Martín es diferente, también trabajó muy bien, pero le juega en contra la inactividad de partidos completos”. Aunque aclaró: “Ambos van camino a estar en la consideración del técnico, físicamente están bien, pero tenemos que trabajar la ansiedad y la falta de ritmo. Usaremos estas tres semanas para eso”.

En esta pretemporada se sumaron varios juveniles que realizaron los ejercicios a la par de los profesionales y hasta llegaron a destacarse, como los casos de   Luciano Abecassis y Cristian Cuffaro Russo. El profe se refirió a ellos: “Todos los chicos trabajaron muy bien, lo hicieron de muy buena manera, con muy buena predisposición”.

Vigna destacó esta experiencia para que los chicos se adapten a la adversidad: “Aquí nosotros buscamos mejorar la parte mental, no vencerse ante la adversidad, uno en un partido puede darse por vencido porque le ganó el cansancio, porque no le salen las cosas, entonces buscamos este tipo de entrenamientos para que ellos se vayan acostumbrando a las adversidades”.

Siguiendo con la parte física, reconoció que a diferencias de otros grupos de trabajo, este es “homogéneo”.

“He trabajado con muchos planteles donde siempre hay un grupo de punta y el resto más atrás. Acá no hay diferencia entre los primeros y el resto, tenemos muchos jóvenes pero (Diego) Chitzoff y (Paul) Ambrosi que son los más grandes estuvieron entre los diez primeros en todos los trabajos”, analizó.

Con respecto la elección nuevamente de La Cumbre como lugar de entrenamiento dio sus razones: “Elegimos acá porque es más tranquilo, menos movimiento, para que se vayan metiendo”.

Y concluyó: “Hay que estar concentrados, no es fácil convivir todo el día, en una competencia muy corta tiene que haber mucha concentración, hasta nosotros mismos en el cuerpo técnico estamos todo el día juntos”.

Comentarios