Edición Impresa

“El pueblo está dispuesto a cambiar la historia”, dijo CFK

La presidenta pidió por la continuidad del modelo: “Cuando termine mi tiempo, que otro tome la bandera”. Cristina: “Industrializar la ruralidad es uno de mis sueños”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró ayer que “lo importante es que cuando se termine el tiempo de uno haya otro que tome la bandera y siga adelante”, en el contexto de la campaña electoral para las elecciones del 23 de octubre. Rechazó que esté realizando “autobombo” con los actos que encabeza y aseguró que son obras “para la Nación”.

La mandataria, que inauguró ayer un ramal ferroviario en la localidad bonaerense de Lincoln, subrayó que “un proyecto basado en producción, trabajo, ciencia, tecnología, educación, no es patrimonio de ningún sector político sino que debe ser de los 40 millones de argentinos”.

“La Argentina es mirada con mucha admiración y me siento muy orgullosa de haber contribuido en alguito, que no lo hace una persona, sino un pueblo dispuesto a cambiar la historia”, afirmó la presidenta, y añadió: “No hace falta la voluntad de un loco o una loca, sino de 40 millones de locos dispuestos a seguir cambiando la historia”.

Cristina explicó que la historia del país “es como una larga marcha que va rotando en sus protagonistas y lo importante es que cuando se termine el tiempo de uno, haya otro que tome la bandera y siga adelante”.

“Les pido de corazón a los que no tienen nuestras ideas, que no crean que esto es una suerte de panegírico o autobombo, para nada, yo creo en algo más que en mi partido, creo en la Nación, en la unidad de todos los argentinos”, aseveró la mandataria.

Además, se refirió al sistema educativo chileno, cuestionado por los propios estudiantes, al señalar que “podemos comparar con otros modelos, que nos decían que eran mucho mejores que nosotros” y que “a veces me da una cosa internamente, que algunos argentinos no nos demos cuenta de las cosas que tenemos aquí y que hemos logrado, la gratuidad de la enseñanza, que fue por un decreto de (Juan) Perón”.

“Son las cosas que se ocultan, que no se dicen, y muchas veces los argentinos hemos sido un poquito giles, porque nos hemos comido el verso de que nos han puesto desde afuera”, criticó la mandataria.

Cuestionó también a quienes pregonaron “que se podía crecer sin producir bienes, ni servicios, sin generar un mercado interno” y destacó que “hemos encontrado el rumbo, el camino, donde la producción, la industria, los científicos, la educación, juntan su esfuerzo”.

En esa línea, ponderó a “esta Argentina que viene creciendo ocho años en forma ininterrumpida, y que tiene el Producto Bruto más importante de su historia”, al tiempo que advirtió que “no hay que tenerle miedo a la palabra popular, no hay nación sin pueblo”.

Insistió en “la necesidad de estar unidos, de tirar para un mismo lado” ya que “la sociedad sólo puede avanzar hacia el progreso si esta unida”.

La presidenta inauguró en Lincoln, junto al intendente local Jorge Fernández, un ramal ferroviario que reactivará el servicio que une a esa ciudad bonaerense con Realicó, en La Pampa, y conectará a 20 localidades.

En el lugar del acto, la jefa de Estado se comunicó mediante videoconferencia con el gobernador de Mendoza, Celso Jaque, para inaugurar un hospital para la mujer, de la obra social provincial.

El pasado 18 de junio el tren de pasajeros regresó después de veinte años a La Pampa proveniente desde Buenos Aires, con un recorrido de 237 kilómetros que unen Lincoln con la localidad pampeana de Realicó.

Comentarios