Ciudad, Edición Impresa, Últimas

“El problema de la vivienda no lo descubrimos ahora”

Lo dijo ayer el intendente Miguel Lifschitz, tras entregar 59 escrituras de casas a familias del barrio Itatí.

“Nosotros no descubrimos la falta de viviendas ahora que aparece en la televisión, hace años que recorremos los barrios, hablamos con los vecinos y vemos las necesidades de muchas familias que aspiran a tener sus casas, que deben incluirse a la ciudad, que deben lograr un trabajo, que deben encontrar respuestas a sus necesidades básicas, en definitiva, a las cuales debemos mejorarles la calidad de vida”. Con esas palabras el intendente resumió el espíritu del programa Rosario Hábitat al presidir ayer el acto de entrega de escrituras de 59 viviendas para familias residentes en barrio Itatí, unidades realizadas mediante el plan integral de soluciones habitacionales e integración social que viene desarrollando la Municipalidad y que, tal como lo recordó el intendente, ya ha permitido desde su puesta en marcha la adjudicación de 6.500 viviendas proyectadas por iniciativa local.

El acto se desarrolló en Rodríguez y Colectora de Flammarión. Allí, junto al gobernador Hermes Binner, autoridades municipales, funcionarios del Servicio Público de la Vivienda y frente a una concurrida y animada presencia de vecinos beneficiarios y sus familiares, Lifschitz remarcó en ese sentido que “estas viviendas que estamos entregando hoy se pudieron lograr en virtud de un programa integrador como lo es Rosario Hábitat, un modelo que fue replicado en otras escalas por varias ciudades”. “Esta alegría compartida de poder resolver la necesidad habitacional de estos vecinos es el resultado y fiel testimonio del trabajo compartido entre la Municipalidad y los vecinos”, completó el intendente antes de dar paso a la emotiva entrega de escrituras, que se concretó en grupos de a 5 familias a las que además se les obsequió una planta de jazmín de fuerte valor simbólico para sumar calidez al ansiado techo propio.

En el acto estuvieron presentes junto a Lifschitz y Binner la directora general del Servicio Público de la Vivienda (SPV), Susana Nader; el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti; el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, y la diputada nacional y candidata a intendenta Mónica Fein, entre otros.

Las nuevas viviendas están ubicadas en el barrio Itatí Norte, y las familias relocalizadas residían en los sectores Itatí Norte y Sur. Las viviendas, 52 dúplex y 7 en planta baja, cuentan con todos los servicios de infraestructura: agua, red cloacal, gas natural, tendido eléctrico y alumbrado público, demandaron una inversión de 6.300.000 pesos, y fueron llevadas adelante por la empresas Del Sol (viviendas) y Lo Cascio (infraestructura).

De esta manera, la Municipalidad de Rosario continúa urbanizando un amplio sector del distrito Sudoeste, reubicando a familias que actualmente residen en forma irregular en la zona.

Con la reubicación de estas 59 familias, se podrá terminar con la apertura de las siguientes calles: en Itatí Norte, Callao y Rodríguez, (entre Riva y Centeno) y Centeno, (entre Rodríguez y Pueyrredón). Mientras que en Itatí Sur se realizará la apertura de Callao y Rodríguez, (entre Canals a Lido), Santiago, (desde Canals a Mister Ross), y Canals, (desde Callao hasta Rodríguez).

Los antecedentes

La Municipalidad de Rosario, a través del Programa Rosario Hábitat, comenzó la intervención en barrio Itatí en noviembre de 2004, en un área comprendida por las calles bulevar Oroño al este; Lido al sur; avenida Ovidio Lagos al oeste, y Riva al norte. Este asentamiento, que contaba con un total de 992 familias, formaba parte de otro más grande conocido como Alvear y Matheu, por su proximidad a la ex Fábrica de Armas Domingo Matheu.

Si bien había un sector limitado de viviendas muy precarias, el principal problema de barrio Itatí no era habitacional, sino que las necesidades más importantes –por las cuales el proyecto fue considerado prioritario– estaban vinculadas con la apertura de 38 calles y con el ordenamiento y regularización del loteo.

Como primera intervención, y cumpliendo con una demanda muy sentida por los vecinos, se construyó el centro de salud y un salón de usos múltiples como equipamiento comunitario.

Por ese entonces y con la finalidad de optimizar el trabajo en el barrio, el proyecto Itatí fue dividido en Norte y Sur. Itatí Norte está comprendido, al oeste por Ovidio Lagos; al este por bulevar Oroño; al norte, Riva y, al sur, por Garibaldi. Mientras que Itatí Sur está delimitado al este por bulevar Oroño; al sur por Garibaldi; al oeste por Ovidio Lagos y al norte por calle Lido.

En Itatí Norte residen 450 familias, de las cuales se relocalizarán 129 en otros terrenos del barrio y en la zona aledaña, para poder abrir 13 cuadras y los pasillos necesarios para garantizar el acceso de infraestructura y posterior escrituración de las propiedades.

En Itatí Sur, por su parte, viven 542 familias, y en total deberán ser relocalizadas 292 en otros puntos de la zona para poder abrir 25 cuadras y los pasillos necesarios para, al igual que en Itatí Norte, garantizar el acceso de infraestructura y posteriormente la escrituración de propiedades.

Apertura de calles

En el sector denominado Itatí Norte está prevista la apertura de las siguientes calles: de norte a sur: Callao entre Riva y Centeno; Rodríguez entre Riva y Garibaldi; Pueyrredón entre Riva y Garibaldi; Santiago entre Centeno y Chuquisaca, y Alvear entre Riva y Chuquisaca.

De este a oeste: Dr. Riva entre Callao y avenida Ovidio Lagos; Centeno entre bulevar Oroño y Callao y Garibaldi entre Rodríguez y Callao.

En el sector denominado Itatí Sur, el proyecto tiene por objeto regularizar el asentamiento mediante la apertura de las calles: Callao entre Canals y Lido; Rodríguez entre Lido y pasaje Archay, y entre Garibaldi y Colectora; Pueyrredón entre Lido y Garibaldi; Santiago entre Canals y Colectora; Canals entre Callao y Rodríguez; pasaje Archay entre Rodríguez y Santiago; y Colectora entre avenida Ovidio Lagos y bulevar Oroño.

El proceso se completa con el ordenamiento de las manzanas resultantes, en las cuales las 571 familias que permanecerán en su lugar de origen acordaron, a través de un proceso participativo, cuál será el loteo definitivo. Estas familias recibirán la provisión de infraestructura básica (agua, cloacas, electricidad, gas, alumbrado, desagües pluviales, estabilizado de calles, veredas y arbolado), cuya primera etapa de ejecución se ha iniciado recientemente. Esta obra también incluye un paso a nivel en Pueyrredón y Colectora. La intervención finalizará con la escrituración de todos los lotes.

Comentarios