Edición Impresa, Política, Últimas

“El banco residual, como tal, va a dejar de existir”

Fernández, vice de Economía, anunció el fin del ente que debía regularizar deudores del ex Banco Provincial.

El viceministro de Economía de la provincia, Carlos Fernández, anunció ayer la liquidación del banco residual de Santa Fe, el organismo que absorbió, doce años atrás, las deudas categorías 3, 4 y 5 del privatizado Banco Provincial de Santa Fe y cerca de cuarenta inmuebles que estaban en proceso de ejecución. “El banco residual, como tal, va a dejar de existir”, dijo ayer Fernández, y, a manera de balance, agregó: “En junio de 1998 el banco residual recibió una cartera, a valores de aquel momento, de 245 millones de pesos (a valores actualizados más de mil millones). De ese total se cobraron, descontados los gastos por la gestión de cobranza, 170 millones, con lo cual el pasivo sigue siendo de cerca de 900 millones de pesos”.

Pese a lo abultado de la deuda que queda por cobrar, Fernández dijo: “No tiene razón de ser una entidad creada para liquidar que nunca termina de hacerlo”, y aclaró que además de la cartera de créditos existen “cerca de 40 inmuebles que extrañamente nunca fueron inscriptos por la provincia” pese a tener sentencia de ejecución, y que ahora el gobierno actual intenta recuperar.

En este sentido, el funcionario resaltó la recuperación del primero de ellos, un hotel de Villa Carlos Paz, valuado en 700 mil pesos, pero advirtió que todavía restan recuperar 35 inmuebles en esa condición. En relación al personal que trabaja en la entidad liquidadora, el funcionario aclaró que será absorbido por otros sectores del Estado provincial.

Para Fernández, la recuperación de este hotel de Villa Carlos Paz “es un emblema de lo que ha ocurrido con el Banco de la provincia”. Y agregó: “Es el inmueble más valioso. Por eso hemos tenido especial atención sobre este inmueble, y la provincia sobre fines del año 2010 tiene por orden judicial la posesión del inmueble. Esto no concluye todo el trámite, que sólo termina con la inscripción del dominio. Recordemos que hay ocupantes, los mismos deudores que solicitaron el crédito y no desocuparon el inmueble”.

Sobre la liquidación del banco residual, Fernández sostuvo: “Nosotros hemos puesto una fecha límite para la liquidación. Se ha hecho un balance de corte al 30  de noviembre de 2010, que va a ser el balance de liquidación, y de distribución de los activos que han quedado y que pasarán a manos de la provincia”. Fernández aclaró, además, que “sobre ese balance trabaja la auditoría y va a haber una asamblea, en los próximos días, para cerrar este proceso que llevó tantísimos años”.

Para el segundo de Ángel Sciara en la economía provincial, “el proceso se cierra con la transferencia de todos los activos a la provincia. La cartera que queda sin cobrar, que es la que administra el Nuevo Banco de Santa Fe, forma parte de un fideicomiso. Por lo tanto la ley que está tratando la Legislatura es la que va a resolver, como última oportunidad, la situación de los deudores que no han podido cancelar”.

El viceministro de la cartera económica aclaró que “lo que se recupere de ahora en adelante, en cuanto a la cartera de créditos, va a ingresar a la provincia directamente, pero el banco residual, como tal, en algunas semanas más dejará de existir”.

Para Fernández, el banco residual “es algo heredado que no tiene razón de ser. Una entidad para liquidar que nunca termina de hacerlo. Por eso nosotros dijimos que los activos que existan al 30 de noviembre de 2010 pasan a la provincia”.

Comentarios