Ciudad, Edición Impresa

“El 2010 tiene que ser un año de relanzamiento”

Lifschitz cambió medio gabinete y convocó a sus colaboradores a oponer creatividad a las restricciones.

lichiii

El intendente Miguel Lifschitz puso ayer en funciones a cinco secretarios de su gabinete y planteó que “el 2010 tiene que ser un año de relanzamiento” de su gestión, a la vez que propuso que “el bicentenario sea el año de la participación ciudadana”. Durante un acto que se realizó en el auditorio del Banco Municipal –consecuencia del paro municipal que dejó sin personal el Palacio de los Leones–, el intendente también puso en funciones la nueva Subsecretaría de Seguridad que conducirá Luis Baita y dijo: “Muchos nos aconsejaban que no nos metiéramos con este tema en un marco de crispación de la opinión pública. Pero los problemas de los ciudadanos son nuestros problemas”. La creación del área fue un tópico muy fuerte de la última campaña electoral, instalado por la oposición y no por el oficialismo.

Para cumplir con el objetivo de “relanzamiento” en 2010 –que de acuerdo al intendente será “un año de restricciones” al que habrá que oponerle “ideas y creatividad”–, Lifschitz puso en funciones a Fernando Asegurado en la Secretaría de Gobierno y al ex concejal Miguel Pedrana como segundo; envió al polifuncional José León Garibay de la General a la revivida Coordinación de Gabinete y colocó a Jorge Elder como secretario General. Como segunda de esa área puso en funciones a Laura Alfonso, de dilatada tarea en Promoción Social.

A esta última secretaría, de donde emigró Asegurado, Lifschitz decidió ascender a Juan Capilla, quien trabaja desde años en el área social, secundado por la psicóloga Andrea Travaini, también funcionaria de la casa.

El lugar que dejó vacante Clara García para asumir como concejal el último 10 de diciembre es ocupado desde ayer por el radical Sebastián Chale, quien ya se desempeñaba en la secretaría y que es el único extrapartidario del gabinete municipal, dato que Lifschitz destacó como ejemplo de la vigencia del Frente Progresista no sólo en el ámbito legislativo sino también en el de la Intendencia local.

Lifschitz perdió en estos cambios y enroques a un funcionario de importancia para su gabinete, como lo es el ex titular de Gobierno, Horacio Ghirardi, quien lo acompaña en los últimos años y ya había sido funcionario durante la gestión de Hermes Binner en el Palacio de los Leones, cuando se hizo cargo del proceso de descentralización municipal. Ghirardi vuelve con Binner, para ocupar la secretaría de Seguridad del ministerio ídem.

¿Pero para qué tanto cambio? Según Lifschitz porque vienen “grandes desafíos” y tendrá que “administrar y gobernar en un escenario de fuerte restricciones económicas”. De todas maneras, el intendente no se achica ante los nubarrones. “Eso no nos preocupa –afirmó–, nos desafía a ser más creativos”. En ese sentido el titular del Ejecutivo municipal agregó que de ahora en más tendrá junto a sus colaboradores “el desafío de avanzar en la descentralización, en el diálogo social, en la planificación estratégica de la ciudad y en la participación ciudadana”. De esa manera aguarda cumplir con el objetivo de que el 2010 sea “un año de relanzamiento” de la gestión municipal.

Comentarios