Edición Impresa, Política

“Dejaron en la calle a miles”

El diputado Agustín Rossi y el gobernador entrerriano, Sergio Urribarri, se sumaron a las críticas del armado político del Peronismo Federal. Ligaron a sus dirigentes con las políticas del menemismo.

Luego del anuncio del armado del PJ Federal, realizado el miércoles pasado en el Senado de la Nación, las repercusiones en el oficialismo no pararon de sonar. Tras las primeras reacciones de Aníbal Fernández, Florencio Randazzo y Hugo Moyano, ayer fue el turno del diputado Agustín Rossi, quien los mandó a leer la ley electoral y los comparó con “un equipo de veteranos que atrasa”. También el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aportó lo suyo al vincular a los líderes del Peronismo Federal con “los que dejaron en la calle a miles”, en referencia a la participación en las políticas de la década del 90.

Ambos dirigentes kirchneristas se refirieron con dureza y algo de ironía al armado político propuesto por Eduardo Duhalde, Francisco de Narváez, Carlos Reutemann, Felipe Solá, Mario Das Neves, Adolfo Rodríguez Saá y Ramón Puerta, quienes acordaron presentar un candidato único en las elecciones presidenciales del próximo año, aunque todavía no adelantaron si lo harán por dentro o por fuera del PJ.

El diputado Rossi proyectó la posibilidad de que esta reciente construcción política decida finalmente presentarse por fuera de la estructura del PJ, evitando enfrentar en las internas abiertas al candidato oficialista, probablemente el propio Néstor Kirchner: “Si no participan por dentro del PJ lo único que tendrán que hacer es que buscar una excusa, porque es por el miedo de perder y no por no tener garantías”, señaló Rossi en alusión a las exigencias planteadas por los disidentes para formar parte de las primarias del justicialismo.

Ante la exigencia del Peronismo Federal de que la Junta Electoral esté presidida por alguien de confianza para ambas partes (podría ser Antonio Cafiero), Rossi remarcó que “estos dirigentes ni siquiera han leído la ley” de reforma electoral, que plantea que la Junta Electoral “tiene un rol mínimo, de recibir las listas (de candidatos) y elevarlas”, mientras que “la fiscalización, el control y el recuento de votos lo hace la Justicia Electoral”.

“Esto no es una interna, es una primaria –siguió explicando Rossi–. Es un sistema que garantiza que las disidencias puedan participar sin ningún tipo de inconveniente. El peso del aparato partidario es menor en una elección obligatoria y casi general que solo donde participan los afiliados del PJ”, remarcó.

A pesar de la pulseada interna, el diputado remarcó que la unión de los principales dirigentes del peronismo no kirchnerista “no cambia en nada” los planes del oficialismo, puesto que el Frente para la Victoria “es el único espacio político en la Argentina que depende de sí mismo”.

“Nuestro grado de consenso electoral tendrá que ver con el consenso social que haya en la gestión y creemos que estamos en buen camino. Tenemos niveles crecientes de consenso social y creemos que vamos a llegar con una alta potencialidad en las elecciones en 2011”, subrayó Rossi.

Para el diputado rosarino el conjunto de dirigentes que pactaron bajo el paraguas del Peronismo Federal es “un equipo de veteranos que atrasa” y que maneja un discurso político “influenciado por la derecha”.

“Si se reencontraron supone que alguna vez estuvieron encontrados. Y fue en la década del  90, de la que fueron partícipes. Ésa es claramente una propuesta política que no le aporta nada a los argentinos y que en realidad plantea un retroceso, una marcha atrás”, indicó.

Con respecto a las candidaturas del oficialismo para el 2011, Rossi remarcó que si Kirchner “toma la decisión, seguramente será” candidato presidencial, puesto que actualmente es el referente “natural” del oficialismo para continuar la gestión de la presidenta Cristina Fernández.

“Andan extraviados”

El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, afirmó en un encuentro de la Liga de Intendentes Justicialistas de Entre Ríos que los integrantes del peronismo federal “que niegan al gobierno nacional, que dicen que no es peronista, andan extraviados”.

El mandatario provincial vinculó a los miembros del Peronismo Federal con las políticas que “dejaron en la calle a miles”, recordó la frase de Carlos Menem “ramal que para, ramal que cierra” y agregó: “Éstas son verdades históricas, no son cuento”.

“El peronismo no se recita, se practica. Hay un gobierno nacional que ha permitido que la Argentina vuelva a la justicia social y busque la equidad como no pasaba desde la época de Perón”, sostuvo Urribarri.

Comentarios